Skip directly to content

Naturaleza de las neurosis, las psicosis y tratamientos

Aunque se pueden dar conflictos existenciales sin neurosis, toda neurosis tiene un aspecto existencial. Las neurosis están asentadas en las tres dimensiones básicas del ser humano: la física, la psíquica y la existencial o espiritual. Las neurosis que se pueden dar dependen de la preponderancia de una de las tres dimensiones sobre las demás. Es obvio que las fases fisiológicas no pueden alterarse con la psicoterapia, sino con fármacos, y en caso de que el componente fisiológico sea grande, poco podrá hacer la psicoterapia (Cfr. The doctor and the soul, 1965).

Las neurosis

  1. Neurosis noogénica: viene de noesis y se refiere a la dimensión espiritual. NO se produce por conflictos entre los instintos y los impulsos, sino por conflictos entre distintos valores (conflictos morales o problemas espirituales). Uno de estos problemas, la frustración existencial es el que suele tener mayores efectos. El trastorno no se manifiesta en la misma dimensión espiritual, sino en la PSICOFISICA. Así, dice Frankl, (op.cit) las neurosis noogénicas son "enfermedades DEL espíritu (aus dem Geist), pero NO son enfermedades "EN el espíritu" (im Geist).
  2. Neurosis colectiva: a nuestra era se la ha llamado la era de la angustia. Sin embargo, el hombre actual tiene ciertas características que "se parecen a las neurosis". A éstas se les puede catalogar como neurosis colectivas. Los principales síntomas son los siguientes:
    1. La vida de hoy carece de planificación, impera la actitud del “día a día”. No se hacen planes a largo plazo, y esto podría ser consecuencia de la incertidumbre que a dado a la vida las continuas amenazas de guerras nucleares.
    2. La segunda es la actitud fatalista ante la vida. Y esto puede ser un efecto más de las guerras pasadas y de las continuas amenazas de nuevas guerras. Esta actitud corresponde a la creencia de que es imposible planear la propia vida.
    3. El tercer síntoma es el pensamiento colectivo. Al hombre le gustaría sumergirse en la masa. Actualmente él solo se ha ahogado en el interior de las masas; ha renegado de su libertad y su responsabilidad.
    4. El cuarto síntoma es el fanatismo. Mientras que el colectivismo ignora su propia personalidad, el fanático ignora a los otros hombres. La única opinión válida es la suya.
  3. La neurosis: tanto la neurosis noogénica como la colectiva, pueden incluirse en el sentido general del término. Sin embargo, en el sentido más restringido, las neurosis afectan principalmente a la dimensión psíquica del hombre. Por tanto, se puede decir que la neurosis:

    NO es una enfermedad noética o espiritual.

    NO es una enfermedad que el hombre tenga en su espiritualidad.

    SINO más bien es una enfermedad en la unidad e integridad del hombre. ( cfr. op.cit).

    No obstante lo anterior, los complejos psicológicos, los conflictos y las experiencias traumáticas son los efectos más que las causas de la neurosis, la cual es ante todo un defecto del desarrollo de la estructura de la personalidad. La angustia es un factor común, pero no la causa de la neurosis. Ahora bien, es la misma angustia la que mantiene el ciclo neurótico.

    Un elemento fundamental es la ansiedad anticipatoria. Se desarrolla cuando un síntoma fugaz o un fracaso momentáneo se convierte en foco de atención y después de desaparecer surge el miedo a que este vuelva a aparecer, lo cual refuerza el síntoma, y comienza así el ciclo neurótico con la participación de la ansiedad anticipatoria.

  4. La neurosis de angustia: lleva consigo una disfunción del sistema vasomotor o una perturbación del sistema endócrino, o cualquier otro elemento del sistema constitucional.
    1. Las experiencias traumáticas son los factores precipitantes de este tipo de neurosis. Estas experiencias son las que determinan los síntomas.
    2. Sin embargo, detrás de una neurosis de angustia, hay una angustia existencial. Esta ansiedad existencial es un miedo a la muerte y simuladamente a la vida (cfr.op.cit). Es la consecuencia de una conciencia culpable ante la vida por no haber actualizado los propios valores potenciales.
    3. Este miedo se puede localizar en un determinado órgano del cuerpo: una somatización, o bien se centra en una situación simbólica concreta, formándose una FOBIA.
  5. Neurosis obsesiva: contiene un factor constitucional y otro psicogénico. Pero también contiene un factor existencial, representado por la elección o decisión particular de llevar hasta el final el desarrollo de la neurosis obsesiva. De aquí que:
    1. El paciente NO es responsable de sus ideas obsesivas, pero sin duda es responsable de su actitud hacia estas ideas.
    2. El obsesivo NO es capaz de tolerar la incertidumbre. No puede soportar la tensión entre lo que es y lo que debería ser. Percibe el mundo en "tantos por cientos", busca lo absoluto y trata de tener una certeza absoluta en sus conocimientos y en decisiones.
    3. No obstante, como le es imposible encontrar satisfacción a todas sus demandas vitales, se termina concentrando en una sola área. Puede alcanzar en ella el éxito, pero sólo parcialmente... y pagando por ello el precio de su espontaneidad y de su creatividad. Por eso, todos sus esfuerzos llevan el sello de lo inhumano.

Psicosis

En las neurosis, tanto los síntomas como la etiología, son psicológicos. En la psicosis, la etiología es física, y los síntomas psíquicos.

  1. Melancolía: la melancolía o psicosis endógena, tiene también aspectos psicógenos y existenciales, i.e. contiene un factor patoplástico, que se refiere a la libertad de modelar el propio destino y de determinar la propia actitud mental hacia la enfermedad. Por todo lo anterior, se puede decir que las psicosis sería la prueba cumbre del ser humano, de la humanidad del paciente psicótico. (Op. cit)
    1. La libertad de formar la propia actitud mental implica la responsabilidad. Aunque es sabido que loa angustia propia de la melancolía es de origen psicológico, no por eso se puede explicar la naturaleza de esa angustia o el sentimiento de culpabilidad. Estos parecen estar producidos, en principio, por el miedo a la muerte y a la conciencia, y representan un particular modo de existir y de experimentar.
    2. La "angustia consciente" sólo se puede entender ..."como la angustia de un ser humano como tal: como la angustia existencial (op. cit), nunca en términos fisiológicos. También los animales pueden sufrir angustia, pero en el hombre psicótico existe un elemento crucial de humanidad de existencia que es superior y va más allá de la simple condición orgánica.
    3. La base fisiológica de la melancolía o "insuficiencia psicofísica" es vivida por el hombre de manera típicamente humana, i.e. la experimenta como una tensión entre lo que es y lo que debería ser, entre la necesidad y la posibilidad de plenitud.
    4. El hombre siente esta insuficiencia como `inadecuación', y se manifiesta de varias maneras, v.gr:
      • Sintiendo miedo ante la posibilidad de ser incapaz de ganar suficiente dinero.
      • Miedo de no poder alcanzar los objetivos que se ha propuesto en la vida.
      • Miedo al día del juicio...
    5. La persona melancólica se vuelve ciega e incapaz de ver los valores inherentes a su propio ser. Más aún, al final tampoco es capaz de distinguir ningún valor fuera de él. Se da el siguiente proceso:
      1. Se siente indigno de sí mismo y a su propia vida le falta sentido.
      2. Después ve al mundo de la misma manera. La culpa brota del sentimiento de insuficiencia del mismo individuo, y como consecuencia de su enorme tensión existencial, puede llegar al punto de creer que jamás podrá liberarse de su culpa.
      3. Entonces la vida adquiere proporciones colosales.
  2. Esquizofrenia: la sensación de estar influenciado, observado o perseguido es una forma de experimentarse como un puro objeto. El esquizofrénico se vive a sí mismo como un objeto al que los demás observan o persiguen (op.cit) . Se vive a sí mismo como si se hubiese transformado de sujeto en objeto. Este sentimiento de "pasividad experimental" se pone de manifiesto en el lenguaje de los esquizofrénicos por su tendencia a usar la "voz pasiva". El ezquizofrénico se experimenta a sí mismo tan limitado en su completa humanidad, que no puede sentirse como "ente real". Su conciencia y su responsabilidad se altera por esta experiencia.

Logoterapia y neurosis noogenicas

La logoterapia, como ya se dijo, es la terapia específica de la "frustración existencial, del vacío existencial, o de la frustración del deseo de significación. Cuando estas condiciones se acompañan de una sintomatología neurótica se llaman neurosis noogénicas.

La logoterapia pretende que el hombre se haga consciente de sus responsabilidades, ya que ser responsable es el fundamento esencial de la existencia humana. La responsabilidad lleva siempre consigo una obligación, y ésta puede entenderse en términos de significado (de la vida humana).

La cuestión del significado es intrínsecamente humana, y aparece siempre que tratamos a pacientes con frustración o conflictos existenciales (Frankl, 1965). El autor habla de varios tipos de significado.