Skip directly to content

1905-1942. Neurología y Psiquiatría

1905. Nacimiento

Segundo de tres hermanos, (Walter y Estela), Viktor creció en un ambiente familiar lleno de tradiciones y calor humano.

Sus padres, judíos, transmitían a sus hijos sus creencias y costumbres religiosas.

Desde muy pequeño mostró una gran inteligencia y sensibilidad. En su autobiografía relata cómo a la edad de cuatro años se despertó una noche sobresaltado con la idea de que él algún día tendría que morir. A partir de ese momento empezó a preguntarse acerca del sentido de la vida y a interesarse en cuestiones filosóficas.

Vivió las dos guerras mundiales. Los estragos de la primera, lo hicieron crecer en la escasez económica. A los once años de edad tenía que formarse a las tres de la mañana en las filas del mercado para conseguir el poco alimento disponible, su madre lo alcanzaba a las siete para que él pudiera llegar a la escuela.

A diferencia de sus hermanos, Víktor fue siempre un alumno que destacaba de la mayoría.

Como estudiante adolescente discutía temas filosóficos con Martin Heidegger y Karl Jaspers. Para Frankl la filosofía es una parte muy importante en la vida de todo ser humano, por lo tanto, nunca puede desligarse de la actividad psicoterapéutica.

Muy joven descubrió que su camino estaba en el mundo de la medicina. Ingresó a la facultad de medicina de la Universidad de Viena y se especializó en neurología y psiquiatría.

En ese tiempo empezó a estudiar los conceptos psicoanalíticos. Sigmund Freud era maestro de la Universidad y contaba con un gran prestigio y reconocimiento en el ambiente médico e intelectual. Sin embargo Frankl no estaba de acuerdo con la postura determinista de Freud ni con su visión reduccionista del hombre y le discutía -por correspondencia- con convicción a pesar de tener apenas 18 años. Freud respondía cada una de sus cartas y lo invitó a publicar su primer artículo en la Revista Internacional de Psicoanálisis.

1923. Psicoanálisis

Inicia junto con sus maestros Rudolf Allers y Oswald Schwartz centros de consulta para atender a los jóvenes afectados por los efectos de la primera guerra mundial: desempleo, falta de oportunidades, cuadros depresivos, intentos de suicidio… La iniciativa del joven médico fue bien recibida en otras ciudades europeas como Praga, Zurich, Berlin y Frankfurt.

La riqueza humanística y científica de esos años, motivaron a Frankl para escribir un trabajo en torno a las relaciones entre la psicoterapia y la filosofía existencial que entonces se cultivaba en Europa. En él señala la necesidad de incorporar en la terapéutica los aspectos de corte existencial y filosófico que están presentes en el horizonte del paciente.

Al graduarse Frankl se unió al grupo de Alfred Adler quien fundó la segunda escuela de psicoterapia vienesa –psicología individual- partiendo de los conceptos psicoanalíticos pero tomando en cuenta los aspectos sociales que intervienen en el desarrollo de la personalidad. Para Adler el ser humano está motivado por la búsqueda de poder movido por un complejo de inferioridad. Frankl no coincidía en que esa fuera la principal motivación del hombre y siguiendo como siempre su propio camino fundó la tercera escuela de psicoterapia vienesa a la que llamó Logoterapia.

1936. Neurología y Psiquiatría

Es nombrado director de neuropsiquiatría del Rotschildspital de la ciudad de Viena. Como neurocirujano realizaba operaciones de cerebro y como psiquiatra atendía todo tipo de patologías, mas por las circunstancias que se vivían en esa época, se ocupaba de miles de casos de depresión e intentos de suicidio.

Prosiguiendo con los estudios, Frankl consigue el título de medicina en 1930, y bajo la guía del Prof. O. Pötzl, ejerció la actividad médica en el departamento de neurología de la Clínica de la Universidad. Pasó después a la clínica psiquiátrica de Steinhof, en las afueras de Viena donde entró en contacto con más casos de neurosis, fobias y obsesiones. En 1936 obtuvo la especialización en neurología y psiquiatría, y desde 1940 dirigió la sección neurológica del Rothschildspital, reservado a pacientes judíos1.

1938. Preguerra

La anexión de Austria por los nazis (1938) corta violentamente la carrera y la vida familiar de Frankl.

La historia ha sido narrada muchas veces: “desde 1941 poseía una visa para poder radicarme en los Estados Unidos. Era libre para marcharme, desarrollar y defender mi teoría. Mis padres estaban contentísimos y compartían conmigo la alegría de verme a salvo en el extranjero.

Sin embargo, no me decidía a usar el deseado pasaporte, pues sabía que al poco tiempo de marcharme mis ancianos padres serían deportados a cualquier campo de concentración. La duda me corroía”.

1941. Matrimonio Emmy

Víctor decide casarse con Emmy Grosser, a quien llamaba "Tilly".. La decisión de casarse es compartida por ambos en medio del clima de tensión y persecusión que se vivía por entonces, finales de 1941 e inicios de 1942. Tilly y Víctor mantenían una relación desde hacía ya un tiempo y si bien el matrimonio duró muy pocos meses, bien podría decirse que duró para siempre.

Si bien fue breve el período que estuvieron juntos, Tilly quedó embarazada, pero las circunstancias reinantes hicieron imposible que ese embarazo fuera viable. "Luego de nuestro casamiento en diciembre de 1941, mi esposa Tilly quedó embarazada. Pero la Gestapo no autorizaba a ninguna mujer judía a seguir adelante con su embarazo. Ella fue enviada inmediatamente al campo de concentración. Allí fue forzada a abortar. Fue así que, sabiendo de ese paso inevitable, decidimos dar a la criatura el nombre de Harry o Marión". 2-3

La Gestapo apresa, finalmente, a la familia Frankl. Gabriel, Elsa, Tilly y Víctor fueron confinados en campos de concentración. A partir de ese momento comienza lo que el propio Frankl dio en llamar el experimentum crucis, su experiencia de la cruz, aquella que lo llevó por distintos campos de concentración como el número 119.104. Porque en esa historia no era ni el médico, ni el psicólogo, ni siquiera el hombre sino solo un número más; como los otros, como todos, Víktor pasó a formar parte de un mundo en el cual la dimensión humana era extraviada, la condición humana era anulada. Todos eran solo números. En la pretensión por conservar un vínculo con su humanidad, con su historia, con su propia identidad, intenta conservar un manuscrito que estaba escribiendo y que sintetizaba su experiencia clínica, una condecoración al mérito que había obtenido en su asociación de alpinismo y una pieza de mármol de una sinagoga de Jerusalem que había comprado hacía ya bastante tiempo y que tendría tal vez unos 2000 años. Pero todo le es quitado, nada le es permitido conservar que le recuerde que es un hombre.

En principio son trasladados a la escuela Kleine Sperglasse 2-C tanto Víktor como sus padres y Tilly, para ser llevados posteriormente a un pueblo al norte de Praga llamado Theresienstadt, ("Terezín" en checo). En ese mismo pueblo se había establecido un ghetto entre 1941 y 1945 en el cual confinaban a los judíos deportados de prácticamente toda la Europa central. Es así que llegó a albergar a aproximadamente unos 150.000 judíos. En principio se planteó como un asentamiento modelo de familias judías, pero terminó siendo el atajo para llegar más rápidamente a Auschwitz y allí ser exterminados.4

1Fizzotti E.. DE FREUD A FRANKL: El nacimiento de la logoterapia Ediciones Lag, México 2005
2 Citado por ETCHEVERRY, Juan A., "Víktor Frankl y la Logoterapia", Edit.Almagesto, Buenos Aires, 1990, pág.27.
3 En la obra de Frankl "Psicoterapia y Humanismo", Fdo.de Cultura Económica, México, 1982, (versión en castellano de "The Unheard Cry for Meaning"), puede leerse la siguiente dedicatoria:"Para Harry o Marion, que no ha nacido todavía". 
4 García Pintos Claudio. Viktor Frankl: La Humanidad Posible, Ediciones Lag, México 2004