Skip directly to content

Maurilio García González

La Logoterapia, una forma de aliviar las cargas religiosas

 

Todos los seres humanos en algún momento de nuestra vida nos hemos hecho una simple y a la vez complicada pregunta,  ¿PORQUE A MI?, cuestionamiento sumamente difícil de dilucidar, ya sea por la ligereza o la seriedad con la que nos la hacemos, dependiendo siempre del momento o circunstancia de nuestra vida, esa vida que se ve envuelta en un sin numero de obstáculos, logros, fracasos, encuentros,  reconciliaciones, perdidas etc.

Alguna vez hemos sentido una piedra en el zapato, y pensamos de qué manera la podemos extraer, y estando en una situación tan sencilla nos complicamos la existencia preguntándonos si existe una solución o no, en realidad nos encontramos en un laberinto sin salida.

El ser humano en ocasiones convierte su vida   en un laberinto donde El, es el ratón experimental, con el cual se realizaran un sinfín de diagnósticos y pruebas hasta llegar a una solución, que siempre será la menos dolorosa o triste, según sean las circunstancias, por lo que siempre hay que tomar el mal menor, como una alternativa ya que solo así podremos encontrar los efectos causales que la provocaron.

Y es precisamente en ese momento de nuestras vidas que comienza aparecer la incredulidad con la que convivimos a casi a diario y sin mas emprendemos el largo peregrinar de nuestro propio viacrusis.

La cuestión primordial es ¿EN QUE MOMENTO UN SER HUMANO EMPIEZA A CARGAR BULTOS QUE NO LE CORRESPONDEN? O ¿COMO ES QUE LOS SERES HUMANOS EMPIEZAN A SOPORTAR LAS CARGAS AJENAS?

Hagamos un análisis retrospectivo de la vida, enfocándonos en las experiencias, en nuestros entornos, en los niveles sociales, en los económicos, en los religiosos etc.… con lo cual tratare de explicar lo que en realidad es una carga propia o ajena que no debo de cargar.

ALBERT EINSTEN, dijo muy atinadamente que “El ser humano descubre su religión o sea a su Dios, cuando logra contestarse la pregunta ¿CUAL ES EL SENTIDO DE LA VIDA?

Pregunta a la que en algún momento de la vida, espero, nos hallamos hecho con verdadera conciencia, tratando de encontrar la respuesta correcta a nuestras aspiraciones en la vida. Y en realidad ¿Cual es ese sentido de la vida?, aquel sentido por el que nos mantenemos vivos y luchamos a diario por salir adelante, para que en algún momento nos topemos con la plenitud. 

La búsqueda del sentido en el hombre ha sido analizada desde casi todos los puntos de vista que pudiéramos imaginar, partiendo de la nuestra propia. La vida es como bien lo manifestaba el padre de la logó terapia Víctor E. Frankl,  es un campo de concentración en el que se adolece, se pena y se muere, y en base al maravilloso mundo de la logó terapia se transforma por sobrevivo, aprehendo y sirvo, en base a los principios fundamentales de la conciencia humana, la conexión con lo mas sublime y excitante, con lo que el hombre se puede encontrar en algún momento de su vida con sus necesidades ontológicas, donde se une el espíritu con la razón.

El hombre que es guiado solo por sus instintos básicos, ya que en las situaciones mas extremas el ser humano siempre se ve impulsado por sus emociones antes que por su razón y mucho menos por sus sentimientos que en este caso concreto seria el corazón, es por esa razón tan intrépida que nos envuelve en la obsesión de culpar siempre a nuestro destino de nuestros errores o fracasos y no así de los logro o triunfos obtenidos.  Y solo bastaría con recordar todas y cada una de las decisiones importantes que hemos tomado en nuestras vidas para darnos cuenta ya que esas decisiones  siempre las decidimos con un simple examen de conciencia al preguntarle a nuestro corazón si lo que vamos a decidir vale la pena o no. Situación por la cual en esas decisiones nunca nos equivocamos ya sea que hayan sido para bien o no.

Y para no estructurar este pensamiento en una sola corriente religiosa o doctrina, basare mis argumentos en, que por principio natural todos creemos e un Dios.

O mejor dicho en un ser supremo, al  cual veneramos., todas y cada una de las cargas religiosas que traemos arrastrando, ya sea por cuenta propia o por lo que la mayoría de las veces nuestros padres o nuestra cultura nos son impuestas. La gran mayoría de los seres humanos en especial las sociedades católicas latinoamericanas, construyen los pilares fundamentales de la vida de los seres humanos a su cargo, en la guía ciega de su religión, por lo que convierten su vida en un deber hacer y no en un querer ser, y con esto no intento decir que los aspectos religiosos contravengan al desarrollo esencial de los seres humanos ya que estaría cayendo en un error gravísimo. Sino por el contrario el esclarecer de una manera mas practica las relaciones incomodas con las que todos los seres humanos nos encontramos a través de nuestras vidas, por ejemplo; el matrimonio por costumbre familiar, procrear hijos por mandato divino “los que dios me de”, estudiar cierta profesión, el desconocimiento de tus propias aspiraciones por no ver mas allá de lo que has aprendido y me refiero a un aprendizaje encausado o mejor dicho encaminado a una cierta forma de vida basada en nuestra educación religiosa.

Pero en fin, las limitaciones tempraneras con las que nos encontramos a en nuestra niñez, son las impuestas por las costumbres tan preciadas para nuestra familia, y que en ocasiones extremas  nos las han cuestionado sobre si nos satisfacen, nos agradan, o si simplemente le encontramos algo significativo a cierta actividad realizada por la familia y que se ha vuelto costumbre.

Dentro de las cargas religiosas o doctrinarias, encontramos las relacionadas con nuestra conciencia, que a consideración personal, me refiero a lo que se supone que esta bien o mal, en lo que hacemos, pensamos, o decimos, y dijo se supone por que a través de nuestra mi vida, me he cerciorado de que cada ser humano tiene un concepto diferente y mas aun un alcance diferente  de lo que es el BIEN Y EL MAL.  A diferencia de lo que se refiere a bueno o malo puesto que en ese rubro he encontrado una similitud de convivencia enorme con los mismos seres humanos con los que me he topado a lo largo de mi vida, pero lo que si es de resaltar es la gran disposición de análisis sobre lo bueno y lo malo pero no así sobre el bien y el mal. Y me atrevería a decir que es por que en lo que se refiere a el análisis sobre el bien y el mal, siempre va estar implícita la conciencia y no así en lo referente a lo bueno y lo malo, ya que estos se debaten de una manera mas espontánea y segura ya que solo involucramos la razón, los gustos y las emociones. Al menos por experiencia propia, en relación a este tipo de análisis con un grupo de personas es como se ha resumido.

Al fin y al cabo después de ayer que hay, sino solo el presente enloquecedor de la vida diaria, en el cual nos mantenemos a flote a pesar de todas las ventajas y a pesar de todos los pesares, y me refiero a estas dos condicionantes ya que de eso depende el contestarle a la vida propia, con un si o un no, cuestión bien argumentada por nosotros mismos en algún momento de nuestra vida, como muchos de ustedes yo también he aprehendido algo importante sobre la Fe, y es que el ser humano la tiene o no, y nunca se puede perder si es que la tienes y mucho menos obtenerla si nunca la has tenido. Mas sin embargo existen posibilidades innatas a nosotros mismos como lo es el de cambiar paradigmas y porque no volver a nacer en vida. Lo mas importante en el sendero de la vida es para mi ha sido el de no detenerse sin importar las circunstancias o adversidades, y no se diga de los errores cometidos y de los fracasos  constantes con los que nos topamos, ya que podrás hacer mil acciones buenas pero una mala bastara para que las miles sean olvidadas, no te preocupes, la vida es así, yo siempre he dicho que la vida es una broma pero una broma muy pesada, donde el que se ríe se lleva y el que se lleva se aguanta, bueno pues la vida así es ni mas ni menos, en ocasiones nos pega duro y en otras nos sonríe, lo bueno de todo esto es aprender a llevarla con delicadeza y responsabilidad ya que sino se nos ira de las manos. Al final de nuestro DIA es natural la reflexión de nuestro vivir, y esporádicamente nos damos cuenta de lo importante que significa el reflexionar sobre las situaciones que no nos corresponden o las cargas que nos han sido impuestas o que inconcientemente hacemos nuestras, por aquella incapacidad tan grande que tiene el ser humano de no poder decir NO, ante una solicitud de ayuda o de consejo o de lo que sea, donde aprendimos a no poder decir no, sino sabemos o no podemos encontrar una respuesta adecuada echémosle un vistazo a nuestra educación religiosa o doctrinaria para ver si podemos encontrar una respuesta que nos ayude a dilucidar este problema, y probablemente nos encontremos con algunas costumbres o imposiciones doctrinarias, mis queridos lectores saber decir “NO”, no es una cuestión de poder sino de voluntad de voluntad de sentido, por lo que como primer camino para descubrir mi enorme duda, será cuestionándome que tanta voluntad tengo o si la tengo y si no donde la perdí o ¿porque?, las cargas religiosas vienen a representar en nuestros días mas que una cuestión de fe o de obediencia o de costumbre, un obstáculo en el desarrollo emocional de los seres humanos, aprendamos a entender nuestra religión desde una realidad actual y desde el punto de vista del querer hacer no del deber hacer, lo importante no es llevar mi vida sin faltarle a los mandamientos doctrinarios sino desenvolver  y mostrar mis potencialidades al mundo, siempre bajo una conciencia del bien y de lo bueno, y es así como podremos compaginar con las deidades y mandamientos doctrinarios sin sentirnos mal.

Cuantas almas deambulan por los templos de la cocina, de las oficinas, de las escuelas, en la muchedumbre, en los aposentos religiosos, sin rumbo y  sin sentido o con mucho rumbo pero sin sentido, cuando el ser humano se da cuenta de su primera carga religiosa, es cuando descubre que es un ser inferior y no sabe porque, ya que difícilmente nos lo explicaron en algún momento de nuestra niñez y si lo hicieron no creo que lo hayamos podido entender, ya que la inferioridad a que me refiero es aquella con la que siempre me compararon en razón del bien y el mal ,Dios y el demonio, lo que nunca entendí fue esa superioridad de ambos, lo que si me quedaba claro es que yo era inferior, primer enfrentamiento con el que convivimos en relación a nuestra seguridad en nosotros mismos y los limites ya preestablecidos mas no conocidos y mucho menos comprendidos, pero para no enredar el asunto lo diré de manera mas clara, ¿Por qué debemos enfrentar la superioridad del bien y el mal en un momento tan lleno de genialidad y magia como lo es la niñez?, bueno pues hoy en día reflexiono sobre el particular y me doy cuenta que solo el sentirnos inferiores, a tan alto grado de superioridad y perfección y/o maldición, nos ubica en el terreno de lo necesario, mas no de lo indispensable como en muchos momentos de nuestras vidas nos ubicamos, es decir en este momento de mi vida si pudiera existir una carga religiosa con la cual convivo es la de la humildad, ya que esa es la única forma que he encontrado para satisfacer el equilibrio de poder de mi ego y mi soberbia, que difícilmente se le puede combatir en situaciones normales de vida, recordemos que la Fe es la conexión mas sublime que tiene el ser humano para conectarse con su conciencia y con la divinidad, es decir el puente que se construye entre lo terrenal y lo desconocido que a fin de cuentas es lo único en lo que creemos verdaderamente y sin tapujos, o mejor dicho sin confrontación.

El hombre ha encontrado  a través de su historia  que la mejor forma de vivir en armonía es cuando logra desapegarse de lo banal y lucha constantemente por sus ideales, ya que cuando el ser humano se encuentra con el ¿para que? de su actuar y pensar soporta casi cualquier como. Cuando nos encontramos con el verdadero sentido de nuestras vidas, nuestra misión, aquel momento en el que nos respondemos el ¿Por qué?, ¿A que? y ¿para que?. Hemos venido a este mundo a ocupar un lugar en el espacio del aquí y el ahora. Créanme que son cuestionamientos  difíciles de respondernos ya que implica un sacrificio  de tiempo para nosotros que pocas veces nos damos, refiriéndome a esa soledad que tanto disfrutamos cuando lo hacemos conscientemente y no, el de acostumbrarnos o confundir la soledad acompañada con la que muchos hemos vivido en algún momento de nuestras vidas, que por cierto esta es una de las cargas mas difíciles de descubrir dado que se entrelaza con la costumbre de vida y la confundimos muy a menudo.

En  algún momento de nuestras vidas hemos reaccionado ante la impotencia de la naturaleza y mas aun sobre las cuestiones biológicas de los seres humanos,  cuando algún órgano falla o se deteriora, y esta impotencia nos lleva a solicitarle a nuestro Dios un milagro, pero por ahí algún día leí que para que exista un milagro primero se necesita crear un imposible, a lo que difícilmente el ser humano por naturaleza propia lo deja llegar ya que a diario luchamos de manera sobrenatural por elevar nuestra calidad de vida y aun mas al luchar contra las adversidades y obstáculos que la vida misma nos regala, y por que digo nos regala pues porque es de la única forma de conseguir experiencia y madurez a lo largo de nuestro caminar por el sendero sinuoso de la vida, recuerden que la vida es una broma… e irónicamente la vida es tal cual como se comporta, en ocasiones se ríe y en ocasiones se lleva y viceversa, solo hagamos un examen o análisis de nuestro pasar por esta vida para contestar esta aseveración, y tal vez encuentren la idea clara de lo que es esta comparación tan popular de la vida. Así mismo el ser humano cuenta con algo sublime que es la libertad, don que de forma natural se nos otorga, el problema es que cuando el hombre se encuentra con la libertad no sabe que hacer con ella, y no quisiera referirme a la de transito, sino a las de pensamiento, creatividad, sentido, decisión y la mas importante para mi la de decir No, ya que es la forma en la que el ser humano exterioriza su carácter que tan a menudo lo tenemos bajo las sombras del interés y el que dirán.

El hombre será mas religioso en la medida que se mas libre, o mejor aun cuando aprenda a disfrutar de su libertad. Ya que dentro de cada uno de nosotros persiste una libertad individual que nos permite disfrutar de nuestra existencia por más difícil o cruel que esta pueda ser, la libertad interior nos permite gozar por un instante de nuestra genialidad como seres humanos, ya que en cuanto más consientes vivamos mas nosotros seremos.

La religión forma parte esencial en nuestro desarrollo individual desde el punto de vista de creencia, ya que hasta los ateos creen en sus razonamientos y forma de vida apartada de lo religioso o doctrinario, aunque estos no soportan una  carga teológicamente hablando, pero si la soportan de una manera silenciosa y apartada.

Hablar de religión es muy complicado y un paseo demasiado delicado ya que se tocan las fibras mas preciadas en los seres humanos, pero a la vez es imposible no hablar de ella ya que durante el pasar de la historia humana la religión a estado ligada de forma profunda a las acciones, pensamientos, sentimientos.  Que seria del hombre si no creyera, si no tuviera religión, alguna vez nos hemos cuestionado esto, creo que estaríamos en estado de total indefensión como lo dirían los abogados. Ya que un ser humano sin religión es un hombre sin rumbo y sin sentido,  un hombre que le diría no a la vida a pesar de todas las ventajas.

Las cargas religiosas nos sitúan en el terreno de lo real, de la realidad misma de nuestra vida diaria,  en la que debemos encontrar las respuestas concretas de nuestro actuar, de nuestra conciencia. De la conexión con lo espiritual  ya que cuanto mas religioso sea el hombre, mas fácil se encontrara con el entendimiento sus  semejantes, aquellos que le dicen no a la vida, aquellos que no quieren seguir adelante porque supuestamente han perdido la Fe, pero recordemos que la  Fe no se pierde se tiene o no,  y mayor será nuestra Fe, cuando esta se vea fortalecida por los obstáculos y pruebas que la vida nos impone en cada momento de nuestro existir.

Una de las cargas religiosas mas comunes, es la que el hombre enfrenta con su propia conciencia, la cual nos genera un sin numero de acertijos acerca de lo que debemos o no hacer, y que sin embargo siempre o casi siempre se ve relegada por nuestras emociones, que tan diferente seria si en lugar de haber tomado tantas decisiones a través de nuestra vida en base a lo emocional, aquello que nace en el estomago, y hoy las pudiéramos cambiarles la perspectiva desde el punto de vista de la conciencia, haga un análisis que seria de diferente, les aseguro que encontraran muchas diferencias, pero no se preocupen que también hoy es momento para empezar a tomar decisiones de forma conciente. Y créanlo será una buena experiencia que querrán repetir a menudo.

Otra carga religiosa por demás pesada es aquella con la que convivimos a diario    y se le denomina costumbre, algo que se repite de una manera constante y en aumento, la forma de vida basada en los principios religiosos en que la mayoría de los practicantes rara vez se han detenido a analizarlos de una manera conciente, simple y sencillamente hagamos un recuento de todo aquello que hemos realizado a través de nuestra vida en relación a las costumbres religiosas,  se me ocurre, habernos casado o la de no podernos divorciar por nuestra creencia que el matrimonio como lo estipulan las leyes religiosas es para toda la vida, etc…. Ya que para muchos lo mas probable seria acentuar que la felicidad no se basa en un papel o en un dogma religiosos si no simplemente en la convivencia respetuosa y movida por el sentimiento, aseveración meramente particular, que probablemente le pueda ser útil en cuanto a la reflexión de su vivir.

Un Hombre sin religión es un Hombre sin espíritu, y un Hombre sin espíritu es un Hombre sin conciencia y un Hombre sin conciencia es un ser humano sin rumbo, alguien que ha dejado  a la suerte su vivir. Habrá que mantener la cuestión religiosa en una forma creíble, pensando y actuando de igual manera para que las cargas desaparezcan, no hay que olvidar que cuando un problema te abruma es que no es tuyo y cuando una responsabilidad te agobia es que no te pertenece, es tan cierto que solo debemos de analizar nuestros problemas y responsabilidades para clasificarlos, en aquellos que de antemano sabemos que si los podemos resolver de una u otra manera y las que no, ya que están fuera de nuestro alcance por el simple hecho de que no son nuestras aunque lo que mas queramos sea el de resolverlas.

No olvidemos que la dignidad del hombre se basa en su libertad, aseveración que han hecho muchos pensadores a través de la historia, y esta libertad es tal que al ser humano le permite reaccionar en forma negativa a sus propias creencias y doctrinas contestando con un No a su propio Dios. Ya que la respuesta mas sencilla es esa, toda vez que nos permite encubrirnos de nuestra propia realidad de vida y de conciencia, y si no pues solo hagamos una prueba de la congruencia con la que nos desarrollamos a diario, en relación a lo que sentimos pensamos y decimos o expresamos a nuestros semejantes y nosotros mismos, y aquí me surge una pregunta; ¿CUENDO ERES MAS CONGRUENTE?, cuando se trata de ti o de tus semejantes, cuando existe un interés o una caridad.  ¿Por qué  debemos de cargar con la presión de nuestra propia congruencia religiosa que esta basada en los dogmas y creencias, si al final de cuentas esa presión es la que nos aniquila?  Y de una manera más que silenciosa ya que somos nosotros mismos los que nos escondemos de nuestra propia realidad, al creer que nuestro actuar pronto lo corregiremos y no pasara nada, sin embargo nunca lo hacemos y repetimos una y otra vez las mismas acciones incongruentes. Alguna vez no te has sentido el todopoderoso el perfecto el que puede solucionar todo y donde los demás no saben nada, si alguna vez has pasado por esto entonces sabes de antemano lo que aquí manifiesto. Recordemos que solo la humildad nos llevara a encontrar una verdadera plenitud y conciencia de vida, aunque de antemano se que muchos no estarán de acuerdo, solo que no conozco el porque. Y con esto no trato de imponer el correcto  o único actuar en la vida sino el que por experiencia me ha llevado a este conocimiento que me ha dado la logóterapia. No tratemos de confundir la humildad con las injusticias que se nos han presentado en nuestro andar ya que seria muy fácil destruirla, simple y sencillamente porque un incendio pequeño ante una gran tormenta se apaga muy fácil, pero un gran incendio, con una gran tormenta  se intensifica, al igual que la Fe,  Razón por la cual una gran Fe, se ve aumentada cada vez que es puesta a prueba y esta domina a la impaciencia, a la impotencia, al fracaso, a la desilusión, a las perdidas etc…

La forma en que el ser humano se va descubriendo sus cargas religiosas es a través de su propia conciencia o inconciencia de sus propios actos, de su voluntad de sentido, ya que cuantos de nosotros acudimos algún momento de nuestras vidas a el centro religioso por puro compromiso u obligación, y mas aun  por sentirnos libres de culpa o por el que dirán, no hagamos de nuestra vida una mera obligación, vivamos nuestra vida de una forma conciente y feliz, ya que por el simple hecho de estar vivos lo somos, ya que; “LA PEOR TRISTEZA DEL HOMBRE ES BUSCAR LA FELICIDAD, SIN DARSE CUENTA QUE YA ES FELIZ.” No desperdiciemos el tiempo en buscar lo que ya tenemos, empecemos por disfrutarlo.

En el hombre existe solo una cosa que lo hace mas humano o verdaderamente humano y eso es su espiritualidad, la cual crece a medida que nosotros nos vamos desarrollando y se va fortaleciendo cada día mas dependiendo de la conciencia que tengamos de nuestra propia Fe, no distraigamos la atención de lo verdadero de lo que creemos aquello que no tiene discusión en nuestra vida, como lo son nuestros valores y principios, que aunque en ocasiones son ensombrecidos por la soberbia y el egoísmo siempre al final aparece la luz de la congruencia, ya sea cuando acertamos o cuando nos equivocamos pero al final siempre aparece, así es que la estructura de nuestra esencia no se resquebraja sino que solo se ve atacada y disminuida por nuestros propios ataques de pánico a los que nos enfrentamos en la vida, las cargas religiosas así se ven aumentadas, cuando el pánico escénico de la costumbre nos delata ante la realidad de los reflectores sociales y religiosos y nos hace comportarnos de acuerdo a la circunstancia y el interés de nuestra conciencia ya que el ser espiritual no es que nos haga mas o menos religiosos, sino simplemente es lo que mas humanos nos hace, y ser humano significa ser mas humilde mas conciente mas pleno y por consecuencia mas feliz.  Ya que al paso de nuestra existencia nos cuestionamos una y otra vez que como le he mencionado ya anteriormente en relación a ¿cual es el sentido de la vida?, pero lo que no alcanzamos a percibir o dimensionar, es que la vida es la que no  se cansa de cuestionarnos sobre el particular y nosotros somos los que le debemos responder y no a la inversa, puesto que la vida misma es la que nos pone los obstáculos en el camino y no nosotros a la vida en si. La naturaleza, se ha encargado de hacer sus manifestaciones a lo largo de la existencia de la humanidad y nos ha enseñado que la religiosidad del Hombre es lo que lo ha mantenido de pie, hasta nuestros días y no el Hombre a la religiosidad, ya que el hombre es el único que se ha creado deidades en todas sus formas y manifestaciones, con el único razonamiento basado en el temor. ¿Y temor a que? o ¿hacia que?, pues simple y sencillamente al Hombre en si, si alguna forma a existido de controlar a las masas a sido la religión, y es ese control el que nos a aniquilado hasta el punto de tener que enmascarar nuestra verdadera esencia a través de la religión, cargando con costumbres y reglas que en ocasiones son totalmente incomprensibles para nosotros, y no con esto quiero intuir un ataque a la cuestión religiosa sino mas bien el de reflexionar y analizar sobre nuestras cargas y obligaciones doctrinarias o religiosas. Es simplemente hacer conciencia de lo que en realidad me interesa. Y lo que me interesa lo logro comprender de una manera conciente y verdadera y eso me convertirá en mejor oveja o pastor, solo hay que darle tiempo al tiempo y aun mas, tiempo a nuestra soledad, soledad de reflexión y análisis de nuestro actuar, sentir y pensar.

Así habremos de dar a nuestros semejantes la libertad espiritual de decisión de una manera sencilla y excepcional con el ejemplo mismo de nuestro actuar ante los demás. ¿Y porque ante los demás? bueno pues en la manera en la que nos proyectamos es la forma en la que verdaderamente nos reflejamos y nos damos cuenta de nuestro actuar. Y será necesario hacer una simple observación dentro de nuestro circulo mas cercano para darnos cuenta, haciendo una reflexión y no una critica de la verdadera esencia de nuestros seres queridos que de por si ya conocemos. Y la verdad es que no nos equivocaremos al hacer esta pequeña prueba, que a decir mejor será de enseñanza. Las cargas religiosas nos dan la pauta de reconocer nuestros verdaderos enigmas sobre la capacidad de actuar ante las adversidades y la manifestación de nuestras decisiones.

La manera en que nuestra Fe se ve aumentada o diminuida, es como nos percataremos de lo cuidadosos que somos o no para darle una solución correcta a nuestras adversidades ya sea par bien o para mal, descubrir nuestros propios alcances nos permite valorar nuestra felicidad, desde un punto de vista de plenitud, no de placer o de gozo, sino que aun mas allá de nuestra propia idealización de lo que la felicidad es, un estado natural del Hombre que es inherente al El, y que lo va descubriendo poco a poco al dimensionar su realidad de vida, así como lo fue el aprehender a respirar a comer por si solo a gatear a caminar, nuestra primera palabra etc. Alguna vez te has cuestionado de que forma o en donde nace la felicidad dentro de ti, y yo te diría que nace en la trilogía de la congruencia, en ocasiones la sentimos en el estomago o sea las emociones, en otras ocasiones la sentimos en el corazón o sea los sentimientos, y por ultimo en el pensamiento o sea la razón,  y porque no realizas un análisis sobre la vez que ha sido mas plena esa felicidad. Ya que tal vez descubras que en ocasiones esa felicidad no es tan plena o lo contrario si lo es, y esta plenitud nos da la correcta apreciación de nuestra realidad de vida, solo siendo y viviendo pleno podré descubrir la dimensión de mis cargas religiosas ya que a través del espíritu es como me veo iluminado.

Las cargas religiosas nos manifiestan en parte, frustraciones de nuestra personalidad ya que existen una cantidad enorme de cosas que no realizamos por un temor infundado, y que gracias a la costumbre religiosa impuesta por nuestros seres queridos desde que nacemos las llegamos a ver como obligaciones y no como una fuente de armonía y tranquilidad a nuestros corazones.

Solo hay que recordar que la ilación que tenemos que darle a nuestras cargas religiosas es la de hacer conciencia plena de nuestro presente, haciendo un análisis existencial de nuestro hoy y ahora, para poder vernos reflejados en todo aquello  que nos obstaculiza para sentirnos plenos en relación a lo que traemos cargando y no nos corresponde, lo cual será un cometido sencillo en razón del maravilloso mundo de la logo terapia.