Skip directly to content

Epílogo

Al cabo de tantos años y de los encuentros con Viktor Frankl, ya sea en persona o a través de su obra y de su familia, puedo decir que son muchos los elementos que me unen a él: 

  • Me convence su vigencia en el siglo XXI, su visión para adelantarse a los tiempos. 
  • Me conmueve su integridad, el amor a Elly, a sus nietos, a la vida.
  • Me motiva su congruencia para superar el sufrimiento y validar su teoría con su propia vida.
  • Me entusiasma su anhelo continuo de aprender, estudiar, investigar, publicar y transmitir lo que es y lo que sabe.
  • Aprecio y retomo con él, su religiosidad y la forma de concebirla en su teoría.
  • Admiro su humildad y su grandeza discretas.

Por último, agradezco su entrega fiel al trabajo que nos heredará a todos los que, inspirados por su testimonio y apoyados en su logoterapia, deseamos colaborar para construir un mundo mejor. 

Leticia Ascencio de García