Skip directly to content

María Cecilia Tena Garduño

La logoterapia como herramienta motivacional en futbolistas profesionales

El deporte y especialmente el fútbol es uno de los aspectos característicos de nuestra civilización, formando parte de la cotidianidad, en radio, televisión periódicos y conversaciones “el deporte se ha convertido en un rico y apasionante aspecto de nuestra sociedad digno de ser estudiado desde perspectivas educativas, económicas, sociológicas, políticas, biológicas y psicológica” (Joan Riera citado por la RDU.)
Baste mencionar que en cien años, la FIFA es una ONG con más miembros que la misma ONU y con ingresos cercanos a los del petróleo a nivel mundial (Roffé, citado en RDU)

INTRODUCCIÓN
La mayoría de las investigaciones que se hacen en SMAEL se refieren a “situaciones límite”, esto me parece muy loable, ya que tiene que ver con el dolor humano y la forma de enfrentarlo. Con una inquietud diferente, a mí me ha llamado la atención reflexionar sobre el lado opuesto: cómo puede la logoterapia ser una herramienta motivacional en futbolistas profesionales.
La logoterapia es una psicoterapia que privilegia la dimensión espiritual de la persona; al desplegarse ésta, el Hombre puede levantarse ante cualquier situación por difícil y angustiosa que parezca, como fue la experiencia de Frankl (creador de la logoterapia), en los campos de concentración. Es una psicoterapia sencilla, clara, cotidiana y al mismo tiempo muy profunda. Al escoger el tema del presente trabajo de investigación, me preguntaba qué tanto puede influir la logoterapia en un mundo aparentemente superficial y carente de sentido como lo es el del futbol profesional; en un ambiente de abundancia, ¿puede penetrar en este terreno la dimensión espiritual?
Lo que me atrae de esta investigación es poder establecer: si el jugador de antaño estaba más comprometido y más motivado que el actual, ya que anteriormente las percepciones económicas de éstos eran más bajas y me parecería que quizá esto permitía que encontraran más sentido en el desempeño de su actividad. Si así fuera, a qué se deben estos cambios, qué actitudes y valores han mediado en éstos. Por otra parte, también es de mi interés conocer hasta qué punto la logoterapia, esta psicoterapia espiritual, puede coadyuvar a un máximo rendimiento en un ambiente que; si bien puede ser superficial, también puede llegar a ser espiritual, ya que a través de él se pueden desarrollar muchos valores, quien vive sus valores vive con sentido y desde ahí, hacen que se juegue “con el corazón”, desde la propia esencia tanto del deporte, como del deportista.
Como cité antes, la logoterapia es muy utilizada, está comprobada y es indicada en “situaciones límite”, es decir, cuando la persona ha perdido el rumbo o la luz para salir de un determinado problema, cuando se siente realmente “derrotada”. Sin embargo, yo me pregunto y es éste el propósito de mi investigación: ¿qué cabida tiene la logoterapia cuando todo está bien como suele sucederle a un futbolista que está “en los cuernos de la luna”?, cuando tiene salud, juventud, fama, éxito profesional, fortuna, todos estos “valores” que, en apariencia, la sociedad actual nos presenta como los más importantes y dignos de alcanzar. Y este mismo interrogante me lo planteo de manera más general, con los jóvenes de cualquier profesión, muchos de ellos carentes de compromiso y de sentido.
Toda mi vida he estado sumergida en el fútbol y muchas veces me he preguntado: ¿qué es lo que realmente motiva a un jugador a dar el 100 % en cada partido y a ser constante?, ¿por qué unos se mantienen en un alto nivel por mucho tiempo y otros se vienen abajo recién empiezan?, ¿será la motivación?, ¿cuánto influye la personalidad?, ¿podrá la logoterapia ser una herramienta motivacional?, ¿podrá ser la logoterapia una “técnica motivacional”, mejor que las existentes? Antes, no me había planteado la posibilidad de que la logoterapia pudiese ser una técnica motivacional para deportistas…con esta investigación pretendo saberlo.
Reitero, las conclusiones relativas a este trabajo se podrían ampliar a otros campos no sólo deportivos, sino también de varias profesiones en las que se viven situaciones semejantes. Pudiendo así, ser éste de gran utilidad.
El presente trabajo de investigación está desarrollado con metodología cualitativa y documental. Se harán entrevistas a jugadores jóvenes que están por ingresar a la primera división y a jugadores retirados, pero que actualmente se encuentran laborando en este mismo ambiente. También se hará una revisión bibliográfica al respecto del fútbol y de la logoterapia.

 

 

 

JUSTIFICACIÓN
La intención de este trabajo es dirigirlo hacia todo público, mi deseo y esperanza es que cualquier persona que se acerque a él y lo lea, pueda percibir lo qué es el fútbol profesional y cómo la logoterapia se puede convertir en una herramienta útil y de apoyo tanto para jugadores como para el personal que integre el cuerpo técnico. Dicho de otra forma, mi intención es que las personas involucradas en el fútbol puedan tener un acercamiento a la logoterapia y que las logoterapeutas puedan entender el “mundo” del fútbol. Y desde esta visión, cualquier persona que lo lea, se lleve una idea general acerca de lo que quise investigar.
El deporte ha ocupado gran parte de mi vida y no precisamente por que yo sea deportista, sino porque crecí entre 6 de ellos y me casé con uno más. Los últimos 35 años los he pasado, específicamente entre futbolistas, pues cuatro de mis hermanos tienen esta profesión. Casi todos los fines de semana, las navidades, las fiestas e incluso los estados de ánimo (¡?!) han estado en función del calendario de fútbol o de los resultados de los partidos. A pesar de que mi existencia ha estado “invadida” de fútbol, éste es un deporte cuyas técnicas y estrategias poco entiendo.
Debido a que toda mi vida ha estado plagada de fútbol, ahora me pregunto: ¿por qué?, ¿qué tiene el fútbol que después de 49 años sigue ahí?...parece que a eso, que yo no entendía, se le llama “pasión”, amor por la profesión…y digo que “yo no entendía”, porque ahora que “tengo” a la logoterapia, empiezo a entender lo que es la pasión o como ya lo dije antes… “el amor por la profesión”. Es por esto que, en este trabajo he querido unir la pasión de mi padre, mis hermanos y mi esposo, con la mía propia; para sí, acercarme más a ellos, puesto que siento que este tan llevado y traído deporte, nos ha distanciado.
Por la pasión con que se juega (el fútbol),
y por el número de aficionados y de países que arrastra,
lo he definido como una “religión laica
con más de dos mil millones de feligreses.”
Fernando Marcos (qepd) comentarista deportivo

Alguna vez percibí a mis hermanos entregándose al máximo como jugadores, y ahora frecuentemente los veo desconcertados por la inconsistencia de los jugadores a quienes entrenan y me he preguntado si la logoterapia podría ayudarlos de alguna manera en subsanar este problema.
Antes de continuar con mi tema, hago un paréntesis para expresar nuevamente, mis consideraciones a todas mis compañeras que han realizado sus trabajos de investigación con temas realmente relevantes, en situaciones de crisis y en sufrimientos extremos. Mi respeto para todas y cada una de ellas por desarrollar en esta ocasión un tema superficial. Considero que también en este terreno, la logoterapia puede dar muchos frutos. Es por esta razón que, finalmente, me decidí por este tema.

“MADRID (AFP) - El presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, consideró este miércoles "excesivo" el traspaso al Real Madrid del portugués Cristiano Ronaldo por la suma récord de 93 millones de euros.
"Lo digo como lo siento, pero el Real Madrid dice que lo va a rentabilizar... En fin, la verdad es que, si el fútbol no tuviera tanta gente que sigue los partidos por las televisiones y que va a los campos, seguramente no veríamos estas cifras", añadió.
"A mí, en principio, no me gusta, pero si pasa es porque tiene una fuerza social evidente", afirmó Zapatero.
El presidente portugués, Anibal Cavaco Silva, también consideró el viernes que la suma pagada por el Real Madrid al Manchester United por Cristiano Ronaldo "supera los límites de lo razonable".
Este traspaso también ha suscitado críticas en el mundo del fútbol, incluidas las del presidente de la UEFA, el francés Michel Platini, que lo calificó de "increíble" en tiempos de crisis.
El presidente de la FIFA, Joseph Blatter, consideró, en cambio, que esta transacción muestra la buena salud del mercado del fútbol. (él lo ve desde otro punto de vista)
Noticias Yahoo, miércoles 17 de julio del 2009

Con esta noticia nos podemos percatar de la importancia del fútbol, siendo que incluso, hombres de Estado hacen abiertamente sus comentarios; así como por las estratosféricas sumas de dinero que actualmente se manejan y son pagadas por la transferencia de un jugador. Evidentemente en “nuestro fútbol”, no hablamos de estas cantidades, pero indudablemente en muchos de los casos, las cantidades retribuidas a los jugadores superan su madurez emocional.
Por otra parte, me parece que esta profesión de futbolista, puede ser un ejemplo de algunas otras profesiones; aunque en este caso, llevada al extremo porque en el futbolista este “éxito económico” llega cuando son demasiado jóvenes; aparentemente, cuando no están suficientemente “estructurados” para conducirse óptimamente dentro de este remolino de éxito y fortuna que muchas veces suele “tragárselo”: entonces me pregunto ¿cómo puede la logoterapia coadyuvar para que los jóvenes profesionistas vivan con más sentido sus vidas y pueden manejar mejor el éxito?
PLANTEAMIENTO DEL PROBLEMA
¿Puede la logoterapia ser una herramienta motivacional para futbolistas profesionales?
OBJETIVO GENERAL.
Investigar si la logoterapia puede ser una herramienta motivacional para futbolistas profesionales.
OBJETIVOS ESPECÍFICOS.
• Conocer las características, desafíos y necesidades del futbol profesional en la actualidad.
• Conocer algunas teorías motivacionales, para poderlas compararlas con la logoterapia y establecer que hay en común entre ellas.
• Transmitir los fundamentos de la logoterapia para poder establecer qué conceptos pueden ser motivacionales para mejorar no sólo el desempeño de un futbolista, sino el que viva su profesión con mayor sentido.
• Conocer qué es lo que motiva y motivaba al jugador, para poder establecer de qué manera es viable la intervención de la logoterapia.

 

 

 

CAPÍTULO 1
Características del fútbol profesional
Para el desarrollo de este capítulo me voy a basar en www.iese.edu.es, (2007), es un portal del Business School de la Universidad de Navarra, un documento de investigación titulado “Características estructurales de un club de futbol profesional de elite”, realizado por Sandalio Gómez y Magdalena Opazo. Todas las citas textuales provienen del mismo artículo. Aunque este documento habla del futbol español, guardando proporciones, es más o menos lo mismo que sucede en México.
Hablar de las características del futbol profesional, nos ayuda a conocer qué es a lo que en realidad se enfrenta el jugador, todo esto orientado hacia la búsqueda de la respuesta a la pregunta del planteamiento del problema, citado en la justificación del presente.
La importancia social del fútbol, se debe al potencial de entretenimiento que representa para la población, así como referencia de “personajes ejemplares” debido a los valores que promueve, desafortunadamente, pocos de ellos positivos. Además de la facilidad de integrar e identificar a aficionados de diversas características socioculturales y económicas y de las fuertes sumas de dinero que se manejan. Esto deriva en que existen una gran variedad de actores, como los son: organismos de gobierno, federaciones, universidades, asociaciones, muchos medios de comunicación, empresas y aficionados; cada uno de los cuales tiene una relación particular con el club, cada una de las cuales crea un interés particular.
De manera que cada vez más, el deporte, el fútbol, se abre a otros productos colaterales que proporcionan la posibilidad de aumentar las fuentes de ingresos estableciendo otras ganancias, más allá del espectáculo deportivo, por los que los clubes pueden liberarse, hasta cierto punto, de la presión única de los resultados, pues cada uno de los diferentes actores, tienen a su vez, diferentes expectativas respecto de dicho evento.
La venta de los derechos a la televisión por la transmisión de los partidos, las empresas que patrocinan estos partidos, la publicad en los estadios, la publicidad que portan los jugadores en sus camisetas, la venta de camisetas y artículos promocionales para expandir la imagen del club a sus fanáticos, han permitido generar mayores ingresos a los clubes (que antaño se sostenían únicamente con los ingresos de las entradas que se generaban el día del partido). De manera que el Club, ya no sólo se dedica a generar fútbol de calidad; sino además, presenta una intensa actividad de mercadotecnia y comercial. Por lo que las instituciones, los clubes, requieren hoy de una estructura formal, con una específica definición de funciones, originando así un proceso de profesionalización.
El proceso de comercialización, ha ido creciendo a la sombra de la profesionalización, y ha afectado de manera definitiva la orientación de las actividades tradicionales que desarrolla un club de fútbol: la venta de los derechos de televisión, los derechos de imagen y el mercado de productos tipo merchandising, y hospitality ha empujado a las organizaciones deportivas a desarrollar estrategias orientadas al marketing y al desarrollo de un área comercial en la entidad (O´brien y Slack, 2004, citados por el documento). (anexo: tabla de ingreso de clubes)
Este proceso de comercialización, produce muchos “distractores” para el jugador; olvidándose de la importancia de su desempeño en la cancha: se enfocará a lo que se dice de él en los medios, dándoles, la mayoría de las veces, más importancia de la que en realidad tienen. Si son “jugadores estrella” se preocuparán por sus contratos de publicidad, por el éxito que pueden tener con las mujeres y en muchos casos hasta los chismes del mundo del espectáculo en que a veces se ven inmersos. Esto además de las ocasiones que el propio club los envía a hacer alguna presentación extradeportiva, usualmente en horarios que coinciden con el entrenamiento.
Así, podemos notar que, los deportes en general, y en especial el futbol, se enfrentan actualmente a condiciones muy distintas de las que se vivían 30 años atrás. Las cantidades de dinero, el número de aficionados (incluyendo otros países), la importancia de las “marcas” que se asocian a los equipos y a los jugadores, y los espacios que a diario se dedican a los deportes, en especial a los equipos de fútbol en los medios de comunicación, reflejan las actuales condiciones en las que se desenvuelve, contribuyendo a crear lo que hoy se vive como una industria.
La alta exigencia de la competencia y la frecuencia con que se desarrolla, requiere que los futbolistas estén muy bien preparados, física y técnicamente, con una dedicación absoluta y total a su profesión; sin embargo, la distracción es amplia. El nivel de los fichajes (dinero que se paga por la compra-venta de los jugadores) y los sueldos, provocan un importante incremento en el nivel de ingresos en este mercado.
Los futbolistas ya no buscan únicamente el resultado deportivo, porque para ellos se ha abierto la posibilidad de explotar comercialmente su valor mediático, como lo es la venta de los derechos de imagen, contratos de patrocinio, venta de camisetas, etc. Como es el caso de Cristiano Ronaldo, que fue trasferido por 132 millones de dólares, a quien se puede “explotar” no sólo su nivel futbolístico, sino también su imagen y todo lo que ella representa.
Se habla de que estén: “altamente preparados física y técnicamente”, pero en ningún momento se menciona la necesidad de un apoyo psicológico que coadyuve a asimilar situaciones actuales y futuras a las que el joven se enfrentará a temprana edad y en poco tiempo, y que en el mayor de los casos no está preparado. De ellas hablaremos más adelante.
De manera que jugar al futbol, por el gusto y la necesidad interior de hacerlo, pueden pasar a segundo y hasta tercer término, debido a la comercialización que de este deporte se tiene. Y esto sobre todo por parte del jugador, que se puede decir, es el producto de esta industria.
Por su parte los aficionados, tampoco buscan sólo el resultado deportivo, que por supuesto lo desean, sino también integrarse en un grupo y acceder a una fuente de identidad, uniéndose así a los “clubes de aficionados” o las “inchadas” del equipo de su predilección. No se trata únicamente de asistir a los encuentros, sino de sentir los colores del club, de llevar la camiseta del equipo, desayunar con el tazón del equipo y todo ello hacerlo con orgullo. Por otra parte, existen aficionados “adictos” a ver y escuchar sobre fútbol, esto en detrimento de un mejor sentido de vida.
Por parte de “los medios de comunicación, que buscan acercar el club, y el evento deportivo en particular, al público aficionado, aprovechando las audiencias de las que goza este deporte para mantener sus tiradas y sus oyentes. Independiente del resultado deportivo o económico, el fútbol siempre genera noticias e información, que es precisamente lo que necesitan los medios de comunicación para mantener contentos a sus anunciantes.” (www.iese.edu.es:4)
Hay tantos programas de deportes, que se dedican casi totalmente al futbol, que en realidad no son objetivos. Exageran cualquier circunstancia intrascendente para generar polémica y así seguir con su gran audiencia. Esto resulta dañino en particular para el futbolista, que de una semana a otra puede pasar de héroe a villano o viceversa, por lo que es difícil que se sienta estable y sepa realmente quién es y cuáles son sus capacidades. En estas situaciones, la compañía de un psicoterapeuta sería esencial, entre otras cosas, para mantenerlo con los pies en la tierra y por la necesidad de encontrar un sentido a su existencia.
Los propietarios, además de resultados deportivos que les permitan seguir con sus aficionados y patrocinadores, buscan gestionar adecuadamente los recursos económicos, de manera que les permita conseguir además de ganancias, un patrimonio que asegure la supervivencia del club y haga posible adquirir buenos jugadores. Sin embargo, en el régimen de trasferencias que se utiliza actualmente (compra-venta de jugadores), los propietarios, argumentando pérdidas, presionan a los jugadores menos destacados aceptar contratos mezquinos:
“Es lamentable que se tenga que llegar a la última hora, porque así el jugador lleva todas las de perder. ¿Por qué? Bueno, porque al final o firman por lo que sea o se quedan parados”. (Orvañanos, citado por Fernández, 2002: 67)
Así, mientras existen jugadores con sueldos sumamente altos, incluso mayores a los del director técnico, algunos de sus compañeros tienen sueldos muy bajos, con los que se rebaja la dignidad de éstos y se genera inconformidad en el “equipo”. Otro problema de algunos jugadores con sueldos muy altos es que se sienten superiores al director técnico, convirtiéndose así en un problema para éste, por la indisciplina que pueden representar.
Los patrocinadores y anunciantes, buscan el resultado deportivo como medio que contribuya a aumentar la masa de aficionados, pues este público es su objetivo y sus posibles clientes.
Años antes, “el único resultado relevante era el deportivo, en tanto los aficionados acudían a los estadios a ver ganar a su equipo; pero en la medida que el crecimiento ha involucrado a un mayor número de actores, se ha sentido la necesidad de profesionalizar su actividad y aprovechar las oportunidades comerciales que se han ido presentando. De esta manera, además del resultado, que sigue siendo el más relevante, para evaluar el desempeño de un club, es necesario también conseguir una cuenta de resultados saneada, una afición fiel y comprometida, y encarnar los valores del deporte en la sociedad.” (www.eise.edu.es:5)
Un club, una institución que se preocupe por el desarrollo integral de sus jugadores, puede obtener mejores resultados y una imagen más “sana”, más “humana” ante los medios y que además puedan proyectar ante la sociedad los valores inherentes al deporte, como pueden ser: la competencia sana, el esfuerzo y la dedicación, la responsabilidad, el compromiso, la disciplina. En fin, el jugador, la persona en sí, podría ser ejemplo para la niñez. De esta forma, algunas instituciones dedicadas al futbol no tienen más mística que la ganancia. Un club “socialmente responsable” sería otra cosa.
Se entiende que es muy difícil buscar un equilibrio entre los intereses de los propietarios y la esencia del deporte y del los deportistas. Se ha estropeado mucho está esencia en perjuicio de la notoriedad económica. Para nosotros como logoterapeutas, es preponderante la importancia que se da a la dignidad del ser humano, a los valores, a la responsabilidad, a la libertad, al significado, a la conciencia, entre otros.
“Desde esta perspectiva, un club de futbol profesional de elite deja de ser una entidad exclusivamente orientada a lo deportivo y, aunque siga siendo la esencia de su actividad. Las condiciones actuales obligan a conseguir un enfoque empresarial sobre las actividades del club, agregando objetivos comerciales, de marketing y comunicaciones, antes sólo presentes en organizaciones del sector productivo o de servicios. Por esta razón, la tradicional mirada sobre los resultados deportivos pone a las entidades deportivas, aún en transición, en la encrucijada entre una orientación deportiva y una empresarial.” (Kase, citado en (www.iese.edu.es:6)
Si el fútbol profesional es cada vez más una industria que un deporte, donde la ganancia es más importante que la persona y ¿cuáles son las consecuencias que esto representa para el jugador?

 

 

 

 

 

CAPÍTULO 2
Algunas Teorías Motivacionales

“El principal recurso de una organización
son sus integrantes”

Esta sección está basada en dos artículos del portal de Internet: www.monografías.com : uno es un estudio de Mazerosky Portillo y otro de Rubén Darío Urdaneta; obtenidos durante enero del 2009.

“La motivación refleja el deseo de una persona de llenar ciertas necesidades. Puesto que la naturaleza y fuerza de las necesidades específicas es una cuestión muy individual, es obvio que no vamos a encontrar ninguna guía ni métodos universales para motivar a la gente” (Gary Dessler, 1979).

Existen muchas teorías de la motivación. Cada teoría de la motivación pretende describir qué son los humanos y qué pueden llegar a ser. Por consiguiente, se puede decir que el contenido de una teoría de la motivación radica en la concepción particular que cada una tenga de la persona.

Un sin número de profesionales observan que las investigaciones sobre la motivación siguen siendo un gran reto para encontrar “la manera ideal” de considerarla.
Teorías sobre la motivación
El llamado modelo tradicional suele estar ligado a Frederick Taylor según el cual, los directores determinan cuál es la forma más eficiente de ejecutar tareas repetitivas y después motivaban a los trabajadores mediante un sistema de incentivos salariales; cuanto más producían los trabajadores, tanto más ganaban. El supuesto básico era que los directores entendían el trabajo mejor que los asalariados, quienes en esencia, eran holgazanes y sólo podían ser motivados mediante dinero. Un legado de este modelo es la costumbre de remunerar a los vendedores por medio de pago de comisiones.
El llamado modelo de las relaciones humanas se suele ligar a Elton Mayo y sus contemporáneos quenes encontraron que el aburrimiento y la repetición de muchas tareas, disminuía la motivación, mientras que los contactos sociales servían para crear motivación y sostenerla. Ellos determinan que los directores pueden motivar a los trabajadores reconociendo sus necesidades sociales y haciendo que se sientan útiles e importantes. En la actualidad, el legado de este modelo serían los buzones de sugerencias, los uniformes de las empresas, los boletines de las organizaciones y la contribución de los empleados en el proceso de evaluación de los resultados.
Douglas Mc Gregor con sus teorías X y Y, escribieron sobre la “superación personal” de los individuos. Esta obra engendró nuevos conceptos en cuanto a la posibilidad de ordenar las relaciones para beneficio de las organizaciones. Además, determina que las personas pretenden obtener algo más que recompensas o placer “al instante”. Mc Gregor presentó otro ángulo del concepto de la “Persona Compleja” distinguió dos hipótesis básicas alternativas sobre las personas y su posición ante el trabajo, estas son las denominadas: Teoría X y Teoría Y.
La “TEORÍA X”, es la posición tradicional, que refleja un estilo de administración estricto, rígido y autocrático que considera a las personas como meros recursos o medios de producción y se limita a hacer que éstas trabajen dentro de ciertos esquemas y estándares previamente planeados y organizados, teniendo en cuenta sólo los objetivos de la organización.
La “TEORÍA Y”, es la posición optimista, esta teoría desarrolla un estilo de administración muy abierto y dinámico, extremadamente democrático, a través del cual administrar es el proceso de crear oportunidades, liberar potencialidad, remover obstáculos, impulsar el crecimiento individual y proporcionar orientación referente a los objetivos. La administración, según la Teoría Y, se caracteriza por los siguientes aspectos:

• La motivación, el potencial de desarrollo, la capacidad de asumir responsabilidades y dirigir el comportamiento hacia los objetivos de la empresa son factores que están presente en las personas. No son creados por la administración, cuya responsabilidad sólo se limita a proporcionar condiciones para que las personas reconozcan y desarrollen por sí mismas tales factores.
• La tarea esencial de la administración es crear condiciones organizacionales y métodos operativos para que las personas puedan alcanzar mejor sus objetivos personales, encaminando sus propios esfuerzos en dirección de los objetivos de la empresa.

La Teoría Y propone un estilo de administración altamente participativo y democrático, basado en valores humanos y sociales.
La teoría de Mc Gregor fue desarrollada desde mediados de los 30’s, aunque su libro “El lado humano de las organizaciones”, fue publicado hasta 1960. Pero desde 1932 (en el marco de la Gran Represión), empezaron a realizarse investigaciones de todo tipo que permitieron concluir que el hombre no sólo se motivaba para el trabajo a través del dinero (como lo propuso Frederick Taylor desde finales de siglo pasado); por el contrario, había toda una cantidad de variables que incidían en él. Inclusive variables que aparentemente nada tenían que ver con el trabajo: como la situación familiar, las expectativas y/o los sueños individuales, etcétera. Desde ese momento se recurrió a las ciencias del comportamiento, que para entonces ya habían adquirido prestigio gracias a los trabajos de Pavlov (1886), Watson (1913) y en especial de Skinner (1930-1950). Comenzaron a aparecer igualmente los trabajos psicológicos sobre motivación, en los que destacaron fundamentalmente los de Abraham Maslow y su jerarquía de necesidades.
La teoría de la jerarquía de las necesidades de Maslow: afirma que las personas están motivadas para satisfacer distintos tipos de necesidades, clasificadas con cierto orden jerárquico.
Maslow concibe esa jerarquía por el hecho de que el hombre es una criatura cuyas necesidades crecen durante su vida. A medida que el hombre satisface sus necesidades básicas, otras más elevadas ocupan el predominio de su comportamiento. De acuerdo con Maslow, las necesidades humanas tienen las siguientes jerarquías:

 

Teoría de los dos factores de la motivación, desarrollada por Herzberg, en la cual se dice que tanto la satisfacción como la insatisfacción laboral derivan de dos series de factores. Por un lado tenemos a los factores higiénicos o de insatisfacción, y por el otro, los motivantes o satisfactores.
Los factores higiénicos son las condiciones que rodean al individuo cuando trabaja; implica las condiciones físicas y ambientales de trabajo, salario, beneficios sociales, las políticas de la empresa, el tipo de supervisión recibida, el clima de las relaciones entre la dirección y los empleados, los reglamentos internos, las oportunidades existentes, etc.
Mientras que los factores motivacionales tienen que ver con el contenido del cargo, las tareas y los deberes relacionados con el cargo en sí; producen un efecto de satisfacción duradera y un aumento de la productividad muy por encima de los niveles normales. El término motivación encierra sentimientos de realización, crecimiento y de reconocimiento profesional, manifiesto en la ejecución de tareas y de actividades que contribuyen un gran desafío y tienen bastante significación para el trabajo. Cuando los factores motivacionales son óptimos, elevan la satisfacción de modo sustancial; cuando son precarios provocan la pérdida de la satisfacción, y se denominan factores de insatisfacción.
En la teoría de la equidad, el factor central para la motivación es la evaluación individual en cuanto a la equidad y la justicia de la recompensa recibida. Según esta teoría las personas están motivadas cuando experimentan satisfacción con lo que reciben de acuerdo con el esfuerzo realizado. Las personas juzgan la equidad de sus recompensas comparándolas con las recompensas que otros reciben.

La teoría del reforzamiento de Skinner, lo refiere como un proceso cíclico que se basa en la ley del efecto; es decir, la idea de que la conducta de los actos pasados de un individuo produce variaciones en los actos futuros y que si tiene consecuencias positivas suele ser repetida, mientras que la conducta que tiene consecuencias negativas tiende a no ser repetida.

Una vez conocidas estas teorías, podría afirmar que el futbolista de antaño estaba motivado por la teoría tradicional de Frederick Taylor en cuanto que se motivaba a los trabajadores mediante un sistema de incentivos salariales; cuanto más producían los trabajadores, tanto más ganaban. Actualmente suele no ser así, muchos jugadores ganan cifras mucho más altas del esfuerzo que realizan y de los resultados que de ellos se obtienen.
Desde mi punto de vista la teoría que más se asemeja a la logoterapia es la “Teoría Y”. Sin embargo, creo que muy pocos eran o siguen existiendo los motivados por algo parecido a esta “Teoría Y”, través de la cual, hay un proceso de crear oportunidades, liberar potencialidad, remover obstáculos, impulsar el crecimiento individual y proporcionar orientación referente a los objetivos.
En esta Teoría Y, en relación con el fútbol, no se logra la tarea esencial de la administración que es, crear las condiciones organizacionales y métodos operativos para que los futbolistas puedan alcanzar mejor sus objetivos personales, encaminando sus propios esfuerzos en dirección de los objetivos de la empresa; ya que pocos clubes de fútbol, operan óptimamente para el beneficio propio, del deporte y de la sociedad.
La teoría de Maslow, es refutada por la logoterapia desde la experiencia de Frankl en el campo de concentración, donde quedó demostrado que el ser humano puede (y debe) hacer uso de sus recursos espirituales, aún cuando no tenga satisfechas las necesidades anteriores, como sucedía en las situaciones límite del “lager”.

 

 

 

 

 

CAPITULO 3
Herramientas de la Logoterapia
Durante el desarrollo de este capítulo intentaré ser lo mas explícita posible, de manera que cualquier persona aunque no sea psicoterapeuta pueda comprender los temas; y al mismo tiempo no perder la esencia de la logoterapia ni interpretar los conceptos que son la base de ésta. Para hacerlo más sencillo usaré el método de preguntas y respuestas
Las palabras que están subrayadas son conceptos esenciales para la logoterapia y que posteriormente serán utilizadas para el análisis de los resultados de las entrevistas con los sujetos de la investigación
¿Qué es la logoterapia?
“Es un método psicoterapéutico… …una terapia orientada o centrada en el sentido…” (Frankl, 2005: 11).
Es un “…modo de pensamiento y una metodología combinados en un proceso, dirigido a capacitar a los clientes a descubrir significado en sus vidas” (Guttmann, citado por Martínez 2005:18). “La logoterapia mira más bien al futuro, es decir, a los cometidos y sentidos que el paciente tiene que realizar en el futuro” (Frankl, 1991).
“Para algunos, la logoterapia, mucho más que un método terapéutico, es una manera del ver el mundo, y se convierte poco a poco para quienes la conocen, en una forma de vida alrededor de la cual todo tiene un significado profundo y vivo.” (www.chasque.net. 2009:1)
Esta forma de psicoterapia, pretende la búsqueda de sentido o significado, no sólo de la vida en general, sino también de las diferentes situaciones a las que el ser humano se enfrenta en el transcurso de ésta. Dicho en otras palabras, la logoterapia busca responder esas eternas preguntas: ¿quién soy?, ¿quién estoy llamado a ser?, ¿qué es lo que la vida me está preguntando a mí, en esta concreta situación?, ¿para qué me tocó vivir este fracaso, esta pérdida?, ¿cuál es el sentido de mi existencia?
¿Quién es su fundador?
Es fundada por Viktor Frankl (austriaco, que vivió de 1905 a 1997). Vivió las dos guerras mundiales y debido a los efectos de la primera, creció en la escasez económica.
Estudió medicina con especialidad en neurología y psiquiatría. Por ese entonces Frankl escribía en torno a las relaciones entre la psicoterapia y la filosofía existencial (ésta sustenta que son los seres humanos, en forma individual, los que crean el significado y la esencia de sus vidas).
Frankl es llevado a campos de concentración nazi, incluidos Auschwitz y Dachau. En ellos mueren sus padres, su esposa embarazada, su hermano y su cuñada, una situación realmente dramática, pero se propuso aprender algo de aquél terrible lugar para después ponerlo al servicio de la humanidad.
Tras su liberación, en 1945, escribió su famoso libro “El hombre en busca de sentido” donde describe sus experiencias como prisionero. “Frankl nunca imaginó que el nombre de este libro estaría inscrito alguna vez en la biblioteca del Congreso en Washington D.C. ¡en la lista de los 10 libros que han cambiado el curso de la humanidad¡” (en www.logoforo.com). En esta obra expone que, incluso en las condiciones más extremas de deshumanización y sufrimiento, el hombre debe encontrar una razón para vivir, basada en su dimensión espiritual.
¿Para qué sirve la logoterapia?
“Contribuye a que el individuo se vea a sí mismo desde una nueva perspectiva, conozca tanto sus limitaciones como sus potencialidades y descubra su sitio en la vida: el modo en que se adapta a la totalidad de la existencia, se relaciona con otras personas, supera sus fracasos y cumple sus tareas.” (Fabry 2003a: 8) Con todo esto, la logoterapia lleva al consultante a tomar su posición ante la vida, ha encontrar sentido en cada situación, aceptando y disfrutando que es él, el responsable, el constructor de su propia vida y de la manera de vivirla.
¿Qué diferencia hay entre otras escuelas psicoterapéuticas y la logoterapia?
Soucek afirma que la logoterapia es considerada la “Tercer Escuela Vienesa de Psicoterapia”; refiriéndose a que “el psicoanálisis” de Sigmund Freud es la primera y la segunda la “psicología individual” de Alfred Adler. Expliquémoslo.
Frankl asienta: “…el psicoanálisis convirtió a la persona en un objeto, al ser humano en una cosa.”(Frankl, 2000: 32). Y continua “…los fenómenos psicológicos se ven reducidos a pulsiones e instintos y por lo tanto, parecen estar totalmente determinados… …el psicoanálisis interpreta al ser humano como un ser esclavo de sus pulsiones” (Frankl, 2000: 34-35). Dicho en otras palabras: El psicoanálisis ve al hombre como un ser determinado, como si éste no fuera capaz de sobreponerse a su pasado, proporcionándose un presente y un futuro más favorables. Como si la afirmación “infancia es destino”, fuera cierta. Además, para el psicoanálisis el motor del hombre es el placer.
La Segunda Escuela Vienesa de Psicoterapia, es la “psicología individual” de Alfred Adler, quien considera que el Hombre se mueve para conseguir un objetivo, como la aspiración de poder, el sentimiento de comunidad y el deseo de valer, lo que identifica como la “voluntad de poder”, es decir, que el motor del ser humano es la búsqueda de poder. El propósito de ésta es el de “ayudar al paciente a superar sus sentimientos de inferioridad, considerados desde la psicología adleriana como uno de los factores patógenos decisivos” (Frankl, 2000:31)
Por su parte, la logoterapia como tercer escuela, se centra en la “autonomía de la existencia espiritual (sin connotación religiosa … …sino más bien con la intención de poner de manifiesto que hablamos de una cuestión referente a fenómenos específicamente humanos. En otras palabras, lo “espiritual” es lo que hay de humano en el hombre)” (Frankl 2000:35).
“…ser responsable (es) el rasgo esencial del ser hombre… …él es quien ha de responder a las preguntas que eventualmente le vaya formulando su propia vida…” (Frankl, 2002:18-19)
También asegura que el hombre tiene una gran necesidad de encontrarle sentido a su propia vida. Pero no es él el que pregunta “¿cuál es el sentido de mi vida?, sino que es a él a quien se le hace esta pregunta, ya que es la vida misma quien se encarga de hacer esta pregunta. Y el hombre tiene que contestarle a la vida con una respuesta que sea su vida misma; tiene que responder siendo responsable; en otras palabras, la respuesta es necesariamente una respuesta-en-acción.” (Frankl, 2000:36)
¿Cuál es la aportación de la logoterapia?
Frankl tiene una posición fundamental el campo de la psicoterapia. Sus planteamientos y su léxico son cotidianos; comúnmente se escucha hablar de libertad, responsabilidad, valores, trascendencia, conciencia, sentido, vacío existencial. Frankl les da un concepto profundo y al fusionarlos con su visión de Hombre (más adelante hablaremos de ella) cosecha mas seguidores, no sólo en el ámbito psicológico, sino también en el filosófico. “No existe una psicoterapia sin una teoría del hombre y una filosofía de vida subyacente” (Frankl, 1988: 21)
Frankl sostiene que el ser humano no está únicamente conformado de cuerpo y mente, sino que también está dotado de espíritu (que nada tiene que ver con religión). Por lo que da una especial relevancia a la dimensión espiritual, sosteniendo que ésta es específicamente humana y esencial. Dada esta dimensión espiritual, el hombre es libre y responsable y por tanto, puede dar a su vida el sentido que él elija. De aquí que declare que el ser humano es un ser tridimensional.
¿Qué es la tridimensionalidad del ser humano?
Para Frankl (1994:64), el ser humano es un todo completo, integrado por tres dimensiones: la física, la psíquica y la espiritual; en esta visión antropología tridimensional, se subraya la dimensión espiritual sin menospreciar u olvidar las otras dos, pues junto con ellas forma la totalidad del ser en una sola unidad.
“Esta subdivisión de la realidad humana es puramente especulativa y busca exclusivamente facilitar la comprensión de la compleja totalidad del “hombre”. No existe una verdadera y propia línea de demarcación entre el nivel psíquico y el espiritual…” (Lukas citada por Martínez 2007: módulo II) lo que afecte a una dimensión, afectará irremediablemente a las otras dos. Así por ejemplo, cuando una persona se siente angustiada por cualquier situación, su estado físico no estará en óptimas condiciones y esto obstaculizará su perspectiva espiritual. Veamos con mayor amplitud cada una de las dimensiones que configuran a la persona.
El nivel biológico o fisiológico se refiere al cuerpo, es el nivel de la vida que el hombre comparte con plantas y animales, donde se desarrollan los procesos vitales electroquímicos y físicos, no existe una gran plasticidad, es decir, un gran espacio de libertad, aunque si una gran regularidad. (Martínez, 2007: mod. II)
El nivel psicológico o sociológico tiene que ver con la psique, es el nivel de la “consciencia de la vida” y el hombre lo comparte con los animales. En este nivel encontramos sensaciones, sentimientos, percepciones, reacciones instintivas y condicionadas. Existe mayor espacio de libertad y menor regularidad, debido a que la sustancia de los procesos psíquicos no sólo es invisible y debe ser medida y valorada mediante proyecciones y manifestaciones en un espacio de subjetividad. No obstante se han descubierto correlaciones de dependencia y de causa-efecto que nos permiten hoy hacer previsiones a propósito de determinados procesos psíquicos. La investigación empírica en psicología es mucho más difícil que en biología y sus tesis son, en consecuencia, más discutibles” (Martínez, 2007: mod. II)
El nivel espiritual, también conocido como noético, es el espacio de la “voluntad”, el espíritu e intelecto, exclusivo del ser humano; es el nivel más interno y superior del ser humano: el pensamiento, la planificación consciente, la libre decisión, el tomar posición, la intencionalidad, la creatividad, el amor, la libertad, la responsabilidad, la conciencia de la identidad y de las capacidades personales y, más aún, el reconocimiento de la posibilidad de sentido de vida. (Martínez, 2007: mod. II)
Como ya mencionamos, “lo espiritual” es lo exclusivo del humano, por lo tanto, la libertad es prerrogativa sólo del hombre y le permite tomar posición frente a las circunstancias y desafiar sus condicionamientos y limitaciones.
Si pudiéramos graficar esta visión antropológica tridimensional de Frankl, lo haríamos de la siguiente manera:

 

Lo “humano” sólo se puede descubrir a la luz de la totalidad de la persona, donde la dimensión espiritual junto con las otras dos, constituyen una sola unidad, un todo; y aunque a la espiritualidad se le confiere preponderancia, Frankl enfatiza que esta preponderancia no significa una degradación del cuerpo o de la psique.
¿Qué es el hombre para Frankl?
Si comprendemos quién es el hombre para Frankl (1988:21), comprendemos más fácilmente qué es la logoterapia y a qué nos compromete. La antropovisión integral, es esencial en el tratamiento terapéutico. Las técnicas y los métodos no son tan importantes como la concepción del hombre que subyace y sustenta la terapia.
La síntesis de esta antropología, la presenta el propio Frankl en su libro “La voluntad de sentido” en el capítulo: “diez tesis sobre la persona”. (Frankl, 1994: 106-115)
Algunas características de la persona son expuestas al hacer referencia a lo espiritual, no queriendo decir con ello que la persona sea sólo espiritual, aunque lo espiritual sea la dimensión específica de la persona:
1. “La persona es un individuo. La persona es algo que no admite partición, no se puede subdividir, escindir, porque es una unidad” (Frankl, 1994: 106)
2. “La persona no es sólo un in-dividuum, sino también in-summabile; quiero decir que no solamente no se puede partir sino tampoco se puede agregar, y esto porque no es sólo unidad sino que es también una totalidad.” (Frankl, 1994:106)
3. “Cada persona es absolutamente un ser nuevo…pues la existencia espiritual no puede propagarse, no puede pasarse de padres a hijos” (Frankl, 1994: 107) Es decir que es un ser singular y original, único e irrepetible.
4. “La persona es espiritual… El concepto opuesto al del valor utilitario es el concepto de dignidad; pero la dignidad pertenece sólo a la persona, le corresponde naturalmente, independientemente de toda utilidad social o vital” (Frankl, 1994: 107)
5. “La persona es existencial: con esto se significa que no es fáctica ni pertenece a la facticidad. El hombre como persona, no es un ser fáctico sino un ser facultativo; él existe de acuerdo a su propia posibilidad para la cual o contra la cual puede decidirse. Ser hombre es ante todo, y como siempre vuelvo a decir, ser profunda y finalmente responsable. Con esto también se significa que es más que meramente libre: en la responsabilidad se incluye el para qué de la libertad humana –aquello para lo que el hombre es libre-, en favor de qué o contra qué se decide.” (Frankl, 1994: 111)
6. “La persona es yoica”. Al no estar determinada, es genuinamente ella, persona.
7. “La persona no es sólo unida y totalidad en sí misma, sino que la persona brinda unidad y totalidad: ella presenta la unidad físico-químico-espiritual y la totalidad representada por la criatura ” Significa que lo espiritual se contrapone a lo físico y a lo psíquico, de donde reside el poder de resistencia del espíritu… la fe en esta capacidad del espíritu del hombre,, bajo cualquier circunstancia y condiciones, de desapegarse de lo psicofísico y ubicarse a una distancia fecunda.”
8. “La persona es dinámica. Justamente por su capacidad de distanciarse y apartarse de lo psicofísico es que se manifiesta lo espiritual” Porque puede autodistanciarse. “únicamente cuando el hombre entabla un diálogo consigo mismo, se desglosa lo espiritual de lo psicofísico. Ex - sistir significa salirse de sí mismo y enfrentarse consigo mismo, y eso lo hace la persona espiritual en cuando se enfrente como persona espiritual a sí misma como organismo psico-físico. Sólo este autodistanciamiento de sí mismo como organismo psicofísico constituye a la persona espiritual como tal, como espíritu. Únicamente cuando el hombre entabla un diálogo consigo mismo, se desglosa lo espiritual de lo psicofísico”
9. “El animal no es persona puesto que no es capaz de trascender y de enfrentarse a sí mismo”. El mundo espiritual incluye valores y sentidos.
10. “La persona no se comprende a sí misma sino desde el punto de vista de la trascendencia. Más que eso: el hombre es tal, sólo en la medida que se comprende desde la trascendencia, también es sólo persona en la medida en que la trascendencia lo hace persona: resuena y reverbera en él la llamada de la trascendencia. Esta llamada de la trascendencia lo recibe en la conciencia”.
“Existe algo como una premonición del sentido y un presentimiento del sentido también subyace en la base de la llamada <> de la logoterapia.”
Ser hombre significa ser autotrascendente, estar orientado a valores y sentidos descubiertos más allá de sí mismo.

Con base en estas 10 tesis, tenemos una visión aproximada del concepto de hombre sobre el que se basa la logoterapia.
¿Cuáles son los fundamentos básicos de la logoterapia?
Entendemos “fundamentos”, como los enunciados básicos que subyacen en la logoterapia. Ellos constituyen una cadena de vínculos interconectados uno con el otro, en la que la logoterapia resulta cimentada sobre tres conceptos: (1) la libertad de voluntad; (2) la voluntad de sentido y (3) el sentido de la vida.

Profundicemos en ellos:

1. Libertad de voluntad.
Libertad y responsabilidad, dos caras de la misma moneda.

“La libertad espiritual del hombre:
el bien que nadie puede quitarle hasta que exhala el último respiro”
Frankl

Vivimos, desde hace mucho tiempo y cada vez más, en una época saturada de tecnología y de medios de comunicación en la que, contradictoriamente nos encontramos cada vez más incomunicados, en donde siempre estamos de prisa, persiguiendo quién sabe qué y donde finalmente, no sabemos ni quién somos y algunas veces hasta creemos que nuestra vida está determinada y que poco o nada nos queda por hacer. Con esta conducta, nos cerramos a nosotros mismos el camino hacia nuestras genuinas posibilidades, con lo cual tendemos a limitar nuestra vida y sustraernos a la “realidad del devenir” en vez de ejecutarla.

En otras ocasiones creemos que la libertad es algo así como el rompimiento de cadenas, rompimiento con la autoridad, “libertad de” hacer lo que nos plazca, donde todo se vuelve posible porque todo está permitido, de manera que tampoco tengo que elegir y por tanto no puedo ejercer mi libertad. La libertad es mucho más que eso, es una “libertad para” vivir una existencia significativa, que implica la necesidad de aceptar la responsabilidad, un compromiso con una causa o persona, libremente aceptada. Y no simplemente dejarse llevar como una marioneta, a merced de lo que digan los demás.

“La autenticidad de la libertad va en el sentido de una capacidad interior y de la posibilidad de conocerse y de determinarse de acuerdo a un proyecto existencial…” (Fizzotti, 2006: 90) Según las palabras de Frankl: “…una persona es libre de moldear su propio carácter, y el hombre es responsable por aquello que pueda hacer por sí mismo. Lo que importa no son lo rasgos de nuestro carácter o las fuerzas e instintos per se, sino más bien la posición que tomemos ante ellos. Y esta capacidad de posicionarnos es lo que nos constituye en seres humanos.” (Frankl, 1988: 23).

A través del autodistanicamiento, que es la capacidad de “…tomar distancia no solo de una situación, sino también de sí mismo. Puede elegir una actitud ante sí mismo. Haciéndolo, realmente toma posición respecto de sus propios condicionamientos y determinantes somáticos y psicológicos” (Frankl, 1988: 23). “…aun cuando se le despoje de todo lo que “posee”, nadie puede arrebatarle al hombre, su libertad para tomar esta decisión, sencillamente porque esta libertad no es algo que posee, sino algo que “es” (Frankl, citado por Fabry, 2003: 32)
El psicoanálisis considera que el hombre está determinado por fuerzas inconscientes; en tanto que para la logoterapia, el hombre es un ser que decide. La dimensión espiritual no busca contraponerse al mundo, sino tomar postura frente a él, elegir la postura que debe tomarse, es decir, la actitud.
La libertad de voluntad se presenta como la capacidad para tomar actitudes, para realizar el sentido de vida. El hombre no es un ser que se agote en lo que es, sino en lo que puede y debe llegar a ser: su realidad existencial es una permanente posibilidad

El ser humano es lo que decide ser

El ser humano no sólo existe, sino que decide la forma de su existencia. Es responsablemente libre. “La libertad del hombre puede degenerar en arbitrariedad si no es vivida en términos de responsabilidad" (Frankl, citado por Fabry, 2003: 165)
El hombre debe enfrentarse con la alternativa de una “libertad de” (como posibilidad de oponerse al destino) y una “libertad para” (como posibilidad de asumir la responsabilidad de existir). El hombre está llamado a ser “libre para”, por su capacidad para escoger la actitud a asumir en cualquier situación, decidir cómo lo hace. (Martínez, 2007:módulo III)
“Es la vida misma la que pone la pregunta. El hombre no tiene nada que preguntar; es él mismo el que es interrogado, el que debe responder a la vida de la que es responsable” (Frankl, citado por Fizzotti, 2006) Esto es la: Libertad para responder.
“La responsabilidad es el fundamento más profundo del ser humano” (Frankl)
Responsabilidad significa disciplina interior, compromiso: todo hombre debe responder a sus actos, no como una simple obligación, sino porque así lo decidió.
Es por esto que “la pregunta que se impone al hombre no es “qué soy capaz de hacer”, sino “qué estoy llamado a hacer”, descubriendo su responsabilidad al hacer elecciones. Por supuesto que tomar decisiones responsablemente provoca tensiones pero, en este caso, las más saludables tensiones, pues son las que le permiten el paso permanente entre quién es y quién está llamado a ser.” (Martínez, 2007: módulo III)
“La libertad de voluntad, es asumir una actitud frente a lo inevitable” “Y creo que para eso está la conciencia” (Unikel, 2007: 249 y 250)
“Ser consciente autoreflexivamente es condición para la toma de decisiones y la actitud libre. Frente a cada situación decidimos. No podemos no decidir, y de ahí el “estar condenados a la libertad”. La vida está interrogando y tengo que darle respuesta” (Unikel, 2007: 250)
“El hombre pasa a la dimensión noética cada vez que reflexiona acerca de sí mismo…cada vez que se hace consciente de sí mismo. De hecho, tener conciencia presupone… ponerse sobre uno mismo, juzgar y evaluar los propios actos en términos de moral y ética.” (Frankl: 24)

“Todo hombre es responsable de lo que hace,
de lo que ama y de lo que sufre”
Frankl

2. Voluntad de sentido
Del placer al significado: la autotrascendencia

“El camino del hombre hacia sí mismo pasa a través del mundo;
sólo en lo que está fuera de sí mismo, se reencuentra el hombre”
Frankl

“Aquello que denomino voluntad de sentido podría ser definido como el básico afán del hombre de encontrar y realizar un sentido y un propósito” (Frankl 1988: 40) El hombre es dueño de una voluntad de sentido y se siente frustrado o vacío cuando deja de ejercerla.

“El hombre es dueño de una voluntad de sentido. Y buscar el sentido de vida es su derecho inalienable”, pues lo que el ser humano anhela en su raíz más profunda es el cumplimiento de su existencia; es la motivación más importante de todo el dinamismo humano; es decir, el deseo de significado, el deseo de encontrar y realizar el sentido de vida, es una tensión radical en todo hombre, que lo define en continua expansión, posibilitándolo a desarrollarse entre el yo real (lo que es) y el yo ideal (lo que está llamado a ser) y por lo mismo es una tensión (la noodinámica) íntimamente ligada con la responsabilidad.
La voluntad de sentido supera la visión homeostática (de equilibrio) como concepto estático, no progresivo, que concede poco a los cambios y al desarrollo; para dar paso a una teoría motivacional abierta que concibe al hombre en continua expansión y devenir. El hombre necesita cierta dosis de tensión, la noodinamica.
La salud se basa en un cierto grado de tensión, la tensión existente en lo que ya se ha logrado y lo que todavía no se ha conseguido; o el vacío entre lo que se es y lo que se debería ser. Esta tensión es inherente al ser humano y por consiguiente es indispensable al bienestar. Lo que el hombre realmente necesita no es vivir sin tensiones, sino esforzarse y luchar por una meta que le merezca la pena, esta tensión es la noodinámica, es decir, la dinámica espiritual dentro de un campo de tensión bipolar en el cual un polo viene representado por el significado que debe cumplirse y el otro polo por el hombre que debe cumplirlo.
Frankl sostiene que la voluntad de placer (también conocida como voluntad de ocio) de Freud y la voluntad de poder (voluntad de status) de Adler, son derivaciones de la voluntad de sentido esto es porque el “…ocio, más que un fin para los afanes del hombre, es en realidad el efecto de realizar un sentido. Y el poder, más que ser un fin en sí mismo, es en realidad el medio para un fin; si el hombre se dispone a vivir su voluntad de sentido, una cierta cantidad de poder –por ejemplo poder económico-, en líneas generales, sería un pre-requisito indispensable. Sólo si la propia preocupación original respecto a la realización de sentido es frustrada, entonces uno se contenta con el poder o intenta con el placer.” (Frankl, 1988:40)

“Ambos felicidad y éxito, son meros sustitutos de la realización, y es por eso que, tanto el principio del ocio como la voluntad de poder son meras derivaciones de la voluntad de sentido.” (Frankl, 1988:40)

Haciendo referencia a A. Maslow quien aseveraba que el principal motor del hombre es la autorrealización, Frankl dice: “la autorrealización no es el último destino del hombre. Ni siquiera es su primera intención. Si se convierte en un fin en sí misma, contradice la cualidad trascendente de la existencia humana. Como la felicidad, la autorrealización es un efecto, el efecto de la realización de sentido. Sólo en el caso de que un hombre consume su sentido afuera, en el mundo, se realizará a sí mismo.” (Frankl, 1988: 42) Dicho de otro modo por Jaspers: “aquello que el hombre es, es el resultado de la causa que ha hecho propia” (Frankl, 1988: 42).

Finalmente Maslow admite: “la empresa de la autorrealización” puede ser llevada a cabo “por medio del compromiso con un trabajo importante” (citado por Frankl). “En mi opinión, la excesiva preocupación por la autorrealización puede llevarnos a la frustración de la voluntad de sentido” (Frankl, 1988: 43).

“Podría asumirse, tal como lo hace Ungersma, que el principio del ocio freudiano, es el principio rector del niño, el principio adleriano del poder, del adolescente, y la voluntad de sentido, del hombre maduro. “De este modo”, dice, “el desarrollo de las tres escuelas de psicoterapia de Viena podrían ser vistas como reflejando el desarrollo ontogenético del individuo, desde la infancia hasta la madurez.” (Frankl, 1988: 45).

En psicología, hablar de autorrealización se refiere a que, para la persona la misión de su vida consiste en desarrollar el mayor número posible de sus potencialidades, pero quien tenga como fin sólo esto, no sólo no se sentirá realizado como persona, tampoco se sentirá feliz. Será necesario que valore sus potencialidades, pero sobre todo que la mejora de éstas tenga un propósito definido conscientemente. La búsqueda de sentido implica la elección de un curso a seguir.
Aún las elecciones responsables no conducirán a la plenitud, si la persona que las realiza lo hace para su propio beneficio, ya que el sentido se origina en compromisos que trascienden los intereses personales.
“Ser hombre significa estar preparado y orientado hacia algo que no es él mismo” (Frankl 1988: 37) Es decir, la autotrascendencia, que es la facultad de llegar más allá de uno mismo, hacia amar a otros individuos y causas que pueda uno convertir en propias. La autotrascendencia es además una fuente de sentido. Frankl también considera que las ideas religiosas pueden ofrecer una posibilidad de sentido para algunas personas; define la religión como: "la búsqueda del hombre del significado último"
La autotrascendencia es uno de los elementos más importantes con que cuenta el artesanal de la medicina espiritual (Fabry, 2003a: 19), proporciona sentido en el área en el que la persona ha sido derrotada; convirtiendo su derrota en una victoria. No se pretende que ésta olvide sus penas, sino que las trascienda para compartir con otros este logro.
De allí que la esencia de la existencia humana se encuentra en la propia autotrascendencia, pues ser-en-el mundo significa ir más allá de sí mismo, estar dirigido hacia algo que nos trasciende y atrae fuertemente: los valores, los significados, el encuentro con el otro a través del amor.

3. Sentido de vida
Sí a la vida, bajo cualquier circunstancia

“…no es tanto lo que yo pueda esperar de la vida,
sino lo que la vida espera de mí”
Frankl.

El sentido de vida es un factor incondicional que no se pierde bajo ninguna circunstancia, pero puede escaparse de la compresión humana.
La vida es algo más que el mundo visible de las cosas; y detrás de ese mundo material se esconde otro mundo que él concibe como un mundo de sentidos, valores, ideales, metas y fines que atraen al hombre. El sentido de vida es “nada menos que la vida misma”, o como diría Hebbel: “la vida no es algo, sino que es una oportunidad para algo”, es decir, un proyecto o una tarea.
“Seguir atentamente y responder adecuadamente a las preguntas planteadas por la vida, es la tarea del hombre” (Fizzotti, 2006: 157)

El sentido de vida es el “para qué” de la propia existencia, ¿para qué estoy en esta vida?, ¿qué estoy llamado a ser? Es elegir la mejor opción en la realidad que se me presenta, es decir, es una posibilidad concreta en una situación concreta y para una persona concreta, ¿qué me está pidiendo la vida en esta situación que estoy enfrentando aquí y ahora? El sentido siempre es particular y algo muy específico para cada persona, asimismo el sentido es cambiante a lo largo de la vida.

Cada quien tiene en la vida su propia misión o tarea en la que no puede ser reemplazado y cada situación representa un reto u oportunidad que cada uno debe resolver, aceptar, asumir libre, consciente y responsablemente esta tarea pues el sentido de vida está ligado a la misión que cada cual debe realizar.
Características del sentido de vida:
• Es único y personal. Referido a la persona concreta en sus situaciones concretas e irrepetibles, distinto de hombre a hombre y, en el mismo hombre de momento a momento. Y en la búsqueda de la “única” respuesta que se debe dar, es como la persona realiza el sentido de su vida. Cada uno en la vida “juega” su papel y nadie puede asumirlo por el otro.
El sentido de vida no puede ser impuesto sino que debe ser descubierto pues se trata de algo para lo cual cada persona está llamada y que, además, varía a lo largo de su vida.
• Es específico. Aunque el sentido de vida es universal, pues toda vida tiene sentido y en toda circunstancia, es particularmente específico de cada hombre, es decir se refiere a la persona individual y a la situación concreta, como se ha expuesto anteriormente.
• Es flexible y dinámico. Ya que el sentido es único, está siempre cambiando. Pero jamás falta.
• Es objetivo. El análisis existencial buscará ayudar al hombre a ver su vida, no como un puro hecho fijado e inmutable, sino como un encargo que le ha sido asignado y que necesita llevar a cabo. No se trata de llenar la vida de actividades, que muchas veces alejan el sentido, pues son huída a la pregunta por el sentido, sino de buscar la respuesta justa a la pregunta justa.

Para vivir la vida con sentido, debemos vivir nuestros valores y significados, respondiendo a la vida con coherencia y concreción, de donde es imprescindible conocernos para saber cuáles son realmente nuestros valores y actuar conforme a ellos.
Los valores son “normas de comportamiento generales verificadas en el tiempo” (Fabry, citado por Fizzotti 2006: 163)

Pues, “…en contraste con los significados únicos de cada situación, puede suceder que dos valores choquen entre ellos. Y las colisiones de valores se reflejan en la psiquis humana en forma de conflicto de valores y, como tales, juegan una parte importante en la formación de las neurosis noógenas” Frankl (citado por Martínez, 2005:26). Aunque no necesariamente el conflicto de valores lleva a una neurosis noógena.
En los aparentes conflictos de valor, el hombre debe atenerse siempre a la voz de la conciencia que capta el significado de la situación concreta y evita caer en la arbitrariedad pues procura que el hombre actúe con libertad y con responsabilidad.

En los aparentes conflictos de valores, se debe seguir “la voz de la conciencia, que es la capacidad intuitiva de descubrir el significado de la situación presente en la singularidad y unicidad que le son propias” (Fizzotti, 2006:165)
La conciencia es el órgano del sentido. Cada persona debe encontrar el sentido de su vida y para ello cuenta con la ayuda de su conciencia que es “la capacidad de rastrear el sentido único y singular oculto en cada situación”. Frankl (citado por Martínez, 2007:módulo III)
La conciencia es la facultad intuitiva para descubrir “lo que se significa” en una situación concreta. En “la medida en que la escuchemos y actuemos conforme a lo escuchado, depende de que nuestra vida sea significativa o carente de sentido. Lo mismo puede causarnos felicidad y satisfacción que tensión conflictos frustración y trastornos mentales.” (Fabry 2006 b:34)
La conciencia está iluminada por los valores y los significados universales, que ayudar al hombre en su búsqueda de sentido, percibiendo el significado de una situación en particular.

Entonces, son los valores los que le dan sentido a la vida. Frankl los divide en tres:

• Valores de creación (los que el hombre hace), corresponden a la vida concreta del ser a través de los cuales “da algo al mundo” (su trabajo) para estructurarlo y orientarlo hacia el bien. Se refiere a hacer algo significativamente (incluyendo actividades rutinarias). Lo importante no es el tipo de trabajo que se realiza como su motivación.
Un hombre corriente que cumple realmente con sus deberes concretos que le plantean su familia, su profesión, es, a pesar de la “pequeñez” de su vida, más grande que cualquier “gran” estadista” Frankl (citado por Martínez).
• Valores de experiencia (los que el hombre vive), lo que el hombre puede tomar del mundo. El amor configura la forma más alta de los valores de experiencia, además de la experiencia artística, filosófica, religiosa, etc.
• Valores de actitud (ante lo que el hombre padece). Este es el camino hacia el sentido de vida que exige una mayor capacidad de humanidad auténtica. Se evidencia cuando el hombre enfrenta situaciones traumáticas o dolorosas inevitables. Al decir de Frankl el hombre tiene el derecho fundamental que nadie puede quitarle: el derecho a sufrir su propio dolor. (Martínez)
Estos valores de actitud aparecen cuando el hombre enfrenta la llamada triada trágica; en la cual el hombre, dotado de libertad y responsabilidad, tiene la oportunidad de crecer, madurar y realizarse a pesar de sus condicionantes.

Frankl llama la triada trágica a los padecimientos de los que, según él, nadie escapa: sufrimiento, culpa y muerte.
o Sufrimiento, que se presenta de múltiples formas, lo importante de éste es la actitud que se adopta hacia él.
“Quien tiene un para qué vivir es capaz de resistir casi cualquier cómo”
o Culpa, es consecuencia de una decisión libre contraria a un valor ético. Descubrir el “para qué” de esta culpa puede convertirse en motivo para el “cambio”, pues cada decisión es irrevocable pero no definitiva.
o Muerte, somos seres ante la muerte, lo cual permite al hombre elegir su actitud ante ésta y encarar su finitud y asumir su responsabilidad ante la vida como tarea o proyecto. La muerte da sentido a la vida

Recapitulando
Para la logoterapia, todo hombre es libre para realizar el sentido de su vida, pues todo hombre tiene la capacidad de elegir por propia voluntad la respuesta más justa y adecuada ante el mundo externo-interno y aún ante las situaciones que no puede cambiar. Todo hombre está llamado a asumir responsablemente su existencia, es decir, es responsable de realizar sus potencialidades, es responsable de sacarle el mejor provecho a su vida, es responsable de aprovechar la vida como una gran oportunidad, pues cada quien tiene su propia misión y en esto no puede ser reemplazado. La vida no es simplemente algo sino esencialmente una oportunidad única y exclusiva.
“Si no lo hago yo, ¿quién lo hará?,
Si no lo hago ahora, ¿cuándo lo haré?
Y si lo hago pensando en mi propio beneficio, ¿quién soy?”
Hillel
CAPÍTULO 4
Metodología

Ante el planteamiento de esta investigación: ¿Puede la logoterapia ser una herramienta motivacional para futbolistas profesionales?, es fundamental: conocer las necesidades y los retos más importantes del fútbol profesional para así poder determinar a qué situaciones se está enfrentando el futbolista. Asentar algunas formas de motivación que se den en el ámbito empresarial nos servirá para poder establecer diferencias con las formas actuales de motivación del futbolista y las posibles formas de motivación de la logoterapia por lo que también, se hace indispensable transmitir cuáles son los fundamentos de la logoterapia y poder fundamentar qué principios de ésta pueden ser utilizados como instrumentos motivacionales.

Para saber ¿cómo se ha motivado hasta ahora el jugador profesional?, se realizaron entrevistas a algunos de ellos, ésta es una metodología cualitativa. Es decir, aquel que “se refiere en su más amplio sentido a la investigación que produce datos descriptivos: las propias palabras de las personas, habladas o escritas y la conducta observable” (Taylor 1984:19-20)

Mientras que en el resto del trabajo: las características del futbol actual, la revisión de teorías motivacionales y los fundamentos de la logoterapia, se utilizará el método documental que “hace referencia a un espacio de amplitud teórica que tienen una como investigadora para manejar conceptos de una manera más libre o amplia, sin que se pierda la veracidad o precisión de los mismos” (Loaiza, 2009: 8)
Algunos documentos fueron sacados de diferentes portales de Internet, pero la mayoría fue obtenida de libros, sobre todo aquellos referentes a la logoterapia, pretendiendo que fueran escritos directamente por Frankl.

Los sujetos del presente trabajo, los entrevistados, serán futbolistas con diferentes trayectorias profesionales, desde los que recién inician hasta los más consagrados; de diferentes estratos socioeconómicos en sus familias de origen. La finalidad de esta muestra y del cuestionario es la de saber con qué herramientas se han enfrentado al éxito y/o a la falta de éste y si existe un común denominador en todos ellos.

El citado cuestionario (que se encuentra en el anexos 2), se tomó como base para estas entrevistas, aunque no se aplicó de forma directa y completa, sino más bien a manera de plática, Habiendo pedido la autorización para ser grabada y utilizada en el presente trabajo de investigación.

El cuestionario se aplicó a 4 jugadores del equipo “de la 1° A”, esto es, jugadores del equipo inmediato anterior para integrarse al equipo profesional. Se encuestó también a 4 exjugadores profesionales que actualmente se encuentran trabajando en algún área del futbol profesional. Se omitirán los nombres de cada uno de ellos y les reconoceremos por los números 1, 2, 3 y 4 en el caso de los novatos y A, B, C, D, para los jugadores retirados de las canchas, pero en activo dentro del ámbito.

En el capítulo de los resultados sustento las respuestas dadas por los encuestados, en base a las cuales se hicieron las conclusiones pertinentes.

 

 

 

 

CAPÍTULO 5
¿Cómo se ha motivado al jugador profesional?
El desarrollo del presente capítulo es el vaciado de la indagatoria obtenida en la aplicación de las encuestas. Para facilitar su entendimiento, la he agrupado en bloques a partir de la información que pretendía obtener. Las cursivas se refieren a afirmaciones textuales.
En relación a la visión que tienen del fútbol actual: y su compromiso con éste:
A través de las entrevistas los jugadores afirman que dadas las nuevas técnicas y tácticas de futbol, son bastante más exigidos que hace 30 años; “se han incrementado los niveles de preparación física y técnica, se importan nuevos conceptos, premisas y teorías y eso hace que el fútbol sea más competitivo; es más difícil, más rápido, con mayor técnica, más trabajos tácticos y mayor capacidad física. Requiere de mayor tiempo de entrenamiento y mayores cuidados fuera de la cancha en cuanto a la alimentación y el descanso, para la reposición de la energía perdida”.

En general el jugador sí es más disciplinado “…ha subido el compromiso, se gana más y se puede hacer un patrimonio del fútbol, lo que antes no era claro. Había más lesiones que en ese momento la medicina no podía subsanar, de manera que había más riesgo de que tu carrera deportiva terminara repentinamente. Ahora con una carrera de 10 años productivos puedes ganar bien para vivir el resto de tu vida. El jugador se cuida más y es más responsable. Hay mayor profesionalismo ahora porque el fútbol da más que en los años 80…aunque no al grado en que nosotros (habla un entrenador) quisiéramos. Yo quisiera jugadores 100% comprometidos con el fútbol, que fuera su profesión, hay gente que no lo entiende así; sino como un hobbie, como un pasatiempo que le va a dar fama y dinero. Entonces dejan de hacer muchas cosas que no les van a producir un alto rendimiento y que los puede llevar al fracaso. Comer adecuadamente, descansar, ver partidos por la tele, ir a los estadios…esto les va a dar mucho más bagaje para ser futbolistas y después para ser técnicos…yo quisiera jugadores de 24 horas en el futbol; pero los hay que trabajan muy bien las tres horas durante el entrenamiento, pero después se olvidan, no descansan bien, no comen bien, no ven partidos de fútbol y eso va a hacer que a la larga su rendimiento baje.”
Al interpelarle, “parecería como si “el hacer” fuera suficiente, ¿no crees que hay algo más en “el ser” que pueda ayudarte más? Y agrega: “Si creo que hay complementos que te puedan dar mayor autoconfianza para realizar la actividad”… entonces hay “algo” que puede crear “autoconfianza”… “es algo que te va dando la experiencia…los fracasos de van quitando la autoconfianza”
El entrevistado B habla de cierto conformismo o falta de compromiso debido a la falta de pertenencia. “falta identidad, no tienen personalidad, les falta determinación para cargar con esa responsabilidad; hay gente a la que la presión la consume…yo sólo quería ganar, me gustaba sobreponerme a la adversidad…”siempre ganar el domingo” a mí me gustó… …cada institución tiene su personalidad y hay jugadores para cada institución.”
Por otra parte, el novato 2, dice: “…actualmente no hay nada más importante en mi vida. Estoy dedicado 100% al futbol” y considera que sí se juega con el espíritu, “si; sobre todo si eres jugador de la primera A, la presión es muy grande pues todos aspiramos a la primera (división)…” El entrevistado 4, no era novato, este jugador que ya había pasado por la primera división, pero como ya había perdido facultades, estaba jugando en la 1° A, él mencionó que cuando era novato se esforzaba excesivamente; pero que al tener ya algún tiempo y prestigio en la primera división, se confió y bajó muchísimo de ritmo, al grado que ya no lo empleaban en ningún equipo y que por eso ahora estaba en la “primera A” le había sido doloroso darse cuenta ya tarde y haber perdido las ventajas que tenía, como por ejemplo, el buen sueldo.
Todos los exjugadores mencionaron, que debido a la cantidad de dinero que los jugadores perciben en cada transferencia, aceptan con facilidad el cambio de un equipo a otro, con lo cual no se genera el sentido de pertenencia a un club determinado, es decir, falta “amor a la camiseta” y además, es complicado acoplarse rápidamente a una nueva institución y nuevos compañeros, ni qué decir del cuerpo técnico a quien los directivos cambian constantemente. Sin este “amor a la camiseta” puede resultar superfluo dar un último esfuerzo por obtener un mejor resultado en cada partido. El entrevistado “B” habla de cierto conformismo o falta de compromiso debido a esta falta de pertenencia. En relación a esto, el jugador retirado A menciona: “no nos gustaba perder, ni a mí ni a mis compañeros, teníamos vergüenza de salir a la calle y que los aficionados nos dijeran de cosas…ahora, eso se ha perdido…ahora, no les importa perder”.

Su compromiso en relación a su espíritu:
Al preguntarles: ¿Consideras que actualmente los jugadores ponen “su espíritu” en cada partido? El entrevistado B, dice que no se juega con espíritu, que la esencia se enseña en la familia y con los entrenadores de fuerzas básicas, que educan con el ejemplo. Pero ahora, esto es difícil de encontrar. Para el entrevistado C: “…¿espíritu?, ¿Me estas hablando de garra?...No… ponen garra, pero ¿espíritu?, lo que se dice “poner el alma” eso no, no…digamos que uno entre 20, pero la mayoría no…es que el mundo del futbol te vende estrellato, dinero…la gloria…cosas que están alejadas del espíritu completamente…te lleva a elevar el ego, cuando el espíritu es el revés…entonces, uno de20 que se da cuenta…yo tuve un compañero, Cristobal Ortega, a él, el triunfo o el desastre le daban lo mismo, siempre daba gracias…una persona muy ecuánime en el triunfo y la derrota…nosotros no, siempre buscábamos ganar trofeos, ganar “Citlalli´s”, buscábamos ganar más, vestir mejor, tener un coche que llamara la atención…y eso es en un 95% de los jugadores de primera división. Creo que se puede hacer cosas para incrementar el nivel espiritual…por decir algo, como complemento las artes marciales, que nos serviría como un complemento de preparación física y la introspección de uno mismo. Ponérselo a los jóvenes sería algo excepcional y quizá la yoga podría también servir… ¿Entiendes “la mística” y “el espíritu” como lo mismo? No, no son lo mismo. “La mística” la entendemos como “nunca darnos por vencidos” y el espíritu yo lo entiendo hacia dentro, como un conocimiento de ti mismo. El espíritu es una forma interna y la mística no, es proyección de energía. Mística para el exjugador A, “es la capacidad para ser líderes, que han sido formados en las fuerzas básicas, que tienen los valores y el orgullo por pertenecer a la institución y pueden cargar con la responsabilidad del equipo dentro y fuera de la cancha”. El jugador C identifica la mística como “…amor a la camiseta, es esa necesidad de ganar, es sentir vergüenza cuando pierdes” y se cultiva en el interior de cada equipo, la mística siempre existirá aunque cada vez sea más difícil encontrarla. Los entrevistados novatos, hablan de que sí dan ese extra que es necesario y que probablemente viene del espíritu. Me pregunto hasta qué punto dan ese extra necesario por su necesidad de ascender al primer equipo y hasta donde lo hacen por el placer de jugar, pues todavía no están tan inmersos en el ambiente.

En relación a la motivación
Ante la pregunta “¿cómo se motiva hoy a un jugador de alto rendimiento?”, la respuesta de exjugadores fueron: el dinero, la fama y después su realización personal. Pierden piso fácilmente, perdiendo así, también la motivación.
El entrevistado retirado D contestó: “Desde luego tenemos una visión general que es ganar el campeonato, un objetivo común. Nosotros pensamos que cuando todos luchamos por un objetivo común las carreras individuales se destacan también. ¿Cómo los motivas?, con objetivos a corto y largo plazo. A corto plazo ser campeón, ¿cómo lo vamos a lograr? , ¿cómo van a destacar en sus carreras individuales?...trabajando para el objetivo común…esa es la forma en que los motivamos…no usamos la palabra dinero, ni casas…sino el objetivo inmediato”
Cuando se le cuestionó que si usa valores para motivar, señaló que los valores los inculcan con el ejemplo…así nos lo enseñaron a nosotros, nuestros entrenadores. Al cuestionarlo sobre la transmisión de valores del equipo hacia la sociedad, sobre todo ante niños y jóvenes dijo que, para ellos como institución sí es muy importante qué imagen proyectan sus jugadores hacia la sociedad, que sea la imagen de deportistas, ordenados, educados y vestidos como atletas y que tengan bastante contacto con la gente. “En primera división yo no veo que muchos deportistas den una buena imagen. Pero es muy difícil cuando ya llegaron a la cima no los puedes corregir, eso se forma cuando son jóvenes, desde los 13 años que es cuando los recibes en las fuerzas básicas y reciben una formación integral.”
Posteriormente, le hago la aclaración de la pregunta de ¿cómo es que se automotiva un jugador? y su repuesta es: “La principal motivación es ganar dinero y hacer un patrimonio. En el fútbol profesional se lucha por obtener un mejor contrato, tener contratos de publicidad, y esto les da una base económica, cierta tranquilidad…después, les gusta la fama y las comodidades que esto representa, a esto es a lo que más le tiran, por lo menos en el futbol mexicano, habrá otros “futboles” más adelantados, donde no es tanto así…pero aquí así es: ganar dinero y prestigio. Me refiero al fútbol europeo, he observado que cuando ya llegan a tener tanto dinero… ya vienen el regreso; muchos jugadores que tienen mucho dinero hacen fundaciones y empiezan a regresar algo de todo lo que ellos tienen. En Sudamérica la cosa está peor que aquí, en cuando a ganar prestigio y dinero. En Europa se ven mucho más esos actos de los jugadores.
Para los jugadores novatos, lo que los motiva es el deseo de llegar a debutar, de que los tomen en cuenta y lo alinien en el equipo. Estos jugadores también se motivan “por el gusto de ganar y la lealtad a tus compañeros” entregarse todos al máximo, son palabras del entrevistado 3.
En términos generales, los entrevistados mencionan que la motivación debe de estar bajo la responsabilidad del cuerpo técnico, propiamente del entrenador, que utiliza videos, películas, pláticas. El retirado A comenta: “…nosotros transmitimos identidad, valores también es importante cómo hago que se sienta el jugador, tratarlo con dignidad y todos en el mismo canal. Hay que mantener al jugador al 100%, pensando, ocupado, variando el entrenamiento. El técnico debe ser creativo. Yo estudio y busco alternativas”. El entrevistado D agrega: “el entrenador casi siempre llega y lo primero que hace es hablar con los muchachos y les da los objetivos, les recuerda cosas y hace que el equipo salga a entrenar con un extra” Al preguntarle que si hay momentos en que las palabras motivacionales se le acaben me dice: “Si, si hay momentos y entonces te apoyas en el liderazgo de algún jugador. Hay momentos en que las frases se vuelven trilladas, ya las escucharon y hay vacíos, pero en el equipo debe haber tres o cuatro líderes que jalen a los demás…siempre los hay”.
Parecería que un problema actual de la motivación es que se vuelve muy recurrente, entonces se le cuestionó si le parecería necesario tener diferentes motivadores, que pudiesen utilizar diferentes formas de impulsar a los jugadores. “…no podríamos utilizar a cualquier charlatán…de esos que te bajan las estrellas y luego, si no tienes bases se te cae el teatrito. Son muy motivadores y te los ponen arriba, pero llega un equipo mejor trabajado y te ganan…se te caen…los psicólogos tienen que conocer bien esto, no es tan fácil la motivación de los jugadores…”

En relación a la necesidad de un psicoterapeuta
¿Crees necesaria la participación de un psicoterapeuta como parte del cuerpo técnico? Todos opinaron que sí, aunque unos con mayor firmeza que otros, por ejemplo: sí, las grandes instituciones lo tienen, aunque a mí no me hizo falta. Sí, alguien que apoye al cuerpo técnico. Por su parte los jóvenes dijeron que sí era muy importante por que para ellos era difícil manejar todos los problemas que enfrentaban, para el entrevistado C: “depende de quién, si es uno capaz, con experiencia, que trabaje el éxito con bases, no el “exitisismo”, de esos que te bajan las estrellas sin tener bases. He visto a esos que no te vienen a resolver el éxito del domingo, sino el que va haciendo bases” Yo completo, “el que viene a ver a la persona no al jugador”…”ándale, esa es una buena definición…vienen a ver a la persona y empiezan a poner ladrillo tras ladrillo, esos que hacen que el fracaso sea más un impulso que una derrota”

En relación a los valores que promueve el futbol:
Finalmente, para quienes han vivido por mucho tiempo del futbol, éste les ha dejado: un nivel cultural más elevado, viajes, hablar y conducirme mejor, conocer personas de diferentes niveles, un ser humano más íntegro u honesto, valores como: la determinación, responsabilidad, honestidad, compromiso, lealtad, trascendencia, disciplina.

En relación al principal obstáculo:
¿Cuál crees que es el mayor obstáculo para el desarrollo del futbol mexicano? Las respuestas en términos generales estuvieron relacionadas con la falta de ética: “hay que aprovechar la formación de jóvenes mexicanos en los que hay muchísimo talento… la avaricia de los directivos de alto mando y de los promotores que les venden a éstos ilusiones y que ellos compran porque van a tener un beneficio económico, aunque perjudican a su propia institución. Hay jugadores extranjeros que vienen a pasearse y les falta mucha actitud, son malos o por lo menos, no mejores que los que hay en México. Digamos que de 5 extranjeros, 3 o 2 realmente sirven, los otros 2 o 3 son petardos donde se gastaron millones y millones de dólares y que además le restaron 2 o 3 espacios a los muchachos mexicanos…entonces es ahí donde el futbol mexicano tiene mucha ineficiencia, pero tiene muy buenos jugadores…suficiente para poder tener otro nivel.

CAPÍTULO 6

Resultados de la investigación

A la pregunta del planteamiento del problema: ¿Puede la logoterapia ser una herramienta motivacional para futbolistas profesionales? la respuesta es afirmativa. Con el desarrollo del presente capítulo, deseo entrelazar los puntos de vista de los encuestados con la forma en que la logoterapia podría hacer variar la percepción que ellos tienen.
Para facilitar esta labor, seguiré utilizando los mismos bloques que utilicé en el capítulo anterior:

En relación a su visión del fútbol actual y su compromiso con este:

Se menciona que actualmente hay mayor compromiso, disciplina, responsabilidad pero en la mayoría de los casos no la suficiente y por tanto el rendimiento es muy variable.
Se habla de valores, “se enseñan valores con el ejemplo” (si es que en realidad haya alguien que los viva); sin embargo sería mejor que fueran conscientes de que vivir los valores, es vivir con sentido.
Se habla de que la experiencia da confianza y los fracasos, desconfianza; pero lo que realmente da confianza es saber que yo estoy dando en el día a día mi mayor esfuerzo, mi mejor respuesta y que el éxito o el fracaso de un partido está más allá de los que yo pueda controlar. De esta manera, cuando se pierde, el jugador no se “deprime”, pues sabe que el está respondiendo a lo que se le está pidiendo. No es sólo dar el 100% en cada juego, ni tampoco en cada entrenamiento, es hacerlo es cada momento del día, dentro y fuera de mi ser como futbolista.
Además, se habla de “sobreponerse a la adversidad”, sería útil que supieran del poder opositor del espíritu. También puede resultar fructuoso conocer el sentido del sufrimiento y la modificación de actitudes.

Identifico tres actitudes ante la derrota:
La primera es la de aquel jugador a quien no le importa el resultado, que aunque perdiera, siempre daba gracias. Quizá este jugador, se percataba de que él es mucho más que un resultado, que tiene valor por sí mismo y por las acciones que realiza momento a momento; por la satisfacción del trabajo realizado, de dar lo mejor de sí de forma que los resultados no menguan su paz interior pues contiende, acomete en cada momento y además, jugaba por el gusto de jugar, de crear, de vivir “su pasión”. Esta actitud que yo me permito llamar espiritual, también implica el darse cuenta de que en la vida se pierde y se gana y que en muchas ocasiones eso no depende de mí. Toda esto se podría transmitir a través de las “diez tesis de la persona”, además de los conceptos ya señalados arriba. No es tanto lo que sucede, sino lo que se hace con lo que sucede.
La segunda mirada ante la derrota, es de quien es motivado por el poder que puede otorgar el éxito, la fama, el bienestar económico y el reconocimiento. Me parece que ésta es la actitud generalizada en el futbolista…cuando ganar lo es todo, aun cuando en la cotidianeidad vivan sin sentido. Estas ideas se podrían revertir con los tres pilares de la logoterapia: libertad de voluntad, voluntad de sentido y sentido de vida.

Y la última, se refiere a algunos jugadores que cuando pierden algún partido, no les importa, al fin de cuentas, siguen cobrando sus sueldos, movidos únicamente por el placer.
Aparentemente, existe un “hilo” muy delgado entre los que nos le importa perder, por cinismo o por falta de valores; que aquellos que pierden y que saben que tienen más oportunidades y que seguirán luchando por conseguir algo mejor la próxima vez…esto es, el despliegue de la dimensión espiritual.

Con la creencia de que “ganar es lo principal”, la persona restringe sus potencialidades humanas, como lo es el autodistanciamiento, a través del cual puede darse cuenta de sus propios aciertos y errores, de sus sentimientos y en general de la manera en que vive. Mientras que con la autotrascendencia, puede ejercer la actitud que toma ante las dificultades y su manera de vivir la vida, como siendo ejemplo de vida, sobre todo para niños y jóvenes. No podemos encontrar sentido si no vivimos los valores espiritualmente.

Se menciona que “la presión consume” a ciertos jugadores, y es lo mismo, porque se tiene la creencia de que ganar el lo único. Un jugador que sabe que da respuesta en el día a día, no se presiona sólo durante el partido y de esta forma puede jugar con mayor soltura y alegría.

Al afirmar: “no nos gustaba perder ni a mí, ni a mis compañeros, teníamos vergüenza de salir a la calle y que los aficionados nos dijeran de cosas”. Percibo como si hubiera una mezcla entre el ir con “garra” hacia el éxito (buscando el poder) y jugar con “amor por la camiseta”, desde la dimensión noética.

Me parece interesante ahondar en relación a la falta de pertenencia de los jugadores. Hay que recordar que tener un algo o alguien a que dedicarse o por quién vivir es esencial para encontrar sentido. Es jugar, entrenar, vivir al máximo por lealtad a los compañeros y a la institución, por respeto a sí mismos y amor hacia los familiares, al procurarles una vida económicamente estable. La “falta de identidad“, o de “pertenencia”, puede ser la contraparte de una falta de sentido, de dirección en nuestra vida, de no perseguir valores nobles.

“Quien tiene algo por qué vivir,
es capaz de soportar cualquier cómo”
Nietzsche, citado por Frankl (1991:81)

En la parte en la que se menciona el “espíritu”, me pareció interesante al conocer las diferentes concepciones o creencias que se tienen de éste. Me gusta que el entrevistado C, separa “garra” de “espíritu” sabiendo que el espíritu va más allá de sólo dar el máximo esfuerzo. Sin embargo, sería mejor que todos supieran la concepción correcta y la importancia que esta dimensión tiene en el ser humano. Como por ejemplo, la actitud que se toma ante la derrota, que ya se mencionó anteriormente. Así como todas las facultades y potencialidades que tiene su ser espiritual, para que, una vez consciente de que las tengan, puedan recurrir a ellas cuando lo requiera.

Ante la pregunta “¿cómo se motiva hoy a un jugador de alto rendimiento?” Lo que los motiva, en su mayoría, son necesidades más de placer y de poder que de sentido. Así es estamos como sociedad. Y los clubes de futbol, obvio, no son la excepción, sino que más bien lo reafirman. Se les trata más como jugadores que como personas, esto es, se perciben básicamente sus cualidades físicas y técnicas y muy poco se trata de motivarlos para que desarrollen todas sus facultades como seres humanos, sobre todo sus potencialidades espirituales.
En “El hombre en busca de sentido”, pudimos notar cómo se pueden desarrollar las facultades espirituales, aún cuando las físicas y mentales no hayan germinado. Es decir, que la institución debería de preocuparse más por el desarrollo de los seres humanos que la integran, que por la ganancia que pudiesen obtener. Aunque como consecuencia, los jugadores vivirían más plenamente y esto sí se vería reflejado en una mayor rendimiento en todos sentidos, debido a la profundidad de la motivación de las personas que componen dicha institución.

La persecución del poder en sus manifestaciones de éxito y fama, sin un sentido fundamental, está llevando tanto al fútbol, como al mundo, hacia una humanidad deshumanizada y sin sentido. El aumento galopante de la frustración, manifestada a través de las adicciones, depresiones y agresiones, lo certifican. El conjunto de decisiones que se han tomado a lo largo de la existencia, marcan el sentido de la misma, cuando no hay sentido, estamos ante el vacío existencial

Ante la pregunta: ¿crees necesaria la participación de un psicoterapeuta como parte del cuerpo técnico? Esta parte también es significativa y consecuente con la idea anterior.
Se habla y se trata al jugador únicamente como jugador; no como una persona única e irrepetible, conformada por cuerpo, mente y espíritu y todas las implicaciones que esto lleva consigo; así, si el jugador es visto básicamente como un cuerpo que “rinde” y una mente a la que se le quiere programar para que también de su máximo…se le coarta, se restringe, no se le percibe en toda su integridad y por eso el “éxito profesional” no es suficientemente profundo, como para permanecer por más tiempo y con mayor autotrascendencia y al referirse al psicoterapeuta refiere: “depende de quién. Si es uno capaz, con experiencia, que trabaje el éxito con bases, no el “exitisismo”, no esos que te bajan las estrellas sin tener bases. Los que no te vienen a resolver el éxito del domingo, sino el que va haciendo bases”
“el que viene a ver a la persona no al jugador”…”ándale, esa es una buena definición…vienen a ver a la persona y empiezan a poner ladrillo tras ladrillo, esos que hacen que el fracaso sea más un impulso que una derrota”
Y en esto la logoterapia es experta, dado que incluye la dimensión espiritual, con todo lo que esto representa.

Nos damos cuenta que el fútbol es realmente un gran promotor de valores; pudiéndose incrementar en el momento de hacer consciente el valor de la trascendencia, sobre todo como modelo para la infancia y juventud de la sociedad.
La práctica del fútbol, debería introyectar valores como: la responsabilidad, la pertenencia, la fortaleza, la templanza, el compañerismo, la lealtad, el compromiso, el respeto.

En relación al principal obstáculo:

Esta parte denota también un gran hueco en la práctica de valores…pudiendo concluir fácilmente que actualmente, el futbol es más una industria que un deporte.

Recapitulando:

Ante el planteamiento del problema, motivo de esta investigación:
Investigar qué tan útil puede ser la logoterapia para el futbol profesional y si ésta puede motivar a un jugador a dar su máximo rendimiento.
La logoterapia sí es una herramienta motivacional, no sólo para jugadores, sino claramente para cualquier persona y esto es debido a que ésta considera de forma integral al ser humano, refiriéndome sobre todo sus herramientas espirituales y por lo mismo siento que la logoterapia es una herramienta más útil que las existentes.

Aunque la logoterapia es 100% motivante para todo persona, me parece que lo es más para un futbolista, que semana a semana se ve “calificado” por diversos actores, en relación a un resultado. Si se toma en cuenta que el jugador de fútbol es joven, estos “juicios” contribuyen a que con facilidad pierdan piso y que sus sentimientos se vean fuertemente dañados. Un jugador que no sabe quién es y cuáles son sus potencialidades y sus debilidades, es víctima fácil de los medios de comunicación…quienes los “inflan y desinflan” a voluntad, con las consecuencias que esto implica para el jugador. Haciéndose esencial el autodescubrimiento, el autodistanciamiento y la autotrascendencia.

La persona es motivada por en el proceso de develar su ser espiritual, esto dicho en otros términos: “ser el constructor de su propio destino” visto desde su profundidad y en las consciencias del día a día.

Los valores de creación, los vinculados al hacer, al trabajo (en este caso al jugar fútbol) son primordiales para encontrar sentido a la vida. No es la profesión la que puede producir insatisfacción, sino la manera de ejercerla. Es por esto que lo jugadores varían mucho de nivel de juego, pues les falta vivir con mayor profundidad.
Las personas dejamos de dar lo mejor de nosotros mismos porque vivimos sin sentido, con “apatía emocional” (Frankl: 1991), “lejos de nosotros mismos” por citar el concepto del maestro Unikel.

La personalidad puede influir, pero básicamente, al ser personas, todos nos movemos por el mismo motor: la voluntad de sentido, la necesidad de encontrarle un sentido a nuestra existencia y a vivir plenamente nuestras posibilidades.

“El trabajo es una de los grandes lugares comunes de la vida.
El trabajo puede ser una bendición, un castigo, una ocupación, una plegaria, una fuente de alegría.
Depende únicamente de nosotros.
Podemos hacer cosas pequeñas con un alma grande; y las cosas grandes con un alma fría y mezquina.
El secreto de la dignificación del trabajo está en el alma del que lo realiza”
Roque Schneider

 

 

CAPÍTULO 7
Conclusiones
“Cuando alguien trabaja,
se perfecciona a sí mismo”
Gaudium et Spes

La logoterapia como filosofía es en sí, toda ella, un instrumento motivacional.
El jugador, como todo ser humano, debe saberse tridimensional, único, irrepetible, capaz de sobreponerse a cualquier adversidad; luchando entre quién es y quién quiere ser, acrecentando sus valores y significados, aprovechando su capacidad para autodistanciarse y su necesidad de autotrascender a través de su libertad y responsabilidad, encontrando el “para qué” de su propia existencia y dentro de ésta, el para qué de su ser como “trabajador”, como futbolista. Deberá ser cuidadoso de su trabajo, como resultado de sus propios valores de creación según su forma de relacionarse con el mundo.

Con todo esto, se favorece el crecimiento y el progreso integral del ser humano al interior de la institución, dándole al jugador opciones para ir más allá de sí mismo y de su realidad inmediata hacia un entendimiento más completo de su trabajo y cómo éste atañe su relación con la sociedad.

El jugador que no se cuida, que no se esfuerza, que no se interesa por dar ejemplo de valores, es el que se cierra a sí mismo el camino hacia sus genuinas posibilidades, se interpone a sí mismo en el camino hacia su “poder ser”…con lo cual deforma su vida y se sustrae a la “realidad del devenir” en vez de ejecutarla. Se autorestringe.
Los jugadores, a pesar del ambiente en el que se desenvuelvan y de las adversidades a las que se enfrenten, estarán en posibilidades, como los hicieron algunos prisioneros de los campo de concentración, de “… aislarse del terrible entorno retrayéndose a una vida de riqueza interior y libertad espiritual” (Frankl, 1991: 44)

Es conveniente que el jugador sea totalmente consciente de que día a día se construye; que de sus conductas, de sus pensamientos y de sus sentimientos depende la plenitud con la que viva y la forma en que puede trasmitir esto. Sus acciones, todo su existir, es su propia forma irremplazable e intransferible de responderle a su vida.

Su elección es libre y responsable, cuando es libre y voluntaria. Elección sin libertad, es una obligación impuesta. Me da la sensación de que esto ocurre cuando “salen a pasearse” al entrenamiento y lo que es peor, durante el partido. La tarea fundamental del hombre es decidir su propia vida

“Solo gana su libertad y existencia,
aquel que diariamente la conquista”
Goethe

Desde mi personal punto de vista, recomiendo pláticas, talleres y psicoterapias en dónde se haga consciencia de las facultades que tenemos los seres humanos (que son la base de la visón antropológica de Frankl) y de las herramientas de la logoterapia, como una “filosofía” para comprender su existencia, como una forma de vida.
Creo que la intervención de la Logoterapia en este campo se podría ver limitada dada la soberbia de directivos, cuerpo técnico y sobre todo jugadores, sobre todo aquellos de renombre, que creen que saben y pueden todo y que no hay más que aprender. Como si fuesen personas “terminadas” y no es proceso. Hace falta humildad, dominar un poco al ego. En donde se podría implementar obteniendo grandes frutos, sería en las fuerzas inmediatas anteriores al nivel profesional.
Las instituciones dedicadas al futbol no tienen más mística que la ganancia, un club “socialmente responsable” sería otra cosa, sería una institución que a través del autorrespeto, tratara a sus empleados con respeto, como seres humanos. La institución (incluyendo administrativos) y los jugadores deben encontrar espacios de desarrollo existencial que favorezca el autoconocimiento, la calidad de vida y el rendimiento del jugador, algo así como una propuesta para aprender a vivir, para poner al jugador como protagonista de su propia vida.
Yo creo que, los futbolistas “más profundos”, los más espirituales, son como los artistas: escriben, pintan o actúan, por que en los más profundo de su ser está el gusto y la necesidad de hacerlo. Los “futbolistas de corazón” entrenarían, jugarían o dirigirían, aunque no mediara en ello una retribución económica.
“…la última de las libertades humanas –la elección de la actitud personal ante un conjunto de circunstancias- para decidir su propio camino.” (Frankl, 1991: 71)

 

 

 

 

“En Frankl se han encerrado las aspiraciones y la problemática existencial de todo hombre.
Él ha hablado a todos, al que sufre y al sano, porque todos tienen la tarea de encontrar el significado de la propia existencia, y todos, desde el más joven hasta el más viejo, de cualquier punto de la tierra, no dejan nunca de educarse en la responsabilidad, en congruencia, en el amor, finalmente porque todos tienen necesidad de alguien que les ayude a decir sí a la vida”
(Fizzotti 2006. 41)

 

 

 

 

Reflexión personal

Son las 13:17 del 10 de diciembre del 2009. Estoy escribiendo las últimas líneas de este trabajo al que le he dedicado mucho tiempo y esfuerzo…me doy cuenta de que el sentido de este trabajo que Lety a través de SMAEL nos exige, es el de hacer una recapitulación de nuestro paso por este instituto…por la logoterapia…qué es lo que a mí, Cecilia, me ha dejado. Es decir, conclusiones que no sólo son las referentes a este trabajo, sino también y más importantes aún, es “con lo que me quedo yo” por mi paso por SMAEL.
SMAEL y la logoterapia, me enseñaron a vivir; a ver la vida desde una perspectiva más amplia, más práctica, con más compasión, con más amor y aceptación; con mi trayecto por SMAEL, le digo sí a la vida, me hago responsable de ella en la cotidianidad, en mi existir día a día; la vivo con más gusto y entusiasmo, sin tanto miedo, pues se que gran parte de lo que reciba de ella, es lo que yo le de, mi forma de responderle. La vivo como una bendita oportunidad, persiguiendo sueños…persiguiendo vida.
Sé con certeza que un Ser Superior me acompaña en este camino, donde doy pasos, sin juicios, sin prisa…para mí, la vida hoy no sólo es:
“Sí a la vida, bajo cualquier circunstancia”…es un sí a la vida ¡con todo!
Mil gracias Ramón (mi patrocinador) y todas las que, de una u otra forma, han hecho posible esta felicidad que hoy siento.

Gracias!!!!

 

BIBLIOGRAFÍA.
Fabry, J. (2003 a). La búsqueda de significado. México: LAG.
(2003 b) Señales del camino hacia el sentido. México: LAG.

Frankl, V. (1994). La voluntad de sentido. Barcelona: Herder
(1994b). Logoterapia y Análisis Existencial. Barcelona: Herder,
(1988). Fundamentos y aplicaciones de la Logoterapia. Argentina: San Pablo.
(1982). Psicoterapia y humanismo ¿tiene un sentido la vida? México: Fondo de Cultura Económica
(1991). El hombre en busca de sentido. Barcelona: Herder.
(2000). El hombre en busca del sentido último. México: Paidós.
(2002). La presencia ignorada de Dios. Barcelona: Herder
(2005). En el principio era el sentido. México: Paidós.

Fizzotti, E.
(2006). De Freud a Frankl: el nacimiento de la logoterapia.
México: LAG

Fernández, F.
(2002). Guantes Blancos. Las redes del futbol. México: Ficticia

Ibáñez, B.
(2002). Manual para la elaboración de tesis. México: Trillas.

Loaiza, O.
(2009). Las situaciones límite de Jaspers y la triada trágica de
Frankl. Coincidencias y diferencias. México: SMAEL

Martínez E.
(2007). Curso on line. Logoterapia y análisis existencial para terapeutas. Introducción a los conceptos básicos. Colombia: DVD
(2005) Psicoterapia y Sentido de vida. Colombia: Colectivo Aquí y Ahora.

Taylor, S.
(1984). Introducción a los métodos cualitativos de investigación. España: Paidós.

Unikel, A.
(2007). Logoterapia dentro y fuera del campo de concentración. México: LAG

Portales
• www.iese.edu.es, (2007), Business School de la Universidad de Navarra, un documento de investigación. Consultado en marzo del 2009
• www.monografías.com (2009), Mazerosky Portillo y Rubén Darío Urdaneta.
• www.revista.unam.mx . Revista Digital Universitaria (2005). La psicología deportiva y el fútbol. Ma. Eugenia Heredia. Consultado en mayo del 2009
• www.chasque.net. Revista Umbrales (2009). El sentido del trabajo. Leonardo Buero. Consultado en octubre del 2009.
• www.logoforo.com. (2009)

 

 

 

 

Anexo 1

 

Ingreso de los clubes (en millones de euros)

equipo  comercial  día del encuentro derechos de televisión total

Real Madrid 126  76  91  292
FC Barcelona  88  78  93  259
Juventus  63  18  171  251
Manchester  73  104  66  243
AC Milán  53  31  155  239
Chelsea  62  84  75  221
Inter-Milán  48  29  130  207
Bayern Munich 111  51  43  205
Arsenal  50  63  79  192
Liverpool  56  48  72  176

Fuente: Deloitte Football Manoey league 2007

Anexo2
Cuestionario
He dividido las preguntas en bloques ya que cada pregunta ha sido formulada con objetivos específicos, que tienen que ver con su situación actual, su visión del futbol, su compromiso, etc. Además de facilitar el vaciado de la información:
En relación a sus datos personales
1. ¿Qué edad tienes?
2. ¿Por cuántos años fuiste jugador?
3. ¿En cuantos equipos jugaste?
4. ¿Hace cuantos años te retiraste?

En relación a su visión del fútbol actual:
5. ¿Cómo consideras el nivel del futbol actual en comparación que cuando tú jugabas?
6. ¿A qué crees que se deba?

En relación su compromiso con su profesión:
7. ¿Cómo consideras el compromiso con su profesión, del jugador actual, en relación a cuando tú jugabas?
8. ¿A qué crees que se deba?
9. ¿Cómo era tu propio compromiso para con tu equipo?

Su compromiso en relación con el espíritu:
10. ¿Consideras que los jugadores ponen “su espíritu” en cada partido?
11. ¿Has oído hablar sobre “la mística”, qué es?
12. ¿Existe actualmente “la mística”?
13. ¿”la mística” se crea, cómo?

En relación a la motivación:
14. ¿Cómo se motivaba a jugar a un máximo rendimiento?
15. ¿Qué consideras que realmente motiva al jugador actual?
16. ¿Crees que deba haber un espacio específico para la motivación?
17. ¿Cómo era, quién la daba?
18. ¿En manos de quién, consideras que debería estar la motivación?

En relación a la necesidad de un psicoterapeuta:
19. ¿Crees necesaria la participación de un psicoterapeuta como parte del equipo técnico y porqué?
En relación a los valores que promueve el futbol:
20. ¿Qué aprendizajes te dejó el futbol?

En relación al principal obstáculo:
21. ¿Cuál es el principal obstáculo para el desarrollo del futbol mexicano?