Skip directly to content

SMAEL

Religiosidad y sentido de la vida: Un estudio empírico

RESUMEN.

En este trabajo se analizan las relaciones entre la religiosidad (autodefinición religiosa, asistencia a la Eucaristía e importancia de Dios en la propia vida) y el logro de sentido de la vida, en un grupo de 302 sujetos, hipotetizándose una relación positiva entre estas dos variables: a mayor religiosidad, mayor logro de sentido de la vida. Los instrumentos de evaluación utilizados son un Cuestionario de Actitudes Religiosas (adaptado de Elzo, 1994) y el Purpose In Life (Crumbaugh y Maholick, 1969). Los resultados indican que la autodefinición religiosa y la asistencia a la Eucaristía no dan lugar a diferencias significativas en el nivel de logro de sentido, mientras que sí lo hace la importancia de Dios en la propia vida, siendo los subgrupos que ocupan los extremos en esta variable las que alcanzan las medias más alta.

ABSTRACT.

In this paper, relationship between religiosity (religious self-definition, Mass attendance and significance of God in life) and life meaning is analyzed, in a sample of 302 subjects. Hypothesis declare that this booth variables are positively associated: higher religiosity is associated to higher life meaning. A Religious Attitudes Questionnaire(adapted from Elzo, 1994) and Purpose In Life test (Crumbaugh & Maholic, 1969) are used. Results obtained expound that religious self-definition and Mass attendance don’t involve significant differences in life meaning, on the contrary that significance of God in life yes.

Key words: religiosity, life meaning.


RELIGIOSIDAD Y SENTIDO DE LA VIDA: UN ESTUDIO EMPÍRICO

RELIGIOSITY AND LIFE MEANING: AN EMPIRICAL STUDY

 

INTRODUCCIÓN

        Bienestar subjetivo, satisfacción vital, contento existencial y otros constructos son próximos al de sentido de la vida (Frankl, 1994). El grado en que una persona experimentara un grado de bienestar subjetivo o de satisfacción vital podría ser indicativo de un cierto nivel de logro de sentido, aunque no lo agotara. Por otra parte, la experiencia religiosa se halla íntimamente vinculada al fenómeno humano de la búsqueda de significado a la realidad y, de manera especial, a la existencia personal. Se inserta, con ello, en un proceso de búsqueda global de significado. Según Milanesi y Aletti (1974), la religiosidad se enmarca dentro de una tentativa que trata de «dar un significado»al hombre mismo, al mundo y a la relación del hombre con el mundo. Ofrece un horizonte de sentido, desde el cual orientar la propia existencia. En relación con esto, Frankl sugería que para poder ayudar a las personas a encontrar el sentido de sus vidas era importante, y en ocasiones de crucial interés, remitirse a sus creencias y convicciones religiosas.

        Los resultados de algunas investigaciones parecen ser bastante claros respecto a las relaciones entre religiosidad y bienestar psicológico subjetivo, satisfacción vital y logro de sentido existencial. Hadaway y Roof (1978) hallaron que los sujetos que consideraban importante la religiosidad expresaban un mayor contento existencial y una esperanza más elevada de poder configurar su propia vida que las que no la apreciaban en absoluto. Así mismo, Witter et al. (1985), en una revisión de 28 estudios, informaron de la relación positiva entre religiosidad y contento existencial, actitud positiva ante la vida y sentimiento de felicidad.

Otros estudios apuntan en la misma dirección. Se han hallado relaciones positivas entre autoestima y logro de sentido de la vida en sujetos que experimentaban sentimientos de pertenencia a grupos que eran experimentados como «comunidades morales» (especialmente las religiosas) (Johnson y Mullins, 1990), una influencia especialmente significativa de la satisfacción religiosa o espiritual relativas a las metas personales sobre el bienestar subjetivo (Emmons, Cheung y Tehrani, 2001), una asociación positiva entre sentimiento subjetivo de felicidad y frecuencia de asistencia a los servicios religiosos, autodefinición religiosa y orientación doctrinal, así como que la religión parece aprotar una percepción de logro de sentido que sería la base del bienestar personal (Ferriss, 2002), una relación positiva entre religiosidad y experiencia de emociones positivas llenas de sentido (Frederickson, 2002), una relación positiva entre religiosidad intrínseca y sentido de la vida (Bolt, 1975; Crandall y Rasmussen, 1975), así como relación positiva entre satisfacción vital y asistencia al culto religioso (Hadaway y Roof, 1978; McClure y Loden, 1982).

 

MÉTODO

Objetivo e hipótesis

         El objetivo de este trabajo es conocer las relaciones entre la religiosidad y el sentido de la vida, planteándose al respecto la hipótesis de que la religiosidad influye significativamente sobre el logro de sentido existencial: a mayor religiosidad, mayor logro de sentido de la vida, y al contrario.

Participantes

El grupo con el que se ha realizado esta investigación está formado por 302 sujetos, de los cuales 99 son varones y 203 son mujeres, con edades comprendidas entre los 18 y los 70 años y una media de --- años (tabla 1).

 

Mujeres

Varones

Edad

N

% fila

% col.

% Tabla

N

% fila

% col.

% Tabla

18-21

130

72,6

64,0

43,0

49

27,4

49,5

16,2

22-25

60

59,4

29,6

19,9

41

40,6

41,4

13,6

26-29

8

53,3

3,9

2,6

7

46,7

7,1

2,3

30+

5

71,4

2,5

1,7

2

28,6

2,0

,7

Total

203

 

 

67,2

99

 

 

32,8

 

Tabla 1. Distribución de los sujetos en las variables Sexo y Edad.

 

Instrumentos de evaluación

         Cuestionario de Actitudes Religiosas [CAR] (adaptado de Elzo, 1994).Consta de dos de los ítems incluidos en la entrevista sociodemográfica utilizada por Elzo (1994) para la realización del informe Jóvenes Españoles 94. En concreto, «Soy, me considero...» y «Frecuencia de asistencia a la Eucaristía», a los cuales se ha añadido el item complementario «Importancia de Dios en la propia vida».

         Purpose in Life [PIL] (Crumbaugh y Maholick, 1969). Permite obtener una medida del sentido de la vida versus vacío existencial desde planteamientos logoterapéuticos (Crumbaugh, 1968; Crumbaugh y Maholic, 1964). Según Guttman (1996), alcanza un alto coeficiente de fiabilidad (.84), y ha sido baremado para población española, habiendo sido probada su consistencia interna con un alfa de Cronbach de .88 (Noblejas, 1994, 2000). Se ha utilizado la Parte A del PIL, la cual consiste en una escala de 20 items, cuya puntuación se lleva a cabo en base a una escala tipo Lickert (de 1 a 7 para cada item), sumándose los valores numéricos que la persona selecciona. Las puntuaciones pueden oscilar entre 20 y 140 puntos.

         Siguiendo los datos de la baremación de Noblejas (1994), la interpretación del PIL siguiendo el criterio de Crumbaugh y Maholick (1964) es la siguiente: puntuaciones inferiores a 90 indican falta de sentido de la vida (vacío existencial), entre 90 y 105 indican una zona de indefinición con respecto al sentido de la vida y superior a 105 indica presencia de metas y sentido de la vida. En términos generales, pues, a mayor puntuación total en el PIL, mayor sentido de la vida (mayor logro de sentido), y al contrario, a menor puntuación, menor sentido de la vida (indefinición respecto al sentido y, en su extremo inferior, vacío existencial).    Además, da lugar a cuatro factores, que explican el 54% de la varianza en el espacio de los valores y el 100% en el factorial: Percepción de sentido, Experiencia de sentido, Metas y tareas y Dialéctica destino/libertad (Noblejas, 1994, 2000). En el presente trabajo se ha considerado la puntuación total en el PIL.

Procedimiento

         Se facilitó a los sujetos un protocolo que contenía ítems relativos a datos biográficos (sexo, edad), académicos (universidad, titulación), religiosos (autodefinición religiosa, asistencia a la Eucaristía e importancia de Dios en la propia vida, entre otros), y el PIL. Este protocolo era entregado a los estudiantes en las aulas en las que de ordinario se llevaba a cabo su actividad académica, siendo su cumplimentación guiada y supervisada por una persona instruida al efecto.

         El tiempo promedio de cumplimentación del protocolo fue de 30 minutos. Tras ser revisados los protocolos y desechados aquellos que presentaban errores u omisiones, se introdujeron los datos de los protocolos válidos en una hoja de cálculo del programa informático SPSS 12.0 para Windows.

 

RESULTADOS

Sexo, edad y sentido de la vida

            Previamente a los análisis estadísticos relativos a las relaciones religiosidad-sentido de la vida, se ha analizado la posible asociación entre las variables sexo y edad con el sentido de la vida (puntuación total en el PIL). Ninguna de ambas variables da lugar a diferencias estadísticamente significativas (sexo-PIL: F3,442; p: ,065; edad-PIL: F,429; p: ,732).

            El hecho de ser mujer o varón, o tener más o menos edad, no influye de manera significativa en el logro de sentido de los sujetos, medido a través de la puntuación total del PIL.

Autodefinición religiosa y sentido de la vida

         El subgrupo que obtiene la puntuación media más alta en el PIL es el formado por los sujetos que se declaran muy buenos católicos, seguidos en orden descendente por los que se declaran ateos, indiferentes, católicos practicantes, católicos no muy practicantes, católicos no practicantes, agnósticos y, finalmente, creyentes de otras religiones (tabla 2). Los sujetos que se declaran muy buenos católicos se sitúan claramente en un nivel de logro de sentido, quedando por debajo de ellos el resto de subgrupos.

Autodef. religiosa*

 

N

Media

Desv. Típica

Error típico

Intervalo de confianza para la media al 95%

Mín

Máx

 

 

 

 

Límite inferior

Límite superior

 

 

MBC

2

3,0000

,00000

,00000

3,0000

3,0000

3,00

3,00

CP

31

2,5806

,67202

,12070

2,3341

2,8271

1,00

3,00

CNMP

56

2,5179

,71328

,09532

2,3268

2,7089

1,00

3,00

CNP

63

2,4444

,69044

,08699

2,2706

2,6183

1,00

3,00

I

43

2,5814

,66306

,10112

2,3773

2,7855

1,00

3,00

AG

39

2,4103

,75107

,12027

2,1668

2,6537

1,00

3,00

AT

61

2,7377

,47964

,06141

2,6149

2,8605

1,00

3,00

OR

7

2,2857

,95119

,35952

1,4060

3,1654

1,00

3,00

Total

302

2,5464

,66934

,03852

2,4706

2,6222

1,00

3,00

 

Tabla 2. Estadísticos descriptivos Autodefinición religiosa-puntuación total en el PIL.

            Sin embargo, las diferencias entre subgrupos no alcanzan la significatividad estadística (tabla 3), con lo que se desprende que el hecho de autodefinirse más/menos católico, más/menos practicante, creyente de otras religiones o increyente (indiferente, agnóstico, ateo) no influye en el logro de sentido de la vida. La confesionalidad/aconfesionalidad y la práctica/no práctica, que es lo que básicamente evalúa esta variable, muestra no ser importante respecto a la situación de logro/vacío existencial, medido a través del PIL, en el grupo de sujetos estudiados. Ser más/menos católico, más/menos practicante, increyente o creyente de otra religión no influye significativamente en el hecho de experimentar logro de sentido, indefinición o vacío existencial.

 

Suma de cuadrados

Gl

Media cuadrática

F

Sig.

Inter-grupos

4,632

7

,662

1,494

,169

Intra-grupos

130,219

294

,443

 

 

Total

134,851

301

 

 

 

 

Tabla 3. ANOVA Autodefinición religiosa-puntuación total en el PIL.

         Con todo, no deja de ser al menos curioso que los dos subgrupos que han alcanzado las medias más altas hayan sido el de los muy buenos católicos y el de los ateos, que son los que ocupan posiciones extremas en religiosidad a través de este item: los muy buenos católicos, podríamos decir, son los más religiosos (al menos en relación con el catolicismo, que es la adscripción religiosa mayoritaria), mientras que los ateos son irreligiosos.

Asistencia a la Eucaristía y sentido de la vida

         El subgrupo que alcanza la puntuación más alta en el PIL es de los sujetos que declaran asistir a la Eucaristía más de una vez a la semana, situándose en un nivel de logro de sentido (tanto la mínima como la máxima son de este nivel). A este subgrupo le siguen, considerando las medias y en orden descendente, el resto de subgrupos: asistencia mensual, semanal, en festividades señaladas, nunca/casi nunca y, en último lugar, en ocasiones comprometidas (tabla 4).

Asistencia a la Eucaristía*

N

Media

Desv. típica

Error típico

Intervalo de confianza para la media al 95%

Mín

Máx

 

 

 

 

Límite inferior

Límite superior

 

 

MVS

2

3,0000

,00000

,00000

3,0000

3,0000

3,00

3,00

S

32

2,5938

,66524

,11760

2,3539

2,8336

1,00

3,00

M

18

2,6111

,60768

,14323

2,3089

2,9133

1,00

3,00

F

88

2,5455

,69330

,07391

2,3986

2,6924

1,00

3,00

O

4

1,7500

,50000

,25000

,9544

2,5456

1,00

2,00

N

158

2,5443

,66385

,05281

2,4400

2,6486

1,00

3,00

Total

302

2,5464

,66934

,03852

2,4706

2,6222

1,00

3,00

 

Tabla 4. Estadísticos descriptivos Asistencia a la Eucaristía-puntuación total en el PIL.

         A excepción del subgrupo de asistencia mayor de una vez a la semana, el resto de subgrupos tienen al menos un sujeto que se encuentra en situación de vacío existencial (mínima de 1), y al menos un sujeto que se encuentra en situación de logro de sentido (máxima de 3); debe señalarse, así mismo, que en el subgrupo de asistencia en ocasiones comprometidas ningún sujeto se halla en situación de logro de sentido, esto es, los sujetos que componen este subgrupo muestran vacío existencial o, en todo caso, indefinición con respecto al sentido de la vida.

         No obstante, las diferencias entre los subgrupos de asistencia a la Eucaristía no alcanzan la significatividad estadística (tabla 5), con lo que tanto asistir (con mayor o menor frecuencia) como nunca/casi nunca asistir a esta celebración litúrgica no se relaciona de manera significativa con el logro de sentido de los sujetos, en el grupo estudiado.

              

Suma de cuadrados

gl

Media cuadrática

F

Sig.

Inter-grupos

3,096

5

,619

1,391

,227

Intra-grupos

131,755

296

,445

 

 

Total

134,851

301

 

 

 

 

Tabla 5. ANOVA Asistencia a la Eucaristía-puntuación total en el PIL.

Importancia de Dios en la propia vida y sentido de la vida

         El subgrupo que alcanza la puntuación media más alta en el PIL es el de los sujetos que conceden a Dios muchísima importancia en sus vidas, seguidos en orden descendente por los que le conceden ninguna, bastante, alguna, poca y, en último lugar, mucha (tabla 6). Con estos datos, resulta cuando menos curioso que los dos subgrupos que alcanzan las dos medias más altas son los dos que ocupan las posiciones en extremo contrarias en esta variable: muchísima y ninguna importancia de Dios en la propia vida. También debe destacarse que el subgrupo que concede a Dios en sus vidas muchísima importancia es el único que incluye tan sólo sujetos que se encuentran en situación de logro de sentido, mientras que el resto de subgrupos incluyen al menos alguno que se encuentra en situación de vacío existencial.

Importancia de Dios*

N

Media

Desv. típica

Error típico

Intervalo de confianza para la media al 95%

Mín

Máx

 

 

 

 

Límite inferior

Límite superior

 

 

N

89

2,6966

,55195

,05851

2,5804

2,8129

1,00

3,00

A

47

2,4681

,68687

,10019

2,2664

2,6698

1,00

3,00

P

46

2,4130

,71728

,10576

2,2000

2,6260

1,00

3,00

B

65

2,4769

,70948

,08800

2,3011

2,6527

1,00

3,00

M

37

2,3514

,78938

,12977

2,0882

2,6145

1,00

3,00

MM

18

3,0000

,00000

,00000

3,0000

3,0000

3,00

3,00

Total

302

2,5464

,66934

,03852

2,4706

2,6222

1,00

3,00

 

Tabla 6. Estadísticos descriptivos Importancia de Dios-puntuación total en el PIL.

         Las diferencias intergrupos son estadísticamente significativas, con lo que conceder más o menos importancia a Dios en la propia vida está significativamente relacionado con el sentido de la vida (tabla 7).

 

Suma de cuadrados

gl

Media cuadrática

F

Sig.

Inter-grupos

8,540

5

1,708

4,003

,002

Intra-grupos

126,311

296

,427

 

 

Total

134,851

301

 

 

 

 

Tabla 7. ANOVA Importancia de Dios-puntuación total en el PIL.

         Un análisis post hoc de comparaciones múltiples arroja los datos expresados en la tabla 8 (sólo se incluyen las comparaciones estadísticamente significativas):

Importancia de Dios

Diferencia de medias

Error típico

Sig.

Intervalo de confianza al 95%

Límite inferior

Límite superior

N

P

,28359*

,11862

,017

,0501

,5170

B

,21971*

,10658

,040

,0100

,4295

M

,34528*

,12778

,007

,0938

,5968

A

MM

-,53191*

,18107

,004

-,8883

-,1756

P

N

-,28359*

,11862

,017

-,5170

-,0501

 

MM

-,58696*

,18161

,001

-,9444

-,2295

B

N

-,21971*

,10658

,040

-,4295

-,0100

 

MM

-,52308*

,17399

,003

-,8655

-,1807

M

N

-,34528*

,12778

,007

-,5968

-,0938

 

MM

-,64865*

,18772

,001

-1,0181

-,2792

MM

A

,53191*

,18107

,004

,1756

,8883

 

P

,58696*

,18161

,001

,2295

,9444

B

,52308*

,17399

,003

,1807

,8655

M

,64865*

,18772

,001

,2792

1,0181

        
 

Tabla 8. Comparaciones múltiples significativas Importancia de Dios en la propia vida-puntuación total en el PIL.

*  La diferencia entre las medias es significativa al nivel .05.

         Como se puede observar, es posible establecer dos grupos de diferencias:

1.- Formado por los subgrupos de ninguna y muchísima importancia (sin diferencias significativas entre ellos) frente a los subgrupos de poca, bastante y mucha importancia (sin diferencias tampoco entre ellos). Considerando las puntuaciones medias de los subgrupos, con lo dicho se desprende que conceder ninguna o muchísima importancia a Dios en la propia vida no influye significativamente en el logro de sentido de la vida: éste no se ve influido por hallarse en cualquiera de ambos subgrupos. Resulta interesante este dato: los dos subgrupos extremos de importancia de Dios en la propia vida son los que, sin diferencias significativas entre ellos, se relacionan con un mayor logro de sentido de la vida. Por otra parte, conceder poca, bastante o mucha importancia a Dios en la propia vida se relaciona con un menor logro de sentido que conceder ninguna o muchísima importancia, de manera significativa.

2.- Formado por el subgrupo que concede a Dios muchísima importancia en la propia vida frente al subgrupo que concede alguna importancia: en el caso del primer subgrupo, el logro de sentido es significativamente mayor que en el caso del segundo.

         En términos generales, pues, los sujetos que de manera significativa muestran un mayor logro de sentido son los que declaran que Dios tiene muchísima y ninguna importancia en sus vidas. De estos dos subgrupos, además, el primero se muestra más relevante en relación con el logro de sentido, puesto que mantiene diferencias estadísticamente significativas con el subgrupo de alguna importancia, con el cual no las mantiene, por el contrario, el subgrupo de ninguna importancia.

 

DISCUSIÓN Y CONCLUSIONES

         Los resultados obtenidos indican que autodefinición religiosa y asistencia a la Eucaristía son variables religiosas que no dan lugar a diferencias significativas en el nivel de logro de sentido de los sujetos (puntuación total en el PIL). Esto es, considerarse muy buen católico, católico más/menos practicante (incluso sin práctica), creyente de otra religión o no creyente (indiferente, agnóstico, ateo), así como asistir con menor frecuencia (incluso nula asistencia) o mayor frecuencia (incluso más de una vez a la semana) a la Eucaristía, no ejerce un influjo significativo sobre el hecho de que los sujetos se hallen en situación de vacío existencial, de indefinición del sentido de la vida o en situación de logro de sentido.

         A diferencia de estas dos variables, la importancia de Dios en la propia vida sí supone diferencias significativas en el nivel de logro de sentido de los sujetos. Los subgrupos que alcanzan las puntuaciones más altas en el PIL, sin diferencias significativas entre ellos, pero sí con el resto de subgrupos, son los que ocupan los extremos en esta variable: muchísima y ninguna importancia de Dios en la propia vida. Extremos que suponen actitudes diametralmente opuestas en relación con el objeto de la misma.

         A la luz de estos resultados, ¿qué decir, teniendo en cuenta la hipótesis que sobre las relaciones religiosidad-sentido de la vida se estableció? Como se recordará, esta hipótesis plantea que a mayor religiosidad, mayor sentido de la vida, y al contrario. Los resultados obtenidos permiten afirmar esto de manera parcial tan sólo y exigen una  clarificación. Parcial porque de las tres variables religiosas, sólo la importancia de Dios en la propia vida da lugar a diferencias significativas. A clarificar porque, en relación con esta última variable, no es el hecho de ser más religioso (conceder a Dios más importancia en la propia vida) o menos religioso (conceder a Dios menos importancia en la propia vida) lo que se relaciona significativamente con un mayor logro de sentido, sino ambas cosas en su versión más radical. Esto es, lo que se asocia a un mayor logro de sentido es el hecho de tener muy clara, definida e interiorizada la postura personal frente a Dios y su importancia en la propia vida (no alguna o poca importancia, sino ninguna; no bastante o mucha importancia, sino muchísima). Lo que parece contar es el grado de firmeza de las convicciones personales frente a Dios y la importancia que éste puede tener en la propia vida. Sería cuestión de convicción (en el sentido de ideas personales sobre Dios y la religión fuertemente arraigadas) más que de creencia (en el sentido de ser positivamente creyente). Las posturas que expresan una mayor convicción personal acerca de la importancia de Dios en la propia vida, posturas más radicales, son las que se asocian a un mayor logro de sentido. De alguna manera, estaría implícita la cuestión de la seriedad o gravedad con la que los sujetos se interrogan acerca de su propia vida y buscan el sentido de la misma: lo que de común tendrían los sujetos que conceden a Dios ninguna y muchísima importancia en sus vidas es que se han interrogado con seriedad acerca de ello: si bien llegan a conclusiones opuestas (ninguna importancia, muchísima importancia), les es común el habérselo planteado con la misma radicalidad.

         Es posible plantear otro interrogante: ¿por qué la autodefinición religiosa y la asistencia a la Eucaristía no dan lugar a diferencias significativas en logro de sentido de la vida, mientras que sí lo hace la importancia concedida a Dios en la propia vida? Quizás la misma naturaleza de estas variables religiosas. La importancia de Dios en la propia vida diría relación directa con la importancia de la propia vida: interrogarse por la importancia de Dios en la propia vida llevaría implícito interrogarse por la importancia de la propia vida. La autodefinición religiosa y la asistencia a la Eucaristía, por su parte, serían variables de una menor relevancia con respecto a ello. Podría decirse que cuestionarse la importancia de Dios en la propia vida tendría un valor o peso existencial mayor que definirse más o menos católico o creyente, o que asistir con menor o mayor frecuencia a la Eucaristía.

         La variable religiosa que muestra un mayor influjo sobre el sentido de la vida es la importancia que se concede a Dios en la propia vida, superior al que tienen la autodefinición religiosa y la asistencia a la Eucaristía. La primera tiene un carácter no confesional, al menos no necesariamente, mientras que las segundas sí lo tienen. Por otra parte, parece ser el grado o firmeza de las posturas personales (expresadas en los extremos de las variables religiosas) ante Dios y la religión, en términos generales, lo que se asocia a las diferencias significativas, más que el hecho de ser creyente o increyente, teísta o ateísta.

 

REFERENCIAS

Bolt, M. (1975). Purpose In Life and religious orientation. Journal of Psychology and Theology, 3, 116-118.

Crandall, J. E. y Rasmussen, R. D. (1975). Purpose In Life as related to specific values. Journal of Clinical Psychology, 31, 483-485.

Crumbaugh, J. C. y Maholick, L. T. (1964). An experimental study in existentialism: The psychometric approach to Frankl’s concept of noogenic neurosis. Journal of Clinical Psychology, 20, 589-596.

Crumbaugh, J. C. y Maholick, L. T. (1969). Manual of instructions for the Purpose in Life Test. Saratoga: Viktor Frankl Institute of Logotherapy.

Crumbaugh, J. C. (1968). Cross-validation of  Purpose in Life Test based on Frankl’s concepts. Journal of Individual Psychology, 24, 74-81.

Elzo, J. (1994). Jóvenes españoles 94. Madrid: SM.

Emmons, R. A., Cheung, C. y Tehrani, K. (2001). Assessing spirituality through personal goals: Implications for research on religion and subjective well-being. Social Indicators Research, 45(1-3), 391-422.

Ferris, A. L. (2002). Religion and the quality of life. Journal of Happiness Studies, 3(3), 199-215.

Frankl, V. E. (1994). La voluntad de sentido. Conferencias escogidas sobre logoterapia. Barcelona: Herder.

Frederickson, B. L. (2002). How does religion benefit health and well-being? Are positive emotions active ingredients? Psychological Inquiry, 13(3), 209-213.

Guttmann, D. (1996). Logotherapy for the helping profesional: Meaninful social work. New York: Springer Publishing.

Hadaway, C. K. y Roof, W. C. (1978). Religious commitment and the quality of life in American Society. Review of Religious Research, 19, 295-307.

Johnson, M. A. y Mullins, Ph. (1990). Moral communities: Religious and secular. Journal of Community Psychology, 18(2), 153-166.

McClure, R. F. y Loden, M. (1982). Religious activity, denomination membership and life satisfaction. A Quarterly Journal of Human Behavior, 19, 12-17.

Milanesi, G. C. y Aletti, M. (1974). Psicología de la religión. Madrid: Ediciones Don Bosco.

Noblejas, M. A. (1994). Logoterapia. Fundamentos, principios y aplicación. Una experiencia de evaluación del “logro interior de sentido”. Tesis Doctoral. Madrid: Universidad Complutense, Facultad de Educación.

Noblejas, M. A. (2000). Fiabilidad de los tests PIL y Logotest. NOUS. Boletín de Logoterapia y Análisis Existencial, 4, 81-90.

Witter, R. A., Stock, W. A., Okun, M. A. y Haring, M. J. (1985). Religion and subjective well-being in adulthood: A quantitative synthesis. Review of Religious Research, 26(4), 332-342.

 

* MBC (Muy Buen Católico); CP (Católico Practicante); CNMP (Católico No Muy Practicante); CNP (Católico No Practicante); I (Indiferente); AG (Agnóstico); AT (Ateo); OR (Otra Religión).

* MVS (Más de una Vez a la Semana); S (Semanal); M (Mensual); F (Festividades señaladas); O (Ocasiones comprometidas); N (Nunca, casi nunca).

* N (Ninguna); A (Alguna); P (Poca); B (Bastante); M (Mucha); MM (Muchísima).

Autor: 

Cuaderno de investigación V

Cuaderno de investigación V, SMAEL
5
Autor: 
Descripción: 

Como ayudar a nuestros hijos a superar las pérdidas cercanas de un ser querido.
(Fragmento)

Cuaderno de investigación IV

Cuaderno de investigación IV, SMAEL
4
Autor: 
Descripción: 

Taller: Auxilio en la formación vocacional desde la Logoterapia. Abordaje logoterapéutico de la diabetes. Logoterapia para “Mujeres otoñales”. La Autotrascendencia de joven a joven en el Servicio Social. Padres... la máxima profesión. Una visión Logoterapéutica.

Cuaderno de investigación III

Cuaderno de investigación III, SMAEL
3
Autor: 
Descripción: 

La depresión y su acompañamiento logoterapéutico. Implementación de un taller con orientación logoterapéutica como apoyo a las mujeres violentadas en la Delegación Cuajimalpa. La Logoterapia en conjunción con la equinoterapia en el tratamiento de la codependencia. La dinámica existencial en la relación de pareja. Aplicación de la Noodinámica desde una perspectiva de la pareja posible.

Cuaderno de investigación II

Cuaderno de investigación II, SMAEL
2
Autor: 
Descripción: 

La logoterapia y su aplicación en la violencia intrafamiliar. Por qué hacer un proyecto de vida que sea significativo. Prevención del alcoholismo en adolescentes 2ª. Parte. Lograrte. La construcción de un taller.

Cuaderno de investigación I

Cuaderno de investigación I, SMAEL
1
Autor: 
Descripción: 

Grupo logoterapeútico de VIH y SIDA. Taller para padres de hijos con Síndrome de Down. Prevención del alcoholismo en adolescentes. Aplicación de la Logoterapia en centros comunitarios a un nivel socio económico bajo en el estado de México. Tener, ser y sentido de vida.

Diez voces y un rostro

Diez voces y un rostro, SMAEL
10
Autor: 
Descripción: 

Homenaje a Viktor Frankl

Logoterapia. Libro de Texto

Logoterapia. Libro de Texto, Elisabeth Lukas
1
Autor: 
Descripción: 

Psicoterapia Centrada en el Sentido