Skip directly to content

Acontecimiento, Sentido y Respuesta

Por el acontecimiento recibimos el encargo
de una misión que nos exige obediencia,
nos impone salir de nuestra tierra, renunciar a nuestros hábitos
y disponernos para lo insólito.
Mounier.

 

Hoy quisiera invitarlos para que, de la mano de Emmanuel Mounier, hagamos un pequeño recorrido por la historia de lo que juntos conocemos como Sociedad Mexicana de Análisis Existencial y Logoterapia: SMAEL.

El acontecimiento es el maestro interior nos dice nuestro autor. El nos explica lo que el acontecimiento significa y cuál es su diferencia frente a lo que es el suceso.

El suceso es aquello que ocurre, aquello que colocamos fuera y lejos de nosotros. No tiene mayor relevancia en nuestra vida. Para que ella quede afectada por tal o cual suceso es indispensable la atención.

Pero el acontecimiento es algo que nos impacta, algo que nos alcanza en el fondo del alma y nos interpela. Ante él, no podemos permanecer indiferentes. De una manera inexorable nos modifica.

Y es que, como penetra en nuestro interior, espera una respuesta. En sí mismo está anunciando, ya, un sentido. Cuanto más nos impacta el acontecimiento, más duele, más nos alegra, más nos significa.

El acontecimiento implica entonces un encuentro con la situación o con la persona y acontece cuando en ti se hace presente y te trata tal como su propio yo. Acontecimiento es aquello que tu decides que lo sea porque, lejos de trivializar el suceso, le dedicas toda tu atención, le das la máxima importancia, te haces totalmente presente en la situación creada por él y te declaras disponible para actuar en consecuencia con lo que él exige en el aquí y en el ahora.

Cuando un acontecimiento se presenta, se manifiesta, necesariamente abarcará cuatro dimensiones: vitalidad, profundidad, universalidad y fidelidad.

Vitalidad se refiere a vivido, a vivencia, a irrupción del acontecimiento en nuestras vidas. Su vivencia permanece, no queda solamente en el recuerdo o en la memoria. Está presente y por lo tanto seguirá siendo actuante y vivificante: seguirá dando qué pensar y qué hacer.

El acontecimiento vivo no está acabado. Por lo tanto, no puede hacerse su historia; él es quien la sigue construyendo. (Mounier, 1992)

 

La Profundidad nos expresa que el acontecimiento verdadero es una flecha dirigida al centro del corazón, al que deja herido con su mensaje. Vive en lo más profundo del alma humana.

El acontecimiento tiene el carácter de la Universalidad por su alcance. Porque a veces afecta a la humanidad entera. Así lo hemos vivido recientemente con la guerra de Irak. Por su efecto grandioso ha conmocionado duramente a la humanidad. Ejemplos sobran, para confirmarlo recordemos la Segunda Guerra y las atrocidades que se vivieron en los campos de exterminio. También ellas han abrumado nuestras conciencias durante largo tiempo. Aunque finalmente ese efecto puede caducar.

Al respecto de la Fidelidad debemos destacar el carácter vinculatorio del acontecimiento. Cuando un acontecimiento se presenta, sea a través de algo o de alguien, se crean lazos y compromisos. El encuentro a profundidad con el otro me compromete con él, su suerte no me es ajena y lo que le pasa a él es como si me pasara a mí, su alegría es mi alegría y su dolor, es mi dolor. (Ferreiro, 2003)

Pero ¿hasta cuándo es así? Hasta siempre jamás, hasta que la muerte nos separe y, cuando lo haga, también seguirá vigente su presencia en mi vida si soy yo quien permanezco, pues entonces será tiempo de cumplir la promesa con la que he debido vivir: “Mientras yo viva, tú no has de morir” nos dice Gabriel Marcel. Esto significa que el acontecimiento genera una fidelidad por la que no pasa el tiempo, si no es para acrecentarla.

Por todos estos decires, quiero hoy hacer un intento de descubrir, en mi propia vida, el impacto de los acontecimientos que han hecho de SMAEL y de mi misma lo que somos hoy. Quiero expresar la forma en que me han impactado las cuatro dimensiones ya mencionadas.

PRIMER ACONTECIMIENTO: EL SISMO DEL 85 EN MEXICO.

Un buen día convoqué a topos y a socorristas durante los trabajos que ellos realizaron para rescatar a personas que padecieron las atrocidades del sismo del 85. Mi intención era apoyarlos. Esos hombres que se entregan días y noches sin descanso, oliendo a muerto y llenos de esperanza, entraban al Instituto y se sentaban frente a mí buscando aliento. Necesitaban esperanza y alivio. Ellos fueron mi primer maestro interior. Ellos eran logoterapia viva.

Ante la valentía y el riesgo que experimentaron quedé convencida de que una voluntad de sentido y una capacidad autotrascendente rebasaba cualquier cosa que yo pudiera darles. Su actitud heroica llegaba al grado de arriesgar sus vidas por las de otras personas.

Entonces busqué una escuela de psicoterapia que me ofreciera los conocimientos y las habilidades profesionales para poder apoyar en situaciones límite y para poder estar preparada ante cualquier otra situación. Fue mi primer encuentro con la Logoterapia.

Mounier ha insistido en que el acontecimiento tiene una categoría ética. Este que les he relatado exigía de mi un juicio y, al mismo tiempo, ponía ante mí el carácter de la pregunta: ¿quién es mi prójimo?

Crecemos a impulsos del encuentro con el otro. Con este enfrentamiento existencial inicié mi búsqueda de sentido a través de la escuela de Viktor Frankl, para aprender de ella y trasmitirla.

Ninguna otra alternativa ofrecía tan cabalmente lo que mi logos demandaba.

 

SEGUNDO ACONTECIMIENTO: MI ENCUENTRO CON LA LOGOTERAPIA.

Kairós es una palabra griega que significa el momento decisivo, la hora de la verdad, el tiempo propicio. Es la confluencia del tiempo personal “biográfico” con el tiempo comunitario (histórico), es única.

Frankl habla del sentido como de una oportunidad única en un momento único ante la que solamente hay una respuesta posible.

Allí estaba la mía. Toronto sería la Sede del V Congreso del Instituto de Berckley, y allá fui. Era lo que yo buscaba. Mi entusiasmo creció de manera tal que no podía vivir sin responder ante la posibilidad de iniciar una escuela que impartiese logoterapia en México.

Los acontecimientos se sucedieron. Dicen que cuando el alumno está listo aparece el maestro. Yo tuve tres que fueron centrales en este tema. Mi logoterapeuta Guillermo Pareja y dos pilares: Miguel Mansur quien me enseñó a amar a Mounier y a Jacques Maritain, además de regalarnos con su presencia a varias generaciones su grandiosa humildad y su enorme sabiduría; y Ernesto Rage cuyo testimonio existencial y sus conocimientos han sido una piedra angular en nuestro Instituto.

 

TERCER ACONTECIMIENTO: GESTACION Y SURGIMIENTO DE SMAEL

Fue en 1988 cuando se gestó el surgimiento de SMAEL. Ello coincidió con mi primer encuentro personal con Viktor Frankl quien estuvo en Guadalajara invitado por un grupo de jóvenes de Gente Nueva.

Le hablé de mi proyecto y le vi su cara llena de gozo: le entusiasmaba la idea de que en México iniciáramos un instituto para impartir su logoterapia.
En 1989 se inició oficialmente SMAEL, aunque con el grupo que le dio vida ya se venía trabajando intensamente.

SMAEL es en gerundio como el ser humano, es un ser siendo, es por ello que es una entidad viva, dinámica y en cambio permanente.

Maurice Bondel dice: No hay maestro interior que no desemboque en el
magisterio hacia el exterior y ese es también el verdadero sentido de la acción.

Iniciamos con el Diplomado y la Especialidad en Logoterapia. No teníamos estructura para la Entrevista Logoterapéutica y sabiendo que la logoterapia alberga otras escuelas, nos atrevimos a echar mano de aquéllas que se ajustaban a nuestro objetivo. Alejandro Unikel ha sido una pieza fundamental en este renglón: los cambios y recambios que le ha hecho a sus clases de entrevista, han venido señalando un camino que se ajuste a las necesidades que los alumnos y los pacientes demandan.

La respuesta que recibimos de alumnos y maestros, así como de Instituciones de conocido prestigio como la Universidad Iberoamericana, la Universidad Autónoma del Estado de México, la Universidad de Celaya, entre otras, permitieron que la logoterapia empezara a propagarse y a ser más conocida en nuestro país.

Trabajar en formar logoterapeutas ha implicado supervisión cercana, realizar trabajo social, invitar a la investigación, participar en Foros Nacionales y Extranjeros como los de Argentina y España.

Aunque iniciamos con el Diplomado y la Especialidad en Análisis Existencial y Logoterapia, modificamos el Diplomado en Desarrollo Humano con orientación hacia el sentido y así continuamos con el Diplomado de Tanatología y Logoterapia y posteriormente, con benéficos resultados, el Diplomado en Manejo de Adicciones con enfoque Logoterapéutico.

El inicio de las publicaciones en EDICIONES LAG en 1999 nos abrió otro camino por el cual poder incidir en otros ámbitos y difundir así --inicialmente con la Revista Mexicana de Logoterapia, -- nuestros aprendizajes y los de colaboradores de otros países que pactaban afectos y trabajos compartidos con nosotros. También autores como Elizabeth Lukas, Fabry, García Pintos y Ricardo Peter han publicado libros en nuestra editorial, dando apoyo a alumnos y maestros con sus obras.

Posteriormente, en 2002 surgió la publicación de los Cuadernos de Investigación en Logoterapia con el propósito de editar los trabajos de investigación que se realizan en el Instituto. Esperamos que con la ayuda de todos ustedes tengan una periodicidad semestral.

El inicio en 2003 de nuestra Especialidad en Grupos de Logoterapia para egresados, responde a la necesidad de estar mejor habilitados específicamente en éste tema. Los alumnos que la cursan atenderán a grupos y comunidades que requieren de su presencia de una manera profesional y responsable.

La realización del Primer Congreso Mexicano de Logoterapia en 2000 y anualmente nuestra Semana de Logoterapia nos ha enriquecido con la presencia de invitados del extranjero como

Oscar Oro de Argentina en 1989
Gerónimo Acevedo de Argentina en 1998
David Guttmann de Israel en 1999
Elisabeth Lukas de Alemania en 2001
Celia Pereira de Uruguay y Efrén Martínez de Colombia en 2002

Hemos también establecido relaciones estrechas con instituciones de varios países del mundo para enriquecernos a través del intercambio académico y de la investigación.

Es indudable la buena voluntad y la entrega de todas las personas que apoyan SMAEL en cada área de coordinación. Es el caso de Vicky Ibarra en la de Maestros, el de Georgina Castro en la Escolar, de Carola Sánchez Jasso y Juanita Cadena en la de Administración y el de Rosa Irene G. de Seguí en la de Programas Extramuros. Sin la colaboración de todos los elementos que integran esta institución, incluyendo alumnos y egresados, sin esta sinergia que se ha creado, no podríamos haber logrado los resultados tangibles con los que contamos.

CUARTO ACONTECIMIENTO: MI ENCUENTRO CON VICTOR FRANKL EN VIENA.

Un viernes santo, el de abril de 1996, viví otro acontecimiento que ha sido un parte aguas en mi vida: la visita a Frankl en su casa de Viena. Estuvimos acompañados por Elli su esposa durante dos horas. En ellas me compartieron sus experiencias de vida, un tango silbado que él había compuesto hacia algunos años, los premios recibidos, su togas y su birretes.

De aquel encuentro atesoro estas frases textuales: “yo lo puedo expresar en pocas palabras: tú promueves la logoterapia, enseñas logoterapia; yo hablo, dicto, escribo y publico sobre logoterapia, lo cierto es que ambos hacemos algo por ella. Cada uno realizamos lo que podemos desde nosotros mismos. Tenemos en común nuestra devoción por hacer algo para los demás, por la causa en la que estamos comprometidos. ...Lo que puedo decir y afirmar es que sabiendo que gente como tú y bajo tu guía, los estudiantes, encontrarán interés por la logoterapia y encontrarán el gusto por estudiar mis libros en castellano... ...sabiendo que mi herencia está en tus manos y en las de tus colaboradores, es más fácil para mí morir”... “Espero que esta causa sea trascendente para ti y para mi”.

Ese mensaje motivó mi espíritu. Ese acontecimiento me dejó una huella imborrable y una responsabilidad a la que estoy abocada de una manera irresistible.

Mounier ha insistido en la importancia de encontrarse, sobre todo, con el acontecimiento verdadero, con el extranjero que aparece en medio del camino; es decir, con ese imprevisible suceso llegado a mi vida sin que yo lo pueda controlar y que me exige, en términos no aprendidos, una respuesta que no me sé.

Frankl señala que el ser humano está orientado siempre a algo más que a él mismo, a una causa a la que servir o a una persona a la que amar. El es de la categoría de personas en la que se viven tres enormes dimensiones: testigo, profeta y maestro.

Es testigo porque tiene una fe en la vida que le supera. Por la lucha con la que se enfrentó a las más grandes atrocidades, entregándose al servicio de sus compañeros en los campos de concentración en los que estuvo durante más de tres años.

Creo que su congruencia en cada momento posterior tuvo la misma importancia: legó su vivencia y sus conocimientos con la esperanza de que otros continuaran su labor.

Es profeta porque es portador de una misión. La de ofrecer una psicoterapia espiritual para devolver lo humano que ha perdido el hombre y para ayudarle a recobrar lo más valioso que tiene: su capacidad de sentido a través de sus valores, escuchando a la conciencia personal. Nos conmina a vivir más plenamente utilizando los recursos personales, visualizando el futuro y retomando lo sano que tenemos.

Es también profeta porque anuncia con claridad meridiana, anticipándose al siglo XXI, las enfermedades de nuestra época: la agresión, la adicción y la depresión. Y frente a ellas nos ofrece alternativas para no caer en esos callejones sin salida que provocan el vacío existencial.

Es maestro porque ofrece su legado de sabiduría y experiencia en una nueva escuela que parte desde lo espiritual del hombre y crea su Logoterapia COMO UNA PSICOTERAPIA VIABLE EN UN MUNDO CRISIS.

En sus propias palabras... “Ser hombre significa hallarse permanentemente confrontado con situaciones de las que cada una es al mismo tiempo don y tarea. La tarea de la situación consiste en realizar el sentido. ...Cada situación es un llamamiento que debemos escuchar y al que debemos obedecer”. (Frankl, 1991,p.108)

A un nivel más personal, ser testigo, profeta o maestro es una meta alcanzable y un ideal a proponer. Si hacemos de cada encuentro algo inédito, si cada persona es alguien único para nosotros, terminaremos por ser únicos para los demás. Con lo cual el magisterio del acontecimiento se transfigura, a través de quien lo vive, en ministerio, es decir, en servicio a los demás.*

Hacerse acontecimiento para otros.

Si nuestros alumnos, nuestros hijos y nosotros mismos nos formamos un carácter configurado por una riqueza de valores y virtudes, que sea capaz de apertura y atención espontáneas al otro, que esté volcado en la transmisión generosa de sus dones y de sí mismos, que sea portador de sentido de la vida, de una vocación, entregado a fidelidades libremente elegidas... entonces, con un don así, provocaremos el acontecimiento por donde quiera que vayamos.

Una persona con esa plenitud interior promueve encuentros que no dejan indiferente a su interlocutor. A su paso suscita interrogantes, conmueve inseguridades, produce inquietudes y conflictos interiores.

De esta manera habremos cumplido nuestra misión, la de llevar un mensaje de esperanza, de fe y de entusiasmo por el encuentro con el otro y con el mundo, dejándolo, al partir, mejor de lo que lo encontramos.

 

QUINTO ACONTECIMIENTO: SMAEL RECIBE, EN LA NAVIDAD DEL 2002, EL AWARD DE LA FUNDACION VIKTOR FRANKL DE LA CIUDAD DE VIENA.

El premio que nos otorgó Viena será semilla fundacional de nuestro centro de servicio comunitario: la FUNDACION MEXICANA VIKTOR FRANKL.

A casi 15 años de haber iniciado este proyecto llamado SMAEL, recibir un premio de la Fundación Víctor Frankl de la Ciudad de Viena nos inspira a seguir trabajando con paso firme hacia una consolidación en lo académico, en el servicio y en la investigación.

El proyecto de la Fundación será ofrecer servicios de salud, educación y social/comunitario orientados hacia el sentido en grupos más específicamente. Esto será así, pues la necesidad que hemos constatado a través del trabajo realizado por nuestros egresados en los centros asistenciales donde laboran, es que se requiere atender a más personas cada día. La nobleza que generan los propios grupos nos da la certeza de que tal es, por ahora, el camino más idóneo. Los trabajos de investigación realizados por nuestros propios logoterapéutas y su aplicación, son un pilar en donde encontraremos tierra firme.

Esto no quiere decir que el trabajo individual no será atendido. Menciono los grupos porque son nuestra atención prioritaria.

La petición de Frankl de dejar la semilla de su logoterapia también en México se hace presente hoy una vez más. Esto nos compromete a un trabajo de calidad con México, con América Latina y con otros países y personas que también han sido acontecimientos para nosotros.

A pesar de nubarrones en el camino y de noches de desvelo hemos logrado algo positivo que nos llena de satisfacción. Pero es mucho lo que tenemos aun por construir. Por eso las Sociedades de Logoterapia de otros países enriquecen nuestro quehacer y nos dan una perspectiva diferente.

El entusiasmo de nuestros maestros, de nuestros alumnos y de nuestro equipo de coordinación promete el que lleguemos a construir y a crear posibilidades para realizar una tarea aceptable y útil.

Es importante que, sobretodo hoy que se encuentra en un proceso de cambio irrefrenable, México sea conducido con valores trascendentes. La logoterapia como educación en la responsabilidad ofrece tal posibilidad a nuestro país. Los distintos ámbitos que se estudian, la familia, la pareja, los ancianos, los estudiantes, las universidades, las comunidades indígenas, etcétera, nos ofrecen nuevos conocimientos antropológicos, filosóficos, sociales, culturales... que nos permiten alternativas de relación y de ayuda antes desconocidos.

Deseamos que este esfuerzo también reditúe en una comunicación más frecuente y rica entre todos los que –en diversos rincones del mundo- queremos hacer de la Logoterapia un medio para el crecimiento del ser humano y una herramienta que ayude a paliar, en cada país, los problemas ingentes de las personas desvalidas de ayuda psicológico y espiritual.

Quisiera invitarlos a que refrendemos el pensamiento que nos señala que, para nosotros, es urgente ayudar al nacimiento de una sociedad donde la dignidad, la libertad, la autodeterminación humana y el respeto por los otros sean intensamente embebidos dentro del quehacer cultural. Esa es la misión de la logoterapia. Ella siempre ayudará al hombre a elevarse por encima de las condiciones en las que se encuentra y le permitirá trascenderlas.

Es mi deseo que los acontecimientos nos embarguen el corazón; que seamos acontecimiento para quienes encontremos en nuestro breve caminar; que realicemos nuestra tarea personal y que partamos de este mundo con la idea, firme, de que hemos cumplido con nuestra misión.

BIBLIOGRAFIA.

Buber M. (1993) Yo y tu. Madrid: Caparrós Editores, Instituto Emanuel Mounier.

Ferreiro Almeda L. (2003). El acontecimiento será nuestro maestro interior”. NOUS, No. 6, Boletín de Logoterapia Análisis Existencial de la Asoc. Española de Logoterapia.

Frankl, V. (1991) La presencia ignorada de Dios. Psicoterapia y religión. Barcelona Herder.

Frankl, V. (1991) Lo que no está escrito en mis libros. Memorias. Buenos Aires, ED. San Pablo.

García, L. (1998) Viktor Frankl: un hombre trascendente. Revista Mexicana de Logoterapia No.1, Ediciones Lag., México.

García, L. (2000). Buscando Rutas, encontrando sentidos, Visión retrospectiva y prospectiva de SMAEL S.C. Memorias del I Congreso Mexicano de Logoterapia. Ediciones Lag., México.

Mounier, E ( 1992) Obras Completas I Salamanca, Ed. Sígueme

Mounier, E ( 1993) Obras Completas II Salamanca, Ed. Sígueme

Oraisón M. (1968) Psicología de nuestras relaciones humanas. Editorial El Mensajero.