Skip directly to content

La Logoterapia aplicada a la vida cotidiana

La logoterapia aplicada a la vida cotidiana.[1]

Gerónimo Acevedo

 

Viktor Frankl decía en el Aula Magna de la Facultad de Medicina de la Universidad de Buenos Aires “Mi patria es el lugar donde me entienden”, y en una carta a Regino Chiquirrin Aguilar, delegado diocesano para la Pastoral de sordos de Oviedo “El castellano es el idioma más lógico del mundo”. Buenos Aires y Oviedo, ciudades distantes geográficamente y cercanas espiritualmente, recibieron estas palabras de Viktor Frankl.

Madrid las vivió recientemente en el encuentro de Logoterapia organizado por la Sociedad Española de Logoterapia, y le agregó la presencia de México con el aporte lúcido y comprometido de Leticia García, Presidenta de la Sociedad Mexicana de Análisis Existencial y Logoterapia.

Madrid fue nuestra patria común, porque nos comprendimos. Desde España, México y Argentina un grupo de profesionales buscaba el sentido a su tarea.

La Logoterapia dialogada y en castellano tiene una lógica existencial especialmente apta para nuestra América y se convierte en una esperanza frente a la caída del ineficiente paradigma reduccionista. Para comprender la profundidad y el alcance de esta afirmación es bueno recordar la definición de paradigma de T.S. Kuhn, quién lo define como “las relaciones científicas universalmente reconocidas que durante cierto tiempo proporcionan modelos de problemas y soluciones a una comunidad científica”; y dice más adelante “la ciencia normal tiene la finalidad de refinar, y ampliar un paradigma que ya existe”.

Si todo quedara en ese punto no habría evolución científica, por eso señala que el cambio de paradigma se lleva a cabo porque se ha fracasado en la  búsqueda de un resultado apropiado y “aunque de la búsqueda de la solución de un enigma en particular “el investigador” puede ensayar una serie de métodos alternativos para abordar el problema descartando los que no le den los resultados deseados, al hacerlo no estará poniendo a prueba el paradigma […]. Por consiguiente la prueba de un paradigma sólo tiene lugar cuando el fracaso persistente para obtener la solución de un problema importante haya producido una crisis. Incluso entonces solamente se produce después que el sentimiento de crisis haya producido un candidato alternativo a paradigma”.[2]

Es esta crisis que produce la ineficencia del eficientismo materialista y el vislumbre de los efectos terapéuticos de la búsqueda del sentido lo que permite pensar en la Logoterapia como un nuevo paradigma.

 Algunas reflexiones sobre el encuentro

En mi larga vida de profesional dictar un seminario siempre me parecía algo nuevo que generaba expectativas y temores. En esta oportunidad ambos se incrementaban, debía hacerlo con alguien con quien  nunca  había compartido una experiencia tan abarcativa. Sabía que Leticia García poseía sólidos conocimientos de Logoterapia pero ignoraba: su forma de trabajar, qué quería trasmitir, qué quería compartir. Estas  preguntas me interrogaban antes del seminario. Fue entonces cuando me dije: “Caminante no hay camino se hace camino al andar”.

 Desarrollo

Leticia se convirtió en “mi más reciente amiga de la infancia”; su disponibilidad y flexibilidad, sumado al interés y receptividad de todos los concurrentes generaron un clima y un espacio de reflexión propicios para crecer. Al término de las dos intensas jornadas podíamos decir algo inusual “ganar y ganar”, habíamos ganado todos. Y “juntos codo a codo fuimos mucho más que dos” .

 

La Logoterapia crece

Esta es la impresión que me queda al término del encuentro, y crece porque no es vista como una panacea que lo puede todo, que resuelve todo. Tiene límites y los reconoce pero también tiene articulaciones con otras disciplinas y las está descubriendo. Ninguna disciplina científica puede limitarse a éste o aquél sector, pretendiendo obtener de eso resultados totales. La limitación en la asistencia del ser humano en su enfermar (biologismo, psicologismo, espiritualismo) es en realidad, un procedimiento pseudo-científico que no se ocupa de la necesidad del ser humano en su totalidad . V. Frankl propone diálogo entre las distintas disciplinas para que actuando en forma centrípeta, apuntalen al hombre en su totalidad y se pongan al servicio de la salud integral La colaboración interdisciplinaria exige que sea reconocido el carácter, pluridimensional de la asistencia al enfermo, asumiendo de cada disciplina los propios límites y la propia responsabilidad en su atención integral. Ninguna exclusión es legítima en la asistencia al ser humano enfermo.

La Logoterapia no es un fin sino un medio, tal vez uno de los más aptos en este momento. Parecería ser que está encontrando su lugar  en este nuevo paradigma.

El modo humano de enfermar, el modo humano de vivir y el modo humano de curar, fueron temáticas centrales que parecían olvidadas por el pragmatismo cientificista y recuperadas por la Logoterapia como temas primordiales en nuestro quehacer científico.

La búsqueda de sentido y sus efectos terapéuticos, La logoterapia en la vida cotidiana, experiencias, vivencias, fueron  ejes temáticos que se articularon para producir un conocimiento “sapiencial”, un saber con sabor que generó en los asistentes el sabor del saber.

 

Se hace poesía al andar[3]

“Cada instante tiene su propia eternidad

Cada fe su protagonista

Cada deseo su particular intensidad

Cada mirada su singular significado

Cada olvido su mapa de motivos

Cada rebeldía su dimensión de ternura

Cada proceso su teoría de sistemas

Cada encanto sus discretos secretos

Cada actitud viene de una cultura

Cada beso un significado diferente

Cada esplendor su precio y su honor

Cada posibilidad su variable escondida

Cada amor se sustenta en su contradicción

Cada fantasía organiza su singular estrategia

Cada esperanza surge de una necesidad

Cada persona soporta sus propios fantasmas”.

Cada momento tiene su sentido

Cada persona tiene que buscarlo.

 

Este encuentro generó conocimiento, fortaleció vínculos y profundizó sentimientos.

El sentido de la vida dejó de convertirse en saber teórico y frío para tematisarce existencialmente en el sentido de mi vida a través del sentido en mi vida.

 

 

 


 

Dr. Gerónimo Acevedo, Médico Egresado de la Universidad de Buenos Aires.

Miembro Fundador de la  Sociedad Argentina de Logoterapia. Buenos Aires(1982)

Miembro Fundador de la  Sociedad Argentina de Logoterapia.  Mendoza, (1982)

Miembro Fundador de la  Sociedad Argentina de Logoterapia. Porto Alegre, (1982)

Miembro  Fundador y Vicepresidente  de la  Sociedad Argentina de Logoterapia ‘Viktor E. Frankl’, Buenos Aires.(1982)

Autor de los libros: El Modo Humano de Enfermar. Ediciones Fundación Argentina de Logoterapia ‘Viktor E. Frankl’, Buenos Aires.(1985)

La Búsqueda de Sentido y su efecto terapéutico. Ediciones Fundación Argentina de Logoterapia ‘Viktor E. Frankl’, Buenos Aires.(1998)

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 


[1]Reporte del taller realizado en España por SMAEL (Sociedad Mexicana de Análisis Existencial y Logoterapia, AESLO (Asociación Española de Logoterapia) y FAL (Fundación Argentina de Logoterapia).

[2]Kunh, op. pág. 225

[3]Carlos Velasco Salazar Médico y poeta de Bolivia