Skip directly to content

Naturaleza del hombre

En Europa existen diversos movimientos analítico-existenciales. Frankl presenta el propio. Tiene elementos de Heidegger, de Marcel, de Sartre, de Binswanger y Boss... pero no se pueden identificar plenamente, ya que existen fuertes discrepancias, especialmente con Sartre.

Para Frankl7, el análisis existencial y la logoterapia son dos aspectos de una misma realidad:

  1. El análisis existencial hace referencia a un método de análisis. El análisis existencial se considera, asimismo, como un análisis antropológico. Es un análisis sobre la existencia humana.
  2. La logoterapia es la implementación práctica del análisis existencial.

Aunque estos términos se pueden usar indistintamente, en este momento, por mayor claridad, se tratarán en forma separada.

La dimensión existencial se caracteriza por tres notas específicamente humanas: la libertad y responsabilidad de esa libertad, que surgen como manifestaciones de la espiritualidad de la persona.

La dimensión existencial se considera como la específicamente humana, porque hace que nos podamos referir a este ser como humano.

La dimensión existencial en cuanto que es la manifestación de la persona es una dimensión que no está afectada ni sujeta a las otras dos, en el momento de la muerte, ya que la existencial es sinónimo de espíritu humano, el cual es inmortal y responde en sus raíces a lo más profundo del pensamiento occidental judeocristiano.

El análisis existencial NO es un análisis de la existencia, ya que ésta en sí misma no puede ser analizada. Se trata, por tanto, de un análisis sobre la existencia humana.

  1. La existencia humana es facultativa, esto quiere decir que el hombre siempre puede ser también "de-otro-modo" y no tiene que ser siempre así. “Ek-sistir” significa salir de sí y enfrentarse consigo mismo, esto lleva al hombre a salir del plano de lo corpóreoanímico, y llega a través del espacio de lo espiritual.
  2. Los animales, en cambio, son fácticos, lo que significa "ser-siempre-así", de manera determinista. No es raro encontrar personas con conflictos neuróticos que vean de este modo la vida.
  3. El análisis existencial considera que NO sólo hay una "impulsividad inconsciente", sino también una "espiritualidad inconsciente” o irreflexionada, (en cierto sentido, necesariamente irreflexionable) y en ella se arraiga el LOGOS (sentido). Este es para el análisis existencial "el punto de partida y de llegada". Si se toma como lo espiritual, tiene poco que ver con la pura inteligencia y razón.
  4. De acuerdo con el análisis existencial, la autorreflexión humana no se da perfecta ni tampoco es deseable, ya que el espíritu humano NO está dirigido a contemplarse a sí mismo, sino encaminado hacia alguien o algo que está más allá de él o junto a él. De esta manera se comprende que el ser humano es más plenamente humano, en cuanto es intencional (este término hace referencia a "trascendente"), y en cuanto más intencional, tanto más existencial.

El autor habla de tres tipos de análisis:

  1. Análisis somático: este tipo de análisis tiene como objeto la comprensión de las alteraciones orgánicas funcionales. Sus formas más frecuentes son los análisis clínicos de sangre, orina, heces, etc.
  2. Análisis psicológico: en nuestro siglo revistió una forma importante y específica, conocida como psicoanálisis, el cual se asocia con Freud, y en sus variantes significativas con Jung y Adler y otros más. Aquí:
    1. La atención está puesta en los procesos dinámicos de tipo inconsciente.
    2. La finalidad última: es el restablecimiento del equilibrio psicológico (homeostasis) entre las diversas instancias psíquicas.
  3. Análisis existencial: Este tipo de análisis del cual nos ocupamos en este estudio presupone las aportaciones de los dos tipos de análisis anteriormente señalados; pero da un paso integrador hacia adelante:

"Lo importante, aquí, es tomar al ser humano como una unidad antropológica, que se convierte en persona, precisamente en el ámbito de la dimensión espiritual. Lo específicamente propio del ser humano es su libertad y responsabilidad. Libertad y responsabilidad de la libertad son la esencia de la existencia auténticamente humana."

Ahora se puede intentar una descripción más concreta de qué se entiende por análisis existencial. En un primer paso se puede reafirmar el concepto del ser humano:

  1. Entendemos que el ser humano es el ser libre y responsable y que ha de ser consciente de esa responsabilidad y libertad.
  2. Análisis existencial será, por tanto, una forma psicoterapéutica que arranca del espíritu de la conciencia de responsabilidad y libertad.
  3. Por tanto, el objetivo fundamental del análisis existencial ha de ser "la facilitación del proceso en el que el ser humano se hace consciente de que la esencia de su existencia es la conciencia de su libertad y la responsabilidad de su libertad” (como ser único e irrepetible, llamado a buscar el sentido de su vida y a realizar los valores, como ser finito, i.e. confrontado con la facticidad radical y con la apertura a la trascendencia).
  4. El objetivo fundamental se concreta en un "objetivo práctico", que consiste en que el ser humano descubra por sí mismo el “sentido' de su existencia”, el para qué o por quién vivir, el sentido de su ser-en-el-mundo, y el sentido de todo aquello que es componente o parte de nuestra condición humana. Por tanto, nada le es ajeno al análisis existencial: amor, sufrimiento, trabajo, la comunidad humana, la muerte, etc.
  5. El análisis existencial cuenta con los datos ofrecidos por el análisis somático y psicológico, que traducen los llamados condicionamientos de tipo herencial, orgánico, psicológico y las condiciones sociales del medio ambiente. Con todos estos datos reunidos, que conforman el marco de referencia histórico-social de la persona, el análisis existencial procede a ver cuál es la ubicación del ser humano ante la situación concreta que vive.